elecciones

Elecciones:

Y ya vienen las elecciones. Ya hay directrices y pronunciamientos de la Dirección Nacional del PSUV y de su Presidente Nicolás Maduro: “los candidatos deben venir del poder popular”, ” la mitad hombres y la mitad mujeres y la mitad sin importar género deben ser jóvenes”, “los escogeremos democráticamente”, etc, etc. Y los etcs son cosas bonitas, ideales, democráticas, participativas. Y con el Congreso del PSUV encima, el debate político se profundiza; seguramente en ese congreso también se discutirá sobre el tema electoral. Y mientras el mundo político, cada vez más reducido a una élite y sus satélites se regodea en hacer política con la política, el pueblo espera medidas económicas que nunca llegan. ¿Hiperinflación? ¿Transporte público? ¿Bachaqueo? ¿Hospitales públicos? Parecen temas vedados para la Dirección Nacional del PSUV y para la ANC.

Y por supuesto que nadie menciona a la invisible pero toda poderosa mafia cívico-militar que controla la distribución de alimentos, tanto los importados como los pocos que se producen aquí. Por ahí se intervinieron algunos mercados municipales, con su esperado resultado: todo subió al doble y las mafias siguen intactas. Cuando veo la agenda política (Congreso del PSUV, elecciones municipales) pienso en la inexistente (o por lo menos desconocida) agenda económica. Y me pregunto: ¿es qué nadie va a hacer nada? El pueblo pasa hambre, sin medicinas, sin transporte, a merced de bachaqueros y especuladores. No me lo contaron: lo vivo cada día. Y el pueblo espera repuestas.

 

Ya pasamos esperanzados por la elección de alcaldes, gobernadores, legisladores regionales y refrendamos con patriotismo la reelección del Presidente Maduro. ¿Qué más debemos esperar para ver que nuestro gobierno empiece a solucionar nuestros problemas? Y que cuente el gobierno con el pueblo, que sólo espera una señal, una dirección, una guía para ser parte de esa solución. Pero que sea rápido, que no hay mal que dure 100 años ni pueblo que lo resista!!

 

No dejes de leer: MÉXICO: LA TERQUEDAD DE LA HISTORIA

La culpa de los alcaldes:

Son las alcaldías las instancias de poder más cercana al pueblo, incapaces como hemos sido de avanzar en la creación del estado comunal. Y por tanto, son los alcaldes los funcionarios de elección popular con responsabilidad ejecutiva más cercanos al pueblo y sus comunidades. La mayoría de ellos  vive en el municipio que gobierna y si no lo hace, ahí pasa mucho más de la mitad de las horas que tiene un día.

 

Ahí, en su municipio, van y vienen atendiendo problemas que muchas veces no son de su competencia y los cuales también la mayoría de las veces, están imposibilitados de resolver.

Andan nuestros alcaldes por el pueblo, saludan a la gente, se toman un café en una panadería, asisten a velorios, entregan cajas Clap, inauguran cualquier cosa por pequeña que sea. Hacen gestión a veces de la nada, inventando recursos que no tienen, rindiendo un presupuesto que cuando se los aprueban ya la inflación se lo ha comido casi que todo.

Unos más que otros, cada uno en su realidad, son nuestros alcaldes y alcaldesas gente que lucha por hacer su trabajo, por quedar bien con el pueblo que los eligió. Por eso es injusto echarles culpas que no tienen, exigirles que resuelvan lo que la situación país no permite resolver. Y es mezquino tacharlos de malos o ineficientes cuando aún sus gestiones no llegan siquiera a la mitad del periodo. Para ellos, para todos los alcaldes de Carabobo, vaya nuestro apoyo solidario en el enorme trabajo y la gran responsabilidad que tienen por delante: cumplirle al pueblo.

 

El saboteo a Transdrácula:

Y ya no se trata de las críticas que buenas o malas, se le pueden hacer a los autobuses que trajo el gobernador Lacava a Carabobo, o del sistema de transporte que se quiere implementar con ellos. Ahora se trata de lo que parece ser un plan bien definido de saboteo a los Transdráculas. Los chocan a cada rato (y que casualidad que los chocan camiones viejos o vehículos destartalados), los rayan y deterioran en su interior y lo último: ahora a la “sociedad civil” y los “estudiantes civilizados” les ha dado por secuestrarlos, con pasajeros y todo.

 

elecciones

 

El último intento tuvo que ser repelido rápida y contundentemente por la policía del estado ante la intención evidente de prenderle candela a una unidad. Otro detalle: apenas ocurre un choque o se accidenta un transdracula, salen miles de fotos en las redes sociales “denunciando” la “situación” o haciendo burla de la misma. Toda una estrategia mediática para atacar esta importante iniciativa que procura resolver el problema del transporte en Carabobo. Se entiende la acción y la posición de los sectores más radicales de la oposición; lo que cuesta entender es que algunos chavistas sonrían ante estos ataques y que otros, incluso, caigan en ese juego perverso.

 

Leer más: ¡Nunca hemos tenido miedo! Por José Ávila

Salud y especulación:

Si hay algo que no podemos negar es la crisis en el sector salud. Y es que el bloqueo criminal al que nos someten las transnacionales que producen medicinas ha sido realmente efectivo, y al gobierno venezolano se le ha hecho cuesta arriba dotar a hospitales y farmacias de los insumos médicos necesarios para garantizar su funcionamiento. Pero si esto es terrible, más grave aún es el mercado negro especulativo que floreció montado sobre la base de nuestras carencias.

 

eleccionesPero peor aún, si es que algo puede ser peor, es la institucionalización y reconocimiento por parte del estado de este otrora mercado negro. Pues ya no hay que comprar las medicinas por el triple de su valor a un buhonero a las afueras de un hospital; ahora casi que todos los medicamentos se consiguen en cualquier farmacia pero a precios “acordados” que son inaccesibles para el pueblo. Cualquier remedio pasa de los 5 millones de bolívares, y hablo de jarabes para la tos. Los demás, los especializados, cuestan 30 o 40 millones de bolívares cualquier tratamiento. Y así… ¿Como hace uno para no morirse?

 

SUNAGRO:

Es quien emite los permisos necesarios para transportar alimentos en este país, incluido el famoso SADA. Cada alimento a transportar requiere un permiso específico y los dan sólo en Caracas. Un detalle: no importa que tengas todo al día; si recurres a los canales regulares tu permiso nunca saldrá. Para que te salga debes pagar, y los cobran en dólares. Actualmente el costo de cada permiso son mil de los verdes. Y ante cualquier queja o reclamo te gritan en tu cara: “nuestro sueldo no da para un cartón de huevos y ustedes transportan millones de bolívares y se ganan una pelota de plata”.

Al final, el comerciante que puede pagarlos los paga y los carga como un costo más al valor del producto. Finalmente él recupera su inversión, el funcionario corrupto se gana sus mil dólares y el pueblo muere de hambre. Ojo: no estoy descubriendo el agua tibia, eso lo sabe todo el mundo.

 

México lindo:

Hacía falta una victoria del pueblo en Latinoamérica para renovar los ánimos. Los casos de Brasil, Argentina y Ecuador, por mencionar solo algunos, han traído algo de desesperanza a los pueblos que luchan por su libertad. Por eso la importancia del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, nuevo presidente de México.

 

elecciones

Y que conste: AMLO no es un Fidel Castro ni un Hugo Chávez (por ahora, recordemos que tanto Fidel como Chávez fueron muy conservadores en sus inicios, tanto que ni mencionaban la palabra socialismo); pero es AMLO un hombre honesto, progresista y nacionalista con un plan de gobierno sencillo que en su primer discurso después de electo, sintetizó en: “voy a duplicar las pensiones de todos y a darle a todos el derecho de estudiar; vamos a gobernar con el pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Sin mentir,sin robar y sin traicionar al pueblo”.

 

Ya eso es mucho decir en un país donde mandan las mafias políticas apoyadas por las bandas criminales y donde el plan principal era entregarle las principales empresas del estado a las transnacionales vía privatización. Recordemos que PEMEX fue prácticamente regalada y que debe AMLO enfrentar la reforma energética que responde más a los intereses del lobby petrolero gringo que a los del pueblo mexicano. En cuanto a la diplomacia internacional, el triunfo de AMLO representa un duro golpe para los gobiernos arrastrados del Pacto de Lima. En todo caso hay esperanza para los mexicanos y para los pueblos de la América grande. El tiempo dirá lo demás.

 

Ciudad Valencia/@JoseGBlancoC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here