Clacso rechaza amenazas y acusaciones de los EEUU contra Venezuela y expresa su enorme preocupación ante estas intenciones de profundizar su agresión contra su pueblo.

Es conocido en la opinión pública internacional que se perfila un peligroso escenario de intervención militar que debemos evitar, en momentos en que nuestro continente y toda la humanidad se encuentra abocada a la preservación de la vida ante el avance de una pandemia que a su paso va sembrando incertidumbre, dolor y muerte.

Indemostrables acusaciones tratan de vincular al gobierno legítimo de Venezuela con el narcotráfico. Inaceptables, salvo para los gobiernos que se subordinan a los designios de Washington.

 

Clacso rechaza amenazas y la guerra

Denunciamos sus movimientos bélicos, que incluyen el anuncio de operaciones con despliegue militar y emplazamiento de barcos de guerra en el Caribe y el Pacífico Oriental y en las proximidades de la soberanía venezolana. Es un pretexto, pero ya sabemos hacia dónde se dirige la decisión norteamericana cuando construye un pretexto.

Es Colombia, y no Venezuela, el que aparece comprometido en los informes de la Oficina de lasNaciones Unidas contra las Drogas y el Delito. Tampoco es esa zona de nuestra geografía, sino por el Pacífico y Centroamérica la ruta preferencial, por donde se produce el mayor tráfico de cocaína hacia Estados Unidos.

Enfrentando a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que ha declarado a nuestra región como “zona de paz”, la decisión del gobierno estadounidense instala, contra toda normativa internacional, una situación de guerra que amenaza severamente la estabilidad, la seguridad, así como el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos

La deplorable decisión unilateral que supone un despliegue de fuerzas hacia nuestra región, tras su injerencista objetivo estratégico de cambio de régimen en Venezuela, para adueñarse en definitiva de las reservas petroleras que le son imprescindibles, conlleva la potencialidad de agravar un conflicto de consecuencias costosas, dolorosas e impredecibles que afectaría a todo el continente.

Ante este escenario, nos sumarnos a las vitales razones que asisten a nuestros pueblos que, invocando la solidaridad y la seguridad de la región y el mundo, reclaman con profundo sentido de justicia, la voluntad política de poner fin a las injustificadas sanciones y bloqueos contra Venezuela y Cuba, como lo han expresado las Naciones Unidas y la CEPAL.

El mantenimiento por parte del gobierno estadounidense de tales decisiones no hace sino empeorar las condiciones más básicas requeridas para enfrentar las necesidades de alimentación y acceso a medicinas e insumos hospitalarios ante el avance de la pandemia.

Expresamos nuestra plena coincidencia con todas aquellas posiciones que, ante esta coyuntura adversa para la humanidad, pronuncian su convicción en favor de la paz, la cooperación y la solidaridad; a la vez que condenamos enérgicamente la política injerencista de Estados Unidos hacia nuestra región.

 

¡No a la intervención militar de Estados Unidos en Venezuela!
¡No al bloqueo y las sanciones económicas contra Cuba y Venezuela!

Abril de 2020
Grupo de Trabajo CLACSO
Estudios sobre Estados Unidos

 

TE PUEDE INTERESAR: VENEZUELA RESPALDA A LA OMS ANTE ATAQUES DE DONALD TRUMP

Ciudad VLC / Clacso

Deja un comentario