Antiguo Concejo Municipal de Valencia

Parece el argumento de un relato de terror, pero en una navidad hace más de 70 años en Valencia las autoridades informaron que el agua había sido envenenada y que todos debían correr a sus casas a avisarle a sus familiares y vecinos que no la tomaran.

Corría la década de los 30 del siglo pasado. Valencia era entonces una pequeña y apacible urbe provincial. Gran parte de la vida social giraba alrededor de la Plaza Bolívar o de las “pulperías” (bodegas grandes), lugares donde las noticias urgentes se ponían en pizarrones. Había pocos periódicos locales y pocas emisoras de radio. De cuando en cuando llegaban algunos periódicos de Caracas.

Las calles de la capital carabobeña aún estaban empedradas y la mayoría de la población vivía en el casco central. La vida nocturna era limitada: algunos bares “de hombre” y algunos menos de ambiente familiar.

Juan Vicente Gómez

Pero aquel diciembre de 1935 una noticia estremeció la tranquilidad no sólo de Valencia, sino de Venezuela toda: el 17 de Diciembre murió el general Juan Vicente Gómez, Presidente de la Republica y gobernante del país durante 27 años.

 

El agua envenenada

Al saberse la muerte de Gómez, la incertidumbre se apoderó de todos, ¿Quién sería ahora el nuevo gobernante? Se hablaba del temible Eustaquio Gómez como posible sucesor, lo que suponía la continuidad en el poder de las familias que habían apoderado de Venezuela, junto al capital norteamericano. Las personas leían la noticia en los periódicos y en las pizarras y en silencio se iban a sus casas.

Transcurrieron los días y quien asumió el poder fue el general López Contreras. Desde el gobierno central le ordenaron al coronel Celestino Hernández, comandante del Cuartel Anzoátegui, hacerse cargo de la situación en el Estado Carabobo. Eso implicaba la remoción “de facto” del Presidente del Estado Carabobo (equivalente a los actuales gobernadores), general Santos Matute Gómez.

Eleazar López Contreras

El ambiente de temor fue cambiando. Primero, como reacción espontánea, pero luego ya de manera planificada, comenzaron los “saqueos” de las casas y negocios de connotados gomecistas y funcionarios fuertemente vinculados al régimen. Sólo en Valencia más de 60 fueron saqueadas desde fines de diciembre hasta principios de enero.

En medio de uno de los episodios de saqueo en la capital carabobeña un grupo de personas se armaron con palos y fueron al cuartel de la policía, a sabiendas de que allí se ocultaban algunos dirigentes gomecistas. Es fácil prever cual hubiera sido el resultado de semejante choque.

DE TU INTERÉS: ¿SERÁ SALVADOR MONTES DE OCA EL PRÓXIMO SANTO VENEZOLANO?

Decenas de personas caminaban en dirección al citado cuartel cuando, de repente, comenzaron a radiar la noticia de que el agua había sido envenenada. Los manifestantes rápidamente se dispersaron y las calles mostraban personas corriendo a avisar en casas y negocios que nadie debía beber agua.

Poco tiempo después se radió la noticia de que ya no había peligro y la gente podía consumir el preciado líquido. Luego se supo que todo había sido una maniobra del coronel Celestino Hernández para evitar el choque entre los manifestantes y la policía, con el consecuente derramamiento de sangre.

 

La Venezuela post-gomecista

La muerte del general Gómez no supuso el cambio de las estructuras del poder en Venezuela, ni de las estructuras sociales. Apenas al año siguiente, en 1936, fue reprimida la primera huelga petrolera venezolana. Las clases trabajadoras siguieron siendo objeto de exclusión.

Sin embargo, queda para la anécdota el episodio de las aguas envenenadas en Valencia. Una navidad que pudo haber estado marcada por un hecho de sangre y por la muerte de muchas personas, pero que finalmente la habilidad de una persona impidió. ¿Pero qué hubiera pasado si el pueblo se hubiese enfrentado ese día a la policía? ¿Hubiera quedado todo ahí o hubiese desencadenado hechos más profundos? Las conjeturas quedan para la historia.

 

JV Castillo / Ciudad Valencia

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here