En la cumbre histórica que celebraron este 12 de junio en Singapur, Donald Trump y Kim Jong-un firmaron un documento en el cual se comprometieron en trabajar arduamente para lograr ciertos objetivos y crear las condiciones para concretar la paz duradera en la península de Corea y mejorar las relaciones entre Washington y Pyongyang.

 

Las fotografías de la histórica cumbre indican que ambos mandatarios trabajarán para establecer “nuevas relaciones” entre EE.UU. y Corea del Norte.

 

Donald Trump y Kim Jong-un

 

“El presidente Trump y el presidente Kim Jong-un llevaron a cabo un intercambio de opiniones amplio, profundo y sincero sobre los temas relacionados con el establecimiento de nuevas relaciones entre Estados Unidos (EE.UU.) y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y la construcción de un régimen de paz duradero y sólido en la península coreana. El presidente Trump se comprometió a proporcionar garantías de seguridad a la RPDC, y el presidente Kim Jong-un ratificó su firme e inquebrantable compromiso de completar la desnuclearización de la península de Corea”, reza el acuerdo.

 

Objetivos planteados entre Donald Trump y Kim Jong-un

Además, Trump y Kim Jong-un establecieron en cuatro puntos los objetivos de las futuras rondas de negociaciones, sin especificar qué medidas inmediatas tomaría cualquiera de las partes:

1. Estados Unidos y la RPDC se comprometen a establecer nuevas relaciones en conformidad con el deseo de paz y prosperidad de los pueblos de ambos países.

2. Estados Unidos y la RPDC unirán sus esfuerzos para construir un régimen de paz duradero y estable en la península de Corea.

3. Reafirmando la Declaración de Panmunjom del 27 de abril de 2018, la RPDC se compromete a trabajar hacia la desnuclearización completa de la península de Corea.

4. Estados Unidos y la RPDC se comprometen a recuperar los restos de los prisioneros y los desaparecidos en guerra, incluida la repatriación inmediata de los ya identificados.

Repatriación de los caídos en guerra

Respecto a la repatriación de los caídos en guerra, se trata de los soldados estadounidenses muertos en la Guerra de Corea de 1950-1953.

 

 

 

Sin embargo, el documento no menciona a los ciudadanos japoneses que, según Tokio, fueron secuestrados por Corea del Norte. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, viajó a Washington la semana pasada e instó a Trump a plantear ese tema en su cumbre con el líder norcoreano.

 

Trump irá a Pyongyan y Jong-un aceptó ir a Washington

Anteriormente, Trump calificó el documento de “bastante completo” y aseguró que el proceso de desnuclearización en Corea del Norte empezará “muy rápidamente”.

 

Donald Trump y Kim Jong-un

 

“Estamos preparados para comenzar una nueva historia y escribir un nuevo capítulo entre nuestras naciones”, además Trump destacó “el tremendo potencial” de Corea del Norte.En este sentido, Trump informó a los periodistas que “el pasado no tiene que definir el futuro”, y que la historia demuestra que “los enemigos pueden llegar a ser amigos”. “El conflicto de ayer no tiene que ser la guerra de mañana”.

La reunión bilateral fue “tan buena para EE.UU. como lo fue para Corea del Norte”, afirmó el mandatario de EE.UU., agregando que no cedió “a nada” en las conversaciones con el líder norcoreano.

 

Trump, también prometió visitar Pionyang en un momento apropiado, mientras que Kim Jong-un aceptó la invitación a la Casa Blanca tras la histórica cumbre en Singapur.

 

Por su parte, el líder norcoreano destacó que ambos mandatarios decidieron “olvidarse del pasado” tras las conversaciones de este martes en Singapur, subrayando que “el mundo verá un cambio importante”.

 

Kim Jong-un evitó firmar con el bolígrafo de Trump

Kim Jong-un, el líder norcoreano, firmó el documento final de la cumbre con Donald Trump en Singapur, no con el bolígrafo ofrecido por la parte estadounidense, sino que con una pluma estilográfica que le entregó su hermana menor, Kim Yo-jong.

 

En la mesa había dos bolígrafos que llevaban el nombre de Trump para la firma del documento. Un oficial norcoreano tomó uno con las manos, cubiertas con guantes de goma, y lo limpió meticulosamente con una servilleta para Kim.

 

Sin embargo, a último momento la hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong, sacó una pluma estilográfica con la que Kim Jong-un firmó el memorando.

 

 

Las sanciones se mantendrán hasta la desnuclearización

El mandatario de EE.UU. sostuvo que “no hay nada que Corea del Norte no pueda alcanzar cuando deje su programa nuclear” y estimó que “un futuro brillante”, la reunificación entre el Sur y el Norte de la península coreana, es posible de alcanzar.

 

Al mismo tiempo, indicó que las sanciones contra Pionyang se mantendrán en vigor hasta la desnuclearización de Corea del Norte. El presidente detalló que tenía preparadas 300 nuevas sanciones contra Corea del Norte, pero decidió no imponerlas porque “sería irrespetuoso”.

 

Al responder preguntas de los periodistas, el presidente de EE.UU. destacó que la ausencia de las palabras “verificable” e “irreversible” en la declaración conjunta firmada por los dos mandatarios sea una concesión por parte de EE.UU., ya que el documento en sí mismo es sobre la “desnuclearización completa” de Corea del Norte, lo cual podrá ser verificado gracias a la presencia de numerosas personas en el país asiático, tanto de EE.UU. como de otros países.

 

El presidente estadounidense citó el compromiso de Kim Jong-un de completar la desnuclearización y señaló que Corea del Norte prometió destruir también un polígono de ensayo de motores de misiles, lo cual no estaba incluido en la declaración conjunta.

 

EE.UU. prometió retirar las fuerzas de EE.UU. de Corea del Sur

Durante la rueda de prensa el mandatario de EE.UU. se comprometió a detener los “juegos de guerra”, una aparente referencia a los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur que Pionyang acusa de provocativos y señaló que espera retirar eventualmente las fuerzas estadounidenses de la península coreana, aunque “eso no es parte de la ecuación en este momento”.

 

“Quiero retirar a nuestros soldados. Quiero llevar a nuestros soldados a casa”, ha aseverado el líder estadounidense.

 

Pompeo celebró la declaración conjunta

 

Por su parte, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, reiteró también que se trata de una “histórica declaración conjunta” que representa el “comienzo de una nueva relación” entre ambas naciones.

 

LEA TAMBIÉN: ASÍ ARRANCO HISTORICA CÚMBRE ENTRE EE.UU. Y COREA DEL NORTE.

 

 

CIUDAD VLC/Tomado de Actualidad RT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here