Por Luis Salvador Feo La Cruz: 100 Años de Humor y Amor

0
31

Me complace – no saben cuánto – entregarles esta edición especial en honor a nuestro Aquiles Nazoa.

Y les escribo en primera persona porque el afecto y admiración por su obra me impulsan a hablar de un hermano que me acompaña desde mi infancia, con el amor que él pregonó, sembró y supo cosechar, y el amor en tercera persona no me cuadra.

Cada una de las personas que intervinimos en su elaboración lo hicimos en ejercicio de este sublime sentimiento, porque quisimos, porque lo disfrutamos, porque lo necesitábamos.

Les invito a leerlo, y sentirán lo que les digo: Alecia Castillo escribió esas líneas hace muchos años, pero sé de la vigencia de ese texto en su mente y corazón.

Laura Antillano pasea por aquellos tiempos en que nuestro Ruiseñor, gran amigo de sus padres, le ayudó a descubrir Valencia, la que sería, y es, su ciudad y de su Letra Voladora.

Willey Peñuela, al igual que yo, es un nazoísta empedernido, quizás de allí venga nuestra hermandad.

Luis Alberto Angulo, un excelso cronista de nuestra literatura, y su llave, José Carlos De Nóbrega, no podían faltar a esta cita mágica con su recuerdo.

Christian Farías desenfundó toda la artillería poética que cultivó desde que activó en aquel movimiento por los Poderes Creadores del Pueblo.

Ramón Núñez, a quien se encomendó el placer de coordinar la publicación con su genio y maestría; a Joan Planas quien la diseñó hermosamente; a Juan Carlos Fernández, caricaturista de Ciudad Valencia, pero también de Aquiles y desde hace décadas, todos celebraremos este centenario de nuestro Ruiseñor pensando en cuáles contenidos incorporaremos en el próximo número de este homenaje permanente a quien es, y debe ser, el eje fundamental de nuestra cultura, transversal a todas nuestras expresiones artísticas.

¡Feliz cumplesiglo, Aquiles, hermano!

 

Luis Salvador Feo La Cruz

Deja un comentario