Los títeres de Fabiana Di Mauro, al igual que en familias de tradición titiritera, se han transmitido  de generación en generación, asegurando así la continuidad de eso que llaman «la impronta» en la técnica.

La familia de titiriteros argentina-venezolana Di Mauro, han ido desarrollando este oficio de manera muy influyente en nuestro país desde la llegada del maestro de maestros como  Eduardo Di Mauro.

Pudimos conversar con una de las herederas de este bello oficio, la titiritera Fabiana Di Mauro, quien es nieta del maestro Eduardo e hija del reconocido Daniel Di Mauro.

titiritera Fabiana Di Mauro
Fabiana Di Mauro en plena actuación

El mundo de la titiritera Fabiana Di Mauro

P: ¿Cuándo se inicia Fabiana Di Mauro en el mundo de los títeres?

FD: Me inicie a los catorce años profesionalmente con mi amiga Elibeth Valenzuela en el grupo de títeres «Las Carpelinas«. La titiritera argentina Damasa Damiana,  nos ayudó a montar «El Panadero y El Diablo» obra con la que nos presentábamos en las fiestas infantiles, aprovechando que mi papá no se presenta en fiestas, pero iniciarme como tal fue desde siempre, porque mi papá y mi abuelo titiriteros hacían que mi casa estuviese llena de títeres, ademas mi abuela Laura De Rocka fabrica titeres.

 

titeres

P: ¿Cómo es llevar el apellido Di Mauro en el mundo de los títeres?

FD: El legado de los Di mauro, es muy honorable, pero también trae su peso, porque para que ellos mismos me reconocieran como titiritera profesional tuve que ganarme un premio a nivel nacional, porque antes no me consideraban profesional, en esta familia de titiriteros tuve que pasar por ciertos filtros.

Después que me gané el premio pensé que ademas del apellido también era buena. Pero también entendí, que más que ser profesional, considerarse bueno o malo,  se trata del alma, cómo transmutas el alma y la expandes con los títeres hacia el público, debes lograr que el títere lleve tu alma, es tu oficio y no hacerlo es hasta demencial, uno siente que se enferma si no lo hace, es una necesidad, y lo que somos titiriteros sabemos que nuestro trabajo es el mejor del mundo.

 


titiritera Fabiana Di Mauro

P: ¿Cómo es el amor que sientes por los títeres?

FD: El amor que siento por los títeres es como el que siento por el hogar y la familia que son para mí, natural de amar. Es la profesión de mis ancestros y guía en este andar que llamamos vida en la tierra.

Cuando llegué a este mundo ya estaban allí como los seres extraordinarios  que logran manifestar las sonrisas infinitas de infantes y público en general.

Tener y expresarme con los títeres es parte del día, como comer o tomar agua, siempre rodeada de libros, títeres y de mi hermosa familia. Así se ha desenvuelto mi infancia y mi etapa de adulto que a veces siento no ha llegado, y eso es gracias a estar rodeada de esta energía inocente y pura que manifestamos los creadores titiriteros.

 

P: ¿Cómo fue la relación con tu abuelo y cómo es con tu padre? Ambos grandes titiriteros, reconocidos a nivel mundial.

FD: Mi abuelo, en el ámbito profesional es el gran maestro titiritero del que a veces siento que poco aprendí, ya que no me permití acceder a él por mi parentesco. Era en mi mente como inaccesible por su amplia sabiduría.

Eduardo Di Mauro

 

Como abuelo es el primor amoroso, El Lalo (así lo llamaba) era muy disciplinado con eso de los títeres. Yo lo admiro enormemente. Su infinita entrega y vocación sistemática y casi científica.

Lo que aprendí de él es que para que una obra de títeres se realice por primera vez, se debe haber realizado 100 veces primero.

 

LEE TAMBIEN: MISIÓN CULTURA ABRE TALLERES A DISTANCIA EN ESTA CUARENTENA SOCIAL

El Lalo es el perfeccionista del teatro de títeres

Mi padre es mi pilar, tanto a nivel paternal como profesional. Aun veo sus obras y me resultan las mejores obras que he visto en títeres de guante. Me saca sonrisas y me llenan de alegría como siempre.

Admiro muchísimo a toda mi familia y me siento agradecida con el universo por pertenecer a ella; ser parte de  esta tradición titiritera manteniendo el legado artístico que ya viene de cuatro generaciones. Espero continúe, ya que es un aporte de alta frecuencia y amor para la humanidad entera. El arte milenario de los títeres va de la mano con la honestidad y la alegría. Columnas fundamentales para la sana infancia.

titiritera Fabiana Di Mauro
Daniel Di Mauro y Estrella Malavé

 

P: ¿En que está trabajando Títeres La Tarasca en esta cuarentena?

FD: Esta cuarentena me ha pegado fuerte, pero con mis tres hijos estamos haciendo un proyecto audiovisual, que es un semanario de la obra de títeres «Juancito y María«, que para mí es un clásico, para su contenido aprovecharemos las cosas que ocurren a nuestro alrededor, las vivencias que se pueden plasmar a través de los títeres y hacer que los niños se diviertan.

 

P: ¿Qué mensaje le daría Fabiana Di Mauro a nuestros lectores para esta cuarentena?

FD: Estamos en un «salto cuántico», y que mejor que el arte para canalizar ciertas cosas, elevamos nuestra frecuencia, nuestro momento es muy dual, hay que saber manejar las energías y equilibrarlas, yo he tenido que meterme en esto de las redes cuando antes lo había rechazado un poco, ya que a través de este medio podremos llevar nuestro mensaje a todos y desmostar que la vida es distinta a como no las plantea el sistema, podemos crear un sistema nuevo.

 

Y así concluimos esta interesante entrevista con la titiritera Fabiana Di Mauro, titiritera carabobeña que lleva en alto el legado de su familia.

 

TAMBIEN TE INTERESA LEER: FUNDACIÓN RED DE ARTE INICIA VÍA ONLINE EL TALLER DE FOTOGRAFÍA DEL OBJETO ARTESANAL

José David Monsalve /Ciudad Valencia

Deja un comentario