Gobierno de Hong Kong alertó este martes sobre las peligrosas consecuencias a las que se enfrenta la ciudad, uno de los polos financieros más importantes de Asia, si no se pone fin a la escalada de violencia.

«La violencia, ya sea su uso o su justificación, llevará a Hong Kong por un camino sin retorno y hundirá a la sociedad de Hong Kong en una situación muy preocupante y peligrosa», advirtió la presidente del Ejecutivo honkones CarrieLam,  en una conferencia de prensa.

Al mismo tiempo, el aeropuerto de la ciudad intentaba recuperarse de un cierre inédito, motivado por la protesta de miles de manifestantes prodemocracia.

Gobierno de Hong Kong
Algunos manifestantes entregaban a los visitantes en el aeropuerto de Hong Kong.

El cierre se produjo al cabo de 10 semanas de una crisis que llevó a millones de personas a las calles de Hong Kong, algo insólito desde la devolución del territorio a China, en 1997.

 

 

Gobierno de Hong Kong pidió calma a la población

«La situación en Hong Kong la semana pasada me hizo temer que hayamos llegado a esta peligrosa situación», añadió Lam, quien se enfrentó a difíciles preguntas de periodistas locales y pareció estar al borde de las lágrimas en un momento dado, e hizo un llamado a la calma.

Gobierno de Hong Kong
Las protestas también se centran en el descontento contra la presidente del Ejecutivo de Hong Kong.

«Tómense un momento para pensar, miren nuestra ciudad, nuestro hogar. ¿Realmente quieren llevarlo al abismo?», preguntó, negándose de nuevo a hacer cualquier concesión a los manifestantes.

Mientras tanto, el aeropuerto de Hong Kong, que sirvió a 4 millones de pasajeros en 2018, intentaba reanudar sus operaciones, un día después de que se cancelaran todos los vuelos por la entrada de miles de manifestantes en la zona de llegadas, pero la situación estaba lejos de regresar a la normalidad.

 

 

Manifestantes volverán al aeropuerto

Unos 5 mil manifestantes, según la policía, participaron el lunes en una cuarta jornada de sentada pacífica para sensibilizar a los viajeros sobre su causa.

Manifestantes hongkoneses aseguraron que volverán a realizar la sentada en el aeropuerto de la ciudad este martes.

De igual forma, los manifestantes fueron abandonando poco a poco el aeropuerto a lo largo de la noche, sin intervención policial.

Sin embargo, los manifestantes anunciaron su intención de regresar al aeropuerto la tarde del martes para reanudar la protesta.

Así que, esta tarde, cientos de manifestantes bloqueaban el área de salidas, por segundo día consecutivo, reportó la agencia alemana de noticias dpa.

En este sentido, los multitudes usaban carros de equipaje para bloquear el paso, junto a quienes protagonizaban una nueva sentada de protesta.

Algunos entregaban volantes a los visitantes sobre la violencia contra los manifestantes.

Desencadenada por el rechazo a un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones hacia China, la movilización de Hong Kong amplió sus reivindicaciones para denunciar un retroceso en las libertades y una injerencia de China. En virtud del principio «Un país, dos sistemas», que rigió la retrocesión,

 

 

Ciudad VLC / Actualidad DW

Deja un comentario