´´No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre miran y pocas veces piensan´´. Simón Bolívar

 29/01/18

Brígido Daniel Torrealba (*)

 

Sobrerealidades@dentroyfuera.com.- Tras una serie de anuncios lanzados por el gobierno nacional desde fines del año pasado, sobre ajustes de medidas económicas y de apoyo hacia los sectores más vulnerables, la situación parece verse más constreñida para muchas madres y padres de familia a la hora de conseguir comida para preparar en casa.  La guerra económica, impulsada por una estirpe neoliberal cada vez más instigadora y secuaz de los mercados internacionales no se detiene de cara a crear usura, desabastecimiento y rugir en medio de la selva de la anarquía con precios cada vez más escalofriantes.

Digamos pues, que, transcurridos estos primeros días del año, el grueso de la población, trabajadores, estudiantes y amas de casa son tomados en cuenta por ciertos mecanismos paliativos por parte del Gobierno en medio de las atrocidades que se cometen hacia la moneda, el salario mínimo, los precios regulados, la adquisición de alimentos, medicinas, y otros.

Ahora bien, es necesario saber qué ocurre en ciertos espacios donde las matrices de opinión, la canalla mediática y la estulticia de las redes sociales llevan a cabo el cocinar a fuego lento la manipulación de los hechos reales que asoman la oportunidad de un país verdaderamente independiente y sin ataduras de otras economías extranjeras.

Estudiantes asumen responsabilidad en los liceos.

Uno de esos espacios son nuestras escuelas y liceos. Verbigracia. Lugares donde la conciencia civilista y republicana cobra madurez entre los estudiantes. Los liderazgos, a partir del aula, empiezan a engranar como rodamientos múltiples hasta verse cual maquinaria blindada son los Consejos Estudiantiles. Desde allí vemos cumplir roles individuales hasta notarse la efectividad del trabajo grupal. Áreas como Deportes, Cultura, Servicios Estudiantiles, iniciativas socioproductivas, entre otros, motorizan un caudal de potencialidades que buscan el rescate de valores y un verdadero acercamiento hacia las comunidades. Por ello es importante aupar toda organización que permita el intercambio de ideas mediante cine foros, charlas, talleres y demás fórmulas para el rescate de nuestra identidad local, regional, nacional y Latinoamericana. De tal manera podríamos acercarnos al entendimiento de las causas que aquejan a nuestra nación.

En cambio, para ciertos colegas docentes, que se distancian de esos anuncios que son parte del impacto gravitatorio informativo, incluso, de cobertura internacional, el empoderamiento estudiantil, ejemplo de una educación liberadora, transformadora, participativa y protagónica no comulgan con las nuevas realidades de un país que asume diferentes retos en cuanto al mejoramiento integral del sujeto  y, por ende, de su sistema educativo. Lamentamos mucho que esos temas, que no son ajenos a nuestra calidad de vida, ni mucho menos a la preservación de nuestras costumbres y tradiciones, profesores afectos a partidos de línea violenta,  sin claridad política ni proyecto de país, no tengan herramientas para contestar a estudiantes sobre ¿Qué pasa actualmente en Venezuela y a qué se debe la desmejora de la calidad de vida de la población venezolana? Especialmente, la que se evidencia a nuestro alrededor.  Simplemente esto, ya observaremos como los muchachos se irán desmarcando de esos profesaurios rex.

Transportistas@sincultura.com.- La más reciente pretendida y obscena intención de los transportistas de la gran Valencia en llevar el precio del pasaje a Bs 3.000, sin consulta previa, es el resultado del engreimiento y la soberbia con que fueron alimentados por mucho tiempo en base a obtener prebendas desde sus cuantiosas ganancias. Ahora que la cosa está más apretada los aumentos son disparados como cohetes al espacio. Con qué arrogancia hacen sus anuncios los señores del volante sin buscar posibles soluciones en medio de las confrontaciones económicas que desangran a un país por donde se le mire. Mientras, grupúsculos del sector transporte ven su oportunidad de infligir especie de traspiés a los mecanismos de acercamiento que puedan generarse en cuanto ayudas económicas para cientos de choferes por parte del Gobierno Nacional, la calle continúa siendo una pesadilla para usuarios que van de un sitio a otro sin saber cómo llegarán a sus respectivos destinos.

En 2007 satirizamos la realidad de entonces, ahora la situación ha empeorado.

Sobre ese particular jóvenes estudiantes finalizando su bachillerato que formen parte de la agrupación César Rengifo, al igual quienes cursan estudios especializados en artes escénicas sería interesante ver parte de su talento por calles, avenidas, sobre busetas o en el metro para deleite y disfrute de la colectividad.  Así como existe una gran cantidad de chamas y chamos que se gana la vida a costa de sus interpretaciones con géneros de moda, es bueno se aplique la misma corriente del canto y la actuación breve bajo la programación de los principales actores institucionales en la región.  Valencia requiere urgentemente esa especie de dosis cultural para acabar con tanta indiferencia ante el patrimonio artístico e histórico de la ciudad, además de ser verdaderamente querida. Ésa es la onda en que andamos. Nos imaginamos las generaciones venideras lo agradecerán. Hasta la próxima…

(*) Bridator2@gmail.com

 

.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here