Una elección marcada por la polarización entre el neoliberalismo, representado por el ultra derechista, Jair Bolsonaro, y el progresismo, figurado por el candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, será la que defina el futuro económico de Brasil.

De esta manera, el 28 de octubre tendrá una cita histórica, lo que los medios de comunicación no dudan en tildar como la elección más polarizada en la historia del país suramericano, reseña Telesur.

Por una parte, está el aspirante ultraderechista del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, favorito de los empresarios e inversionistas, que propone controlar la nómina de sueldos, recortar la inversión pública, aumentar el impuesto de las personas jurídicas de 17,5 a 20 por ciento y a la par disminuir el de las empresas del 34 al 15 por ciento. Su meta es clara: “mejorar la carga tributaria para que los que pagan mucho paguen menos”

 

LEE TAMBIÉN: BOLSORARO Y EL FASCISMO

 

Los inversionistas han respondido positivamente a la victoria de Bolsonaro (con el 46,03 por ciento de los votos en la primera vuelta) porque consideran que gobernará a favor de los mercados e incluso aspiran a que aplique una reforma al sistema de pensiones; un tema polémico en la nación amazónica.

 

¿Qué propone Haddad?

BRASIL-ECONOMÍA

 

Por su parte, Fernando Haddad, propone aumentar el poder adquisitivo del brasileño, reducir la carga tributaria de los que ganan menos y recortar el interés que cobran los bancos, derogar las leyes neoliberales aprobadas bajo el mandato del presidente no electo, Michel Temer (2016-2018); al tiempo que apuesta por un desarrollo industrial comprometido con lo sustentable, lo social y lo ambiental.

Sumado a esto, Haddad aboga por retomar las relaciones legadas por Lula y Dilma Rousseff (2011-2016) de integración regional. Una estrategia de multipolaridad que tiene como principal base el reforzamiento del bloque de los BRICS.

 

 

Ciudad VLC/Con información de Telesur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here