Embajador colombiano renuncia dos meses después de hallazgo de laboratorios de cocaína en su finca de Bogotá

El embajador de Colombia en Uruguay, Fernando Sanclemente, presentó este lunes su renuncia ante Iván Duque, horas después de que el fiscal general anunciara que “lo iba a vincular” a una investigación por un gran laboratorio de cocaína hallado a comienzos de febrero en una finca de su propiedad en las cercanías de Bogotá.

«Ante las recientes declaraciones dadas por el señor fiscal Francisco Barbosa (…) en las que anuncia su determinación de citarme y vincularme formalmente al proceso que se adelanta, se hace necesario marginarme de su administración y empeñarme a fondo en la defensa cerrada de nuestro buen nombre».

Así dijo Sanclemente en una carta enviada al presidente colombiano, Iván Duque, reportaron agencias internacionales.

 

Antecedentes:

A inicios de febrero de 2020, las autoridades realizaron un allanamiento a una finca familiar del embajador, ubicada en el municipio de Guasca, en Cundinamarca, donde hallaron un completo laboratorio de procesamiento de drogas, especialmente cocaína, que estaba distribuido en tres áreas del amplio terreno vegetal del lugar.

 

Inmediatamente después, a través de un comunicado, la Cancillería colombiana informó que luego de la inspección de las autoridades en bodegas, oficinas y parte alta de la finca, habrían encontrado “presunta droga”.

El comunicado confirmó, además, que en efecto la propiedad pertenecía a la familia Sanclemente Alzate desde hace 44 años, y expresó que el diplomático había cedido mucho ante la administración del lugar a su hermano, Gilberto Sanclemente Alzate, para ocuparse de sus labores en Uruguay.

Tras confirmarse la existencia del gran laboratorio clandestino, donde fueron capturadas 4 personas que lo operaban, esas instalaciones ilegales fueron incendiadas totalmente, mediante una “explosión controlada” que realizó la Policía Antinarcóticos.

El alcalde del municipio, Omar Javier Cifuentes, publicó un video en Facebook en el que confirmó el operativo con el “desmantelamiento de un laboratorio de estupefacientes”. De acuerdo con el mandatario local, el operativo provocó un incendio “que ya está controlado”, informó.

Por su parte, el embajador y su familia aseguraron sentirse “sorprendidos y víctimas de los eventuales hallazgos” y aseguraron que ayudarían a las autoridades para esclarecer los hechos.

Unos días después, Sanclemente solicitó a la Cancillería “una licencia no remunerada” para alistar su defensa y estar con su familia en el proceso de investigación que adelantarían las autoridades policiales y la Fiscalía.

Pero desde ese momento ninguna autoridad del Palacio de Nariño ni la cancillería cuestionó o retiró de sus funciones al principal sospechoso, tras el escándalo mediático provocado, que luego se silenció casi por completo.

Hasta el momento, no se informó si el presidente Duque aceptó la renuncia de su embajador.

LEE TAMBIÉN: TOQUE DE QUEDA EN TÁCHIRA ANTE AMENAZA MERCENARIA DESDE COLOMBIA

Ciudad VLC/VTV

Deja un comentario