Análisis: parlamentarias plantean desafío al Covid-19, a la abstención y al sabotaje

Al antichavismo radical le quedaría poco margen de maniobra para justificar el interinato si se elige una nueva AN

0
74

Activado, para este 2020, el cronograma comicial que tiene como meta elegir el nuevo Poder Legislativo, que por mandato constitucional debe instalarse al inicio del año próximo.

Esta será la quinta legislatura desde que en 1999 se aprobó la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Tal cronograma tendrá que enfrentar el doble desafío que le impone, por un lado, la contingencia de la pandemia, generada por el nuevo coronavirus.

Y por el otro, los “desencuentros” políticos que no sólo posibilitan un llamado a la abstención sino que pudieran ir más allá con presiones, ataques, denuncias, sanciones, campañas, sabotajes, chantajes, extorsiones, con el objeto de suspender  el evento.

La cuarta legislatura del desacato

La vigente, actual cuarta legislatura, que fue electa el 6 de diciembre de 2015, se extinguirá el 5 de enero del 2021, dejando atrás la historia de un largo desacato de seis años y la frustración por no haber “liquidado” a la revolución bolivariana.

Esta Asamblea Nacional (AN) de amplia mayoría opositora, no ha podido cumplir ningún  propósito, ni el constitucional ni el golpista.

Ni siquiera designar y juramentar las autoridades electorales, que se encargarán de regir los comicios parlamentarios de este año.

El Poder Electoral, recientemente designado y juramentado por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acaba de presentar los puntos más resaltantes del cronograma que conducirá a la elección de 277 diputados y diputadas.

parlamentarias plantean desafío

Activado cronograma electoral

El cronograma dispone, desde  el 1° de julio, de cinco meses, hasta el día de los comicios que será el 6 de diciembre.

En ese lapso se tiene previsto que la campaña electoral será del 21 de noviembre al 5 de diciembre y las jornadas de postulación de candidatos y candidatas del 10 al 19 de agosto.

El CNE ha anunciado que se abrirá una jornada especial del registro electoral del 13 al 26 de julio a fin de atender casos de nuevos votantes.

Igualmente el CNE, a propósito de la transparencia y pulcritud del proceso, resalta que se insiste en la celebración de 15 auditorías, antes-durante y después, de la jornada comicial; la primera será el 14 de agosto y la última el 14 de enero.

La nueva directiva del CNE acaba de aprobar por unanimidad, ajustándose al mandato constitucional y de la Ley Electoral, la modificación del número de parlamentarios a elegir, a cuenta del crecimiento poblacional de Venezuela.

Este número crece en 66 por ciento, es decir, que a 167 parlamentarios se le sumarán 110 para totalizar 277.

Esta cifra se constituirá con el 52 por ciento electos en lista y con el 48 por ciento electos uninominalmente.

A partir del reciente llamado de las autoridades electorales, quedó en registro que 86 organizaciones establecidas con fines políticos están dispuestas a participar en la jornada comicial:

28 de carácter nacional, 52 de partidos regionales y 6 de pueblos y comunidades indígenas.

 

El covid-19 asecha las urnas electorales en varios países

La pandemia por coronavirus, el rebrote surgido a fines de mayo y junio en Venezuela y la grave situación por las fronteras con Colombia y Brasil se asoman como una sombra de duda sobre los planes que invitan a los venezolanos a una movilización electoral.

Planes que tienen como punto culminante el 6 de diciembre con la movilización del pueblo a los centros de votación.

Venezuela se prepara para una jornada electoral en el mismo espacio en el que su población es atacada por un virus que ha contagiado a más de 10 millones de personas en el mundo.

En las primeras semanas de cuarentena, a principio de año, algunos países que tenían compromisos electorales optaron por posponerlos mientras que otros decidieron darle continuidad adaptándose a las medidas de bioseguridad.

El país, hasta la primera mitad de mayo, se había librado del ataque exponencial de la pandemia. No era el caso, por ejemplo, de los Estados Unidos, epicentro mundial del flagelo.

Precisamente, EE.UU. tiene un serio compromiso electoral programado para dentro de escasos cuatro meses.

 

Julio será determinante para los planes electorales

De la misma manera, Bolivia ha tenido que sortear fechas para la elección presidencial, y con la duda expresada por muchos sectores, tiene fijado este compromiso para los primeros días de agosto.

Mientras que la pandemia  por coronavirus buscaba mudar su epicentro a Latinoamérica, Venezuela seguía siendo una isla con pocos casos y un número mínimo de fallecidos.

Por esta razón, aún con los cierres de fronteras, el retorno de venezolanos al país aumentó exponencialmente, obligando a abrir el paso únicamente para la repatriación.

parlamentarias plantean desafío

Las autoridades venezolanas, junto a la disciplina del pueblo, están llamadas a cortar las cadenas de contagios presentes en varios estados del país y así evitar un crecimiento exponencial del covid-19.

Un crecimiento desbordado en julio y agosto pondría en peligro la realización de los comicios parlamentarios.

En todo caso la campaña electoral, sólo dos semanas, se realizará observando todos los cuidados y protecciones acordadas con las autoridades de salud.

Tal protección incluye  a atender la fecha de mayor número  personas en la calle, el 6 de diciembre.

 

El antichavismo radical no quiere elecciones

Así como un importante sector de la oposición en Venezuela ha manifestado que participará en las elecciones legislativas, el otro, el de la extrema derecha, está dispuesto a su llamado a la abstención y quizás a acciones violentas.

Al antichavismo y a sus jefes imperiales le quedaría poco margen de maniobra si el 5 de enero se instala una nueva Asamblea Nacional, que fuese electa con más del 50 por ciento del padrón electoral.

En enero del 2019 se inventaron el interinato haciendo un uso inadecuado del artículo 233 de la Constitución y a esto le sumaron un extraño estatuto para tapar las “goteras” que eran evidente.

En enero de 2020, luego del teatro de saltar la reja del Palacio Legislativo, para la foto, se la jugaron con la división del Parlamento, para decretar su muerte.

El interinato, sus embajadores universales, el respaldo de Washington, el de la Unión Europea, las empresas y el dinero asignados a un gobierno imaginario quedaría en el limbo.

Las futuras “sanciones” que la Casa Blanca anunciará, posiblemente vayan dirigidas a los  funcionarios del CNE y a todos aquellos que se inscriban como candidatos. Los días que están pro venir, son decisivos.

 

 

Ciudad VLC / William Hernández

Deja un comentario