Pa’ amansar y dominar a ese hombre

 

Mi abuela Petra es una viejita muy peculiar, tiene una personalidad dicharachera. Y esa forma de ser le ha dado mucha sabiduría en todas las áreas del conocimiento popular. Desde siempre conversó con todos sus nietos con un estilo directo y simpático; y entre sus abundantes cuentos recuerdo con mucha risa sus “aclaratorias sexuales”, como solía llamarlas.

 

Y quisiera aprovechar este espacio para compartir esos pequeños tips de mi sabia abuelita. En esta ocasión quisiera comentarles sobre el mito pueblerino del uso de la orina de la mujer para “amansar” y “dominar” a un hombre.

 

El asunto es simple y sencillo: dígale a su pareja que desea compartir un momento íntimo con él al bañarse juntos, y cuando estén cerca enjabonándose, “accidentalmente” orínele las piernas o los pies. Y si se molesta o se extraña, respóndale como me aconsejó mi abuelita Petra: “Ay, Papi, es que tanta calentura que me das, hizo que se me saliera el pis, jijiji, discúlpame”.

 

A mi abuelita le funcionó, a varias amigas suyas también… y, bueno, también a mí…

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here