El cohete más grande del mundo, el Falcon Heavy, con el que la empresa privada SpaceX espera realizar futuras misiones a Marte, despegó de manera exitosa su primer vuelo, desde el Centro Kennedy de la Nasa, ubicado en Cabo Cañaveral, en Florida.

 

El Falcon Heavy llevó hasta la órbita exterior un vehículo Tesla de color rojo, como manera de evaluar las posibilidades de transportar grandes cargas al espacio con miras a una eventual conquista del planeta Marte.

 

De este modo, Elon Musk, el creador de la famosa marca automotriz Tesla y de Space X pretende avanzar en la conquista del espacio. Pero su deseo por lograr aventurarse en este sentido no es nuevo.

 

Musk enfrentó algunos intentos fallidos que le costaron tiempo y dinero por eso, esta vez advierte que podría no funcionar, pero en caso de que así sea, espera al menos aprender de la experiencia.

 

“Es importante recordar que esta misión es una prueba. Aun cuando no logremos completar los objetivos de esta prueba, vamos a reunir una cantidad crítica de datos a lo largo de la misión. El éxito de la misión se medirá en función de la calidad de la información que podamos reunir para mejorar el vehículo para nuestros clientes actuales y los que tengamos en el futuro”, se lee en el sitio oficial de Space X.

 

Falcon Heavy, unos pasos por delante de la NASA

El súpercohete Falcon Heavy tiene 70 metros de alto e integra una estructura triple. Cuenta con 27 motores Merlin que le dan una potencia de 230.000 kilonewtons, más del doble que el cohete potente que existe hasta ahora, el Delta IV Heavy, de la empresa United Launch Alliance.

Falcon Heavy. Ciudad VLC
Infografía Revista Sputnik

 

Puede colocar en órbita una carga de hasta 64 toneladas y alcanzar una velocidad de 11 kilómetros por segundo. En esta ocasión la carga es el preciado vehículo autónomo de Musk donde durante el despegue sonó la canción Space Oddity de David Bowie. Un tema épico para acompañar este primer vuelo con miras a colonizar el planeta rojo en el futuro.

 

El Tesla llegará hasta una órbita que se encuentra a 400 millones de kilómetros de la Tierra. “Permanecerá allí por cientos de millones de años”, aseguró Musk cuando presentó su plan a la prensa.

 

Lo que se viene

El multimillonario Musk ya comenzó a desarrollar un mega cohete que será más grande aún que el Falcon Heavy. Se trata del Big Fucking Rocket (BFR), que tendrá 31 motores y un sistema de paneles solares con capacidad de generar hasta 200 kW de potencia en el viaje.

 

La idea es que este cohete pueda llegar a Marte en apenas 80 días, donde quiere trasladar entre 100 y 200 personas cada 26 meses con en el objetivo de colonizar el planeta vecino.

 

Un día histórico

Luego del lanzamiento del Falcon Heavy, uno de los momentos más impresionantes fue el regreso de los cohetes auxiliares, que aterrizaron de manera autónoma sin daños aparentes. La etapa inferior central del súpercohete, uno de las tres que debía aterrizar en Tierra después del lanzamiento, perdió contacto y se estima que haya caído en el océano Atlántico. Todo indica que ha habido algún tipo de problema y que se ha perdido en el regreso a la plataforma sobre el Atlántico donde debía posarse. Aunque así fuera, el éxito de Space X de hoy ha sido histórico.

 

Mientras tanto, la etapa superior sigue funcionando correctamente y alejando al descapotable de la Tierra. Ha alcanzado su apogeo (el punto más alejado de su órbita), a 7.000 kilómetros, y pasará las próximas cinco horas atravesando el convulso cinturón de Van Allen. En cuanto a la etapa inferior central,

 

Hoy la compañía ha logrado aterrizar dos de los tres cohetes Falcon en el viaje de regreso, todo un hito teniendo en cuenta que la NASA no ha logrado crear una tecnología capaz de emular este aspecto de los cohetes de Musk.

 

 

 

 

 

Y ha enviado al espacio un cohete pesado capaz de mandar cargas a la Luna y a Marte y que será crucial en una carrera espacial en los próximos años. Lo que está por llegar estará marcado por misiones al espacio mucho más baratas gracias a compañías privadas y gracias a los cohetes reutilizables. En el panorama encontraremos el envío de más satélites cada vez más baratos y la futura construcción de un asentamiento humano permanente en la Luna.

 

En cuanto al presupuesto, es importante resaltar que el costo del lanzamiento fue de 90 millones de dólares, muchísimo menos que el costo de lanzamiento de un cohete similar de la NASA, que ronda los mil millones de dólares.

 

Los cohetes reutilizables de Musk parecen haber allanado el camino para la conquista verdadera del espacio. La Odisea del Espacio comenzó, y el futuro ha quedado oficialmente inaugurado.

 

Falcon Heavy, Space X, Elon Musk, Tesla Ciudad VLC

 

Falcon Heavy, Space X, Elon Musk, Tesla Ciudad VLC

 

Falcon Heavy, Space X, Elon Musk, Tesla Ciudad VLC

 

Falcon Heavy, Space X, Elon Musk, Tesla Ciudad VLC

 

 

Ely Reyes/Ciudad VLC/Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here