Este 6 de noviembre se celebrarán en EE.UU. las elecciones de mitad de periodo, ya que se realizan en medio de dos elecciones presidenciales, en las cuales la administración de Trump buscará controlar el Congreso, ya que de lo contrario podría enfrentar hasta un impeachment (juicio político).

 

Estos comicios son como una especie de referendo sobre la gestión del mandatario de turno, en este caso la de Donald Trump.

 

 

¿Qué está en juego en estas elecciones de mitad de periodo?

En estos comicios está en juego la renovación de todos los 435 escaños de la Cámara de Representantes (Cámara Baja) y un tercio del Senado (Cámara Alta), 33 escaños más dos por la renuncia de los senadores de Minnesota y Misisipi.

 

Elecciones de mitad de periodo
Una manifestante colocando una letrero en contra de Trump en el campo de golf propiedad del presidente en Washington.

 

Además, 36 estados elegirán gobernadores este año, según ActualidadRT, que precisó que se votará para elegir a un total de 6 mil 665 políticos a nivel de estados y miles más locales.

 

Por eso la importancia cardinal de estos comicios, ya que si los demócratas obtienen mayoría en el Congreso, podrán realizar investigaciones incómodas a la Administración Central, bloquear las acciones de la gestión de Trump, impulsar un juicio político y hasta podría poner en el filo de la navaja una posible reelección del actual mandatario.

 

 

Juego trancado

Los demócratas seguirán sin poder dictar su propia agenda legislativa, pero podrán limitar la de Trump, bloqueando sus proyectos en el Congreso.

 

Extraoficialmente hay informaciones que apuntan a que la Casa Blanca ya se prepara para una “arremetida” de investigaciones en el caso de que el Partido Demócrata se haga con la Cámara.

 

Pero todo esto podría concretarse si los demócratas obtienen el control de la Cámara de Representante, pero si se da el caso, que no es imposible, de que también obtengan la mayoría en la Cámara Alta, podrían, además, rechazar cualquier nuevo nombramiento de Trump de los Magistrados en el Tribunal Supremo o cualquier nombramiento en su Gabinete.

 

Por lo tanto, el control de ambas Cámaras del Congreso significaría que los demócratas determinarán toda la legislación de los próximos dos años. Aunque Trump podría vetar cualquier medida antes de que se convierta en ley, empero el Congreso puede superar este veto con dos tercios de los votos.

 

 

¿Qué pasaría si los republicanos obtienen la mayoría?

En cambio, si los republicanos mantienen el control del Senado, seguirán aprobando los nombramientos de los magistrados al Tribunal Supremo que proponga Trump y obstaculizarán cualquier intento de activar un impeachment en su contra.

 

Elecciones en EE.UU.
Estas elecciones servirán de termómetro para saber cómo está la popularidad de Donald Trump ante la opinión pública.

 

Pero además, si pueden mantener el control de ambas cámaras, ello significará que Trump continuará gobernando con poca oposición. En este momento, los demócratas tienen una minoría lo suficientemente grande para bloquear gran parte de la agenda legislativa del presidente, pero no hay mucho que puedan hacer ante los vastos poderes ejecutivos de Trump. 

 

Las encuestas realizadas en ese país muestran que las carreras por las Cámaras están muy parejas y que nada está garantizado para ningún partido.

 

Actualmente el Partido Republicano controla tanto el Senado con 51 senadores republicanos contra 49 demócratas, como la Cámara de Representantes con 235 contra 193, además de 7 puestos vacantes.

 

LEA TAMBIÉN: LEONARDO DICAPRIO Y BRAD PITT LLAMAN A PARTICIPAR EN LAS ELECCIONES

 

Ciudad VLC/Sebastián Molina/Con información de Actualidad RT

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here