Guerra y precios: ¿Quién se durmió en los laureles?

Resuélvete: Crónicas en tiempos de guerra, historias y vivencias de un pueblo

0
222
quien se durmió en los laureles

El día a día se convierte en un calvario para la familia Torres Escalona, sí los que habitan en trapichito. Así como a ellos – millones de venezolanos-  que viven a flor de piel la “guerra y manipulación de la economía” se enfrentan cotidianamente a ese monstruo de mil cabezas, al que atacan con las únicas armas que le quedan: la razón, la esperanza y la fe en que todo acabará en algún momento – más tarde que temprano.

 

Ante tal escenario, no se puede negar que en estos tiempos, conseguir lo más básico se ha vuelto una odisea, no solo por la escases, acaparamiento o improducción, también porque el dinero no alcanza para abastecerse ni siquiera de las cosas primarias.

 

El dineo se vuelve sal y agua
El dinero se vuelve sal y agua

 

En medio de esta reflexión sobre una realidad que no distingue entre pasiones políticas, estrato social, religión o creencia, los Torres Escalona se preguntan ¿Cuándo volveremos a ver la Venezuela de bonanza, hermandad y solidaridad? esa Venezuela donde discutíamos sabroso el tema político y al rato nos reuníamos en la acera del frente de la casa, para refrescarnos con un guarapo de papelón o una cerveza- para gusto de los más osados.

 

“Tenemos que volver a eso, pero robustecidos y maduros por todo lo que nos ha tocado vivir. Tenemos que recordar quién es cada quien, qué personajes nos han llevado a esta situación, quiénes han promovido intervenciones, bloqueos, desequilibrios monetarios, extracción de billetes, medicinas y más,  sin importarles el daño que hacen”, expresó Juan, el pilar de la familia Torres Escalona.

 

“Aquí hay sinvergüenzas de un lado y de otro, porque los camaleones cambian de color según el medio ambiente en el que se desenvuelven, y si algo hemos aprendido los venezolanos es a identificarlos rapidito, porque cuando quieren votos se ponen como unos corderitos jejeje… Yo estoy claro y mi gente también, en las presidenciales no apoyaremos a corruptos, camaleones, ni a ningún vagabundo que quiera vender la soberanía e integridad del pueblo de Bolívar”, advirtió Juan Torres Escalona.

 

 

Guerra económica y Ley de Precios Justos

En casa de los Torres Escalona está doña Ana y Pancho, su hijo mayor, están conversando de la situación económica del país y el alto costo de la vida.

 

“No que va Jacinta, la cosa está pelua”,  le dice doña Ana a la señora de la casa, al tiempo que le comenta que ayer fue a comprar a un kilito de carne con el bono que le dio el presidente Nicolás Maduro, y de broma le da un infarto fulminante.

 

¿Qué eso doña Ana y esa guarandinga por qué? pregunta Juana Escalona de Torres. A bueno mija porque el bono fue de 700 mil y la carne subió a un millón 200 ¿Cómo te quedó el ojo?, respondió la vecina de Juana.

 

¡Santo padre! yo no sé hasta cuándo van a dejar que este bochinche siga tejiendo chinchorro, ¡Ya esto no se aguanta! dice doña Juana a sus invitados- Doña Ana y Pancho.

 

Así es doña Juana los precios siguen por las nubes y el Gobierno se durmió en los laureles con la fulana Ley de Precios Acordados. Se montó la Asamblea Nacional Constituyente, elegimos alcaldes y gobernadores nuevos y ahora elegiremos presidente y todavía estamos esperando que esta ley frene la ola especulativa de precios en alimentos y productos de primera necesidad, comentó Pancho el hijo de doña Ana. ¡Eso es verdad se han dormido Pancho! afirmó doña Juana.

 

Yo solo sé que el Gobierno tiene que ponerse las pilas y controlar precios sí o sí, porque eso podría influir negativamente en los votos que necesitamos el 20 de mayo, ¡No soy adivino, yo solo digo! afirmó Pancho.

 

 

María Alejandra Guevara Chirinos/ Resuélvete/ Ciudad VLC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here