“Formar para la expresión de lo sublime”. Esa es la misión que el Conservatorio de Música de Carabobo (CMC) ha cumplido durante su trayectoria educativa, de la cual este domingo celebró sus primeros 28 años con un concierto en el Club Ítalo-Venezolano, a partir de las 11 am.

 

La directora del CMC, María Vadell, señaló que la significación que esta institución tiene en su esencia es la de la formación académica en lo técnico, pero también desde el punto de vista humanista.

 

 

“Es un espacio para el crecimiento integral para quienes entran en nuestros salones de música. Va más allá de la validación de un título es, sí se quiere, para la vida y debo resaltar que es a un alto nivel profesional”, aseguró.

 

Vadell expresó que con orgullo puede decir que los músicos que están en el Conservatorio, en cualquier parte del país o en el exterior, están muy bien preparados y que esto es motivo de alegría, porque se ha hecho el trabajo como es debido.

 

 

CMC-conservatorio

 

Comentó que en la institución hay infantes desde los cinco años de edad. Igualmente, dijo que hay adolescentes y también adultos. Destacó que los estudiantes están sujetos a un programa ordinario, el cual puede ser de carrera corta, según el instrumento escogido, que dura siete años; o carrera larga, que llega a los 10 años.

 

 

Concierto por el 28 aniversario

Que mejor manera de celebrar el aniversario de un conservatorio musical, que con un concierto de dos horas. El evento inició con la participación del Coro de Voces Blancas del CMC, que bajo la conducción de la Prof. Analbert Castillo, interpretó “Mariposa del aire” (Federico García Lorca. Arreglo de Modesta Bor), “El periquito” (Merengue barinés), “Valenciana” (Lorenzo Herrera. Arreglo Alecia Castillo) y “El carite” (Folklore oriental).

 

Seguidamente, el Coro Mixto del CMC, dirigido por la Prof. Hosanna Aldana presentó “Himno de los Querubines” (P. Tchaikovski),  “Magníficat” (Arvo Part) y  “La Fiesta” (Iván Pérez Rossi), interpretación que contó con la especial participación de la sesión de percusión de la OSCMC.

 

CMC-conservatorio

 

La segunda parte del evento tuvo por protagonista a la Orquesta Sinfónica del CMC, interpretando “Preludio de la Traviata (G. Verdi), el 1er movimiento de la Sinfonía Nº5 del compositor alemán Ludwig van Beethoven. El evento finalizó con la interpretación de la obra “Siyahamba” (Andries van Tonderen la cual participaron la orquesta sinfónica y coros del CMC.

Esta información será ampliada y profundizada en el semanario de Ciudad Valencia, el próximo miércoles 18 de abril. 

 

Ciudad VLC / Jesús González / Foto Cortesía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here