A alguna persona con discapacidad visual te habrás encontrado en la calle, en una agencia bancaria, en las escaleras del metro o en cualquier otro establecimiento público.

 

Quizás en ese momento no conocías de qué manera podrías haber ayudado a esta persona. En este artículo te damos algunas herramientas para que, si se te da el caso, pueda ofrecer tu ayuda a alguna persona con esta condición.

 

La discapacidad visual no es una enfermedad

Primeramente tienes que empezar por entender que la discapacidad no es una enfermedad, solo es una condición la cual puede ser concebida por un ser humano de forma congénita o por adquirida por situaciones externas en el transcurso de la vida de algunas personas.

 

Al tratar a una persona con cualquier tipo de discapacidad debes hacerlo de manera muy natural y trasmitirle seguridad y aceptación, de esta manera estarás aportando a la integración de este sector de la población a la inclusión a la sociedad.

 

Al coincidir con una persona con discapacidad visual en la calle debes seguir los consejos que te presentamos a continuación para poderle asistir de manera eficaz.

 

Siempre deben tener en cuenta que na persona con discapacidad visual puede manejarse con independencia como cualquier otra para desplazarse, viajar, estudiar, trabajar y
desenvolverse en su vida personal. Sólo requiere ayudas puntuales.

 

Mientras mayor sea el acceso a la información, mejor será la
convivencia  con la población de personas discapacitadas.

Discapacitado visual
Se debe transmitir confianza al discapacitado visual así desenvolverá con mayor seguridad.

 

 

 Manera correcta de asistir a una persona con discapacidad visual

*Si se cruza con una persona ciega parada en una esquina, pregúntele si
necesita ayuda.

*Para cruzar la calle u orientarlo hacia algún sitio, ofrézcale su brazo o
su hombro. No la sujete ni la empuje delante de usted.

*Si encuentra una persona ciega esperando un transporte público pregúntele cuál desea tomar. Para ayudarla a subir, sólo es necesario que le ubique su mano en el pasamano. No sujete ni levante a la persona.

*Para subir a un automóvil, ubíquele su mano en la puerta.

*Para indicarle un asiento, acerque su mano al respaldo del mismo.

*Ante una escalera, indíquele si esta sube o baja, al mismo tiempo que
coloca su mano en la baranda.

*Para orientar a una persona ciega, no utilice señas, gestos, ni palabras
como “allá” o “ahí”, ya que no podrá comprender esa referencia. Use palabras como “izquierda”, “derecha”, “atrás” o “adelante”.

*Para dirigirse a una persona ciega, háblale directamente a ella, no a
través de terceros.

*Hable naturalmente. No evite palabras como “ciego”, “ver”, etc.

*Si se encuentra dentro de una oficina pública, pregúntele qué trámite desea realizar y oriéntela convenientemente.

 

Johanna Méndez /Ciudad VLC

Fotos: Archivo

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here