El cine venezolano y su corto La guerra sin fin (I’m Very Happy) (2006) se exhibirá el domingo en la sala Spielberg del teatro Egyptian de la Cinemateca Estadounidense, en Los Ángeles.

Será en un programa que forma parte de la muestra Ismo, de cine experimental latinoamericano, en la cual participan también películas de otros tres venezolanos: el cineasta de animación José Castillo, Rolando Peña y Diego Rísquez.

 

El filme de Zigmunt Cedinsky estará en un programa titulado Dark Matter: Collective, Singular and Parodic Resistance. Lo integran también películas de Paz Encina y Camilo Restrepo, entre otros destacados realizadores.

 

Rolando Peña, quien es también el artista plástico y del performance conocido como “el Príncipe Negro”, presentó en la muestra en septiembre Diálogo con el Che (1968), una película de José José Rodríguez Soltero en la que él actúa, y también su filme en Super 8 La cotorra II (1979).

 

De José Castillo fue exhibido el mismo mes el corto Kimono (1992).

Diego Rísquez presentará en noviembre los dos primeros filmes de su trilogía americana filmada en Super 8, Bolívar, sinfonía tropikal (1981) y Orinoko, nuevo mundo (1984).

 

Logros como este representan lo avanzado del séptimo arte en nuestro país y un recordatorio para el apoyo a las producciones locales, al talento nacional y a las artes en general, nobles representaciones de lo mejor y mas hermoso del ser humano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here