Autogolpe/CiudadVLC

Este domingo hemos conocido la última locura de esa amenaza planetaria “inusual y extraordinaria” llamada Donald Trump. El magnate ha amenazado con “Cerrar el gobierno” de los EE.UU.

 

En lo que perece ser un nuevo arrebato de ira, el presidente estadounidense ha expresado, a través de su cuenta twitter, que clausurará la administración del gobierno, si la bancada demócrata no le apoya en sus leyes migratorias, incluyendo la construcción del muro fronterizo con México.

 

También ha demandado la eliminación de las medidas que permiten la entrada de inmigrantes ilegales a EE.UU. En este sentido, Trump ha subrayado la necesidad de “introducir finalmente el sistema de inmigración basado en el mérito”.

 

“¡Necesitamos que grandes personas entren en nuestro país!”, ha destacado Trump. Por supuesto que ningún mestizo califica con suficientes “meritos” para el “sueño americano”.

 

LEE TAMBIÉN: Miles de estadounidenses manifestaron contra políticas migratorias de Trump

 

Advirtió el desequilibrado presidente yanky que habrá “consecuencias cuando las personas atraviesen nuestra frontera ilegalmente, sea con o sin niños”, instando al Congreso a arreglar las “locas leyes migratorias”, añadiendo además: “Cuando las personas, con o sin niños, entran en nuestro país, hay que decirles que se vayan”, sin que suponga “un juicio duradero y costoso”.

 

Los EE.UU. están conformados mayoritariamente por inmigrantes, y eso incluye, por supuesto, a los mismísimos progenitores de Trump; con excepción de los indígenas originales, los cuales fueron exterminados, y los pocos sobrevivientes confinados a las ignominiosas “reservas”.

 

Autogolpe/CiudadVLC
La “Real Amenaza” para el planeta.

 

El orate que ocupa la Casa Blanca se refirió a los migrantes como “animales” y delincuentes (a sabiendas de que ningún animal delinque), los cuales, según el mandatario “usan a los niños para sus propios fines siniestros”.

 

Como se recordará, en abril de este año, el procurador general de EE.UU., Jeff Session, activó la política migratoria de “tolerancia cero”, que establece la separación de niños de sus padres, mientras éstos son procesados por entrar ilegalmente a EE.UU.

 

Según los datos, difundidos por el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, mil 995 niños fueron separados de mil 940 adultos, entre los pasados días 19 de abril y el 31 de mayo. Si no paran a este moderno Herodes, mañana amenazará con construir nuevas jaulas para encerrar niños y niñas migrantes.

 

 

ISMAEL NOÉ / CIUDAD VLC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here