Arrebato o despojo, mecanismos puestos en práctica por quienes no tienen derecho sobre algún pretendido bien, han venido siendo la constante desde la Guerra del Pacífico, permitiendo a Chile negarle a Bolivia de su franja marítima y con ella la posibilidad de desarrollar actividades comerciales e industriales bajo su propia bandera.

Pese a que muchas versiones y documentos señalan que Bolivia contaba con salida al mar desde su fundación como país en 1825, actualmente esta nación no la posee porque le fue arrebata en la Guerra del Pacífico o Salitrera en 1879.

Chile se enfrentó a Bolivia y su aliado, Perú, en una confrontación que duró hasta el año 1883, la guerra se desarrolló en el Océano Pacífico, en el desierto de Atacama y en las serranías y valles peruanos. Como resultado Chile le aplicó el arrebato a Bolivia sobre la franja marítima de Atacama.

El arrebato nace por una tratada entre burguesías

El enfrentamiento entre las tres naciones vecinas, se da luego de que la administración de Bolivia presidida por Hilarión Daza, decidió establecer un impuesto a la empresa chilena Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA).

Chile dijo que se trató de una violación del tratado limítrofe suscrito en 1874 en el cual se establecía la prohibición de imponer nuevos aumentos o impuestos.

Para el siglo XIX, Chile contaba con una economía de exportación basada en salitreras que se extendían por el desierto de Atacama y al sur del territorio peruano, cuando Bolivia estableció el gravamen, Chile decidió invadir el territorio tras argumentar la violación del tratado.

De este choque de fuerzas resultó ganador Chile, por tal razón movió su frontera hacia el norte y que no otra cosa que un arrebato a Bolivia de 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa, según las estimaciones de historiadores.

Tras estos sucesos, Bolivia firmó un pacto de tregua indefinido con Chile en 1884, con lo que finaliza la guerra entre ambas naciones y se acepta la anexión a Chile de la provincia de Antofagasta (Departamento del Litoral).

El arrebato del derecho al mar de Bolivia fue negociado por los dictadores.

Según el Tratado de 1904 el territorio chileno se extiende hasta la frontera con Perú y la de Bolivia no alcanza a tocar el mar.

Por su parte, Bolivia señala que este tratado es “profundamente injusto e insolidario y que se basa en la posición ventajosa de un país que venció al otro”, por tal razón reclama un corredor de al menos 10 kilómetros de ancho que se extienda desde su frontera con Chile al Pacífico, más un pedazo de la costa en la cual desarrollar su actividad industrial y comercial”.

Frente a la postura de Chile de negar el espacio al mar de Bolivia, el país interpuso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en 2013 un proceso judicial del cual se conoció la decisión el 1 de octubre de 2018.

En el veredicto se indica que Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia el acceso con soberanía al océano pacífico. Bolivia aseveró que continuará la lucha por una salida soberana al mar.

 

LEER MÁS: VEA QUIÉN FUE «DESIGNADO» DIRECTOR DE ÉTICA DE CITGO 

 

Ciudad VLC/Gustavo Claret VQ/Telesur

Deja un comentario