En definitiva, el 15 de octubre, 486.654 dedos oprimieron alguno de los botones que mostraban el rostro de Rafael Lacava y se abstuvo el 40,93 % de la población electoral. El chavismo carabobeño votó, más o menos, como siempre: más del 80 % por el PSUV, 7 % por el PCV y el resto distribuidos en las otras tarjetas del GPP.

 

Me dicen que los independientes, algunos provenientes de Copei y seguidores de Acosta Carles, sufragaron por el partido Alianza Cambio que totalizó 9.707 votos, menos del 2 % de los que obtuvo Lacava (1,05% del total). Es decir, luego que el candidato cohesionó su base de apoyo –su gran logro–, la misma que respaldó a Ameliach en 2012 y a Acosta en 2004, solo bastó revisar los promedios de los últimos tres procesos regionales para saber qué iba a ocurrir.

 

No por genios dijimos a los medios el 25 de septiembre que proyectábamos una abstención que rondaría el 40 % y estimábamos que alrededor de 500 mil carabobeños inclinarían la balanza a favor del exalcalde de Puerto Cabello. Esta es una de las “ventajas” de la polarización: sin encuestas puedes predecir resultados, aunque hay elementos subjetivos que deben tomarse en cuenta.

 

De acuerdo a estos resultados, y para garantizar que el respaldo popular se mantenga, la gestión de Lacava debe ser chavista y revolucionaria. Ya salieron por ahí los primeros detractores cuando anunció su tren ejecutivo bajo el siguiente argumento: “son unos perfectos desconocidos”.

Al respecto, preferimos a un desconocido que atienda con humildad a la gente y busque solucionar sus problemas que a un connotado dirigente inmune al dolor ajeno y amante de los curules. Sin embargo, para mí, no todos son desconocidos: vi en la lista a nuestra apreciada Esther López, quien estará a cargo de la Secretaría de Comunicación e Información. Para ella y para los demás integrantes del gabinete, nuestros mejores deseos.

 

Ahora, como lo dijo el Gobernador durante la campaña, sin la participación popular no será posible el mejor gobierno. Y es así. Cuando no se activa el pueblo, los aduladores y corruptos ocupan espacios y tapan la visión de los que deben dirigir. De hecho, ya hemos tenido varias experiencias en cuanto a la infiltración de delincuentes, hayan sido sentenciados o no, y el daño que causaron a la Revolución fue tal que le entregaron a la oposición el poder en la entidad.

 

OTRA EMBOSCADA

Después del triunfo mayoritario que obtuvo la Revolución el 15-O, todos los comercios dispararon los precios injustificadamente siguiendo la pauta que impone DolarToday.

 

Luego de esta relegitimación, aunque ahora tenemos dos gobernaciones menos, todo el pueblo, sin distingos, clama porque nos protejan de la usura y el bachaquerismo. Sin embargo, debemos insistir en que la organización popular es lo que puede permitirnos vencer en esta contienda contra las perversiones del capitalismo.

 

El presidente Chávez llamó a que nos organizáramos, primero mediante cooperativas, después con los consejos comunales y luego para que conformáramos las Comunas. Entendía el gran visionario que allí, en la unidad del Pueblo, radica la fortaleza para vencer a la poderosa mezquindad de los grandes capitales del mundo. Mientras no lo entendamos, y sigamos con el individualismo quejoso e inútil todo será cuesta arriba.

 

Hagamos propuestas a Lacava. Una puede ser que el gobierno regional asuma y potencie la SUNDDE. Sabemos que esta superintendencia no cuenta con la infraestructura necesaria ni el personal indispensable para atacar los delitos contra nuestros derechos socioeconómicos. Si se arma una estructura con el pueblo organizado, es mucho lo que podemos lograr…

 

LUIS SALVADOR FEO LA CRUZ P.

@luissalvadorfeo

feolacruz@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here