´´A nadie se le debe forzar a obrar contra su conciencia y las leyes´´. Simón Bolívar

 

21/01/18

Brígido Daniel Torrealba (*)

revolucionariocon@doblemoralidad.com.- Revolución. Cualquiera que aplique el significado de esta palabra a un hecho o una acción debería llamarse, por ende, revolucionaria o revolucionario. Pero entiéndase que la persona revolucionaria es aquella formada por todos esos hechos históricos fundamentados en los cambios sociales y que guardan una relación inminentemente con el sujeto. “De modo que el deber del revolucionario es hacer la revolución´´, esto último lo cita un autor latinoamericano de por allá, a inicios de la década de los setenta, en un trabajo suyo posterior a la revolución cubana en 1959 y antes del derrocamiento de la presidencia de Allende en 1973, en Chile. Tal reflexión la hemos preconcebido dado que en las últimas semanas se ha producido una serie de acontecimientos, en Venezuela, en torno a la recopilación de propuestas para la elaboración del Plan de la Patria 2019-2025 y la proximidad de un nuevo aniversario del Congreso de Angostura de 1819.

Es por ello, que es justo y necesario invocar el ideal bolivariano en época de revisión y profundización de nuestra revolución, la misma que se encamina a otra elección presidencial anunciada para el segundo semestre de este año.  Es decir, hacer insistentemente hincapié en el poder Moral, desde donde se pueda acabar con toda semilla reproductora de corrupción, ingratitud, la frialdad del amor a la patria, el ocio, la negligencia de los ciudadanos y demás ejemplos perniciosos. No es posible que nuestra máxima industria petrolera, luego de los sucesos del paro petrolero de 2002-2003 haya adquirido la fama de cueva de ladrones muy superior al grupo meritocrático,  expulsado en aquel entonces por trabajadores que estuvieron prestos a la revolución y que luego fueron denigrados con el pasar del tiempo.

Sindicalismo patronero, Iglesia endiablada y cúpula empresarial chupasangre, promotores del paro.

Lo que acabamos de mencionar es un ejemplo denigrante de cuanto bicho rabo de uña carcome no solo a este importante sector de la economía venezolana sino de la vorágine que va más allá de las instituciones públicas. Bolívar lo asomó en su discurso como un clamor hacia los legisladores en beneficio de la soberanía nacional y para la salud de la República. “Legisladores… al proponeros la división de los ciudadanos en activos y pasivos, he pretendido excitar la prosperidad nacional por las dos más grandes palancas de la industria: el trabajo y el saber. Estimulando estos dos poderosos resortes de la sociedad, se alcanza lo más difícil entre los hombres: hacerlos honrados y felices´´.

De modo que un revolucionario debe hacerse cargo de todo cuanto le dicta la conciencia para modelar conductas virtuosas y guiar colectivos. El camino del docente activo en revolución es el que se marca por esos valores de identidad patria nacido en la revolución de 1810. Desde la escuela es imperativo definir la senda de esa mujer y ese hombre capaces de defender la soberanía nacional con verdadero amor. Empecemos primero por ser virtuosos en el aula, luego dejemos a las leyes dictaminar cuán probo es un ciudadano bolivariano y, mejor aún, revolucionario. Evitemos que las buenas acciones de trabajadores y estudiantes no sean constreñidas por falsos revolucionarios y dizque bolivarianos.

elderrocamiento@23deenero.com. Con motivo de cumplirse este próximo 23 de enero el 60º aniversario de la caída de Marcos Pérez Jiménez, dedicamos algunas líneas a este personaje, que a diferencia de otros dictadores latinoamericanos que desaparecieron de la escena pública, éste fue noticia tiempo después y hasta seguía con aspiraciones en la carrera política nacional luego de sus enjuiciadas acciones. ¿Acaso se trataba de mucha generosidad por parte de nuestras leyes? ¿Hemos mejorado en este aspecto o empeorado? Saque sus propias conclusiones al final de la lectura:  El dictador de Venezuela desde 1948 hasta 1958 fue derrocado por una conjura cívico militar, organizada por la Junta Patriótica, dirigida ésta por el periodista Fabricio Ojeda. En 1963 es extraditado de los Estados Unidos y trasladado a la Cárcel Modelo de Caracas. Condenado a cuatro años de cárcel por peculado y malversación, sale en libertad por haber pagado su condena y se exilia en España. En 1968 es elegido senador del partido Cruzada Cívica Nacionalista, pero una decisión de la Corte Suprema de Justicia invalida la elección aduciendo que no se había inscrito en el Registro Electoral. En 1973, la Cruzada lo postula como candidato a la presidencia pero los partidos aprueban en el Congreso una enmienda a la Constitución que inhabilita para la elección a Presidente, Diputado o Senador a quienes hubieren sido condenados a una pena superior a tres años por delitos cometidos en el desempeño de funciones públicas. Murió en España el 20 de enero de 2001. ¿Por qué, entonces, los partidos de ultraderecha como AD, Copei, el MAS y sus congéneres Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Con Enzo, Vente Venezuela no han dicho nada en tanto tiempo?  Hasta la próxima…

 

 

(*) Bridator2@gmail.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here