La vida y trayectoria de cada músico famoso representa una fuente inagotable de información, anécdotas, ejemplos a seguir o no, y no son precisamente siempre vidas modélicas, por el contrario, sorprende sobremanera como algunos han alcanzado la categoría de genios a pesar de tantas vicisitudes, hoy me referiré a tres personalidades del mundo del Jazz y a sus historias conmovedoras.

 

historias conmovedoras-Art Tatum
Art Tatum poseía tanto talento en el piano que pudo también haber sobresalido en el mundo de la música clásica.

El brillante y mítico pianista Art Tatum fue admirado tanto por jazzistas como por músicos clásicos, tal el caso de Rajmaninov, entre muchos otros. Art sufrió de cataratas en su juventud, situación que le impedía ver, por lo que fue operado en trece ocasiones.

 

Dichas intervenciones le devolvieron la visión de uno de sus ojos, pero un día recibió un golpe en la cabeza el cual echó por tierra el buen resultado de las operaciones y quedó prácticamente ciego.

 

Afirmó en una oportunidad uno de los más rendidos admiradores de Tatum, el extraordinario pianista Vladimir Horowitz: “Si algún día Art Tatum inicia seriamente una carrera en el campo de la música clásica, yo pondré fin a la mía”.

 

Sobran los testimonios en cuanto al talento y espectacularidad de Art, uno es el del magistral violinista Stéphane Grappelli, quien creyó que sonaban dos pianos cuando escuchó una de sus grabaciones.

 

LEE TAMBIÉN: PENTAGRAMA: LOS 50 ESTÁNDARES DEL JAZZ

 

Otro brillante músico, también de origen francés, Jean Cocteau, describió a Art Tatum como “un Chopin loco”. Invito a quienes no conocen a este pianista a escuchar sus canciones, y les daré de muestra el tema “BODY AND SOUL”… Para apreciar por qué fue considerado el mejor entre los mejores.

 

La placa del baterista Art Blakey

El experimentado músico y director Fletcher Henderson contaba en su orquesta con el talentoso baterista Art Blakey, quien poseía una placa de plata en su cabeza, la causa de ello se debe a que en una gira con esta orquesta de Henderson, en 1943, a Blakey lo detuvo la policía, tenía apenas 25 años de edad, éstos le propinaron una golpiza que faltó muy poco para que lo mataran, pero le dañaron el cráneo y de allí en adelante llevó esa placa de plata.

 

Historias conmovedoras-Art Blakey
Art Blakey tenía una placa de plata en su cráneo debido a la fuerte golpiza que le dieron unos policías blancos.

No es un secreto, como dato histórico, el cómo eran asediados los negros en los Estados Unidos por las propias autoridades policiales sin justificación alguna, independientemente de que fueran figuras de renombre o perfectos desconocidos, la gran mayoría de los músicos jazzistas de la época vivieron situaciones humillantes, incluyendo damas como Billy Holiday y Bessie Smith.

 

Tampoco se salvó de atropellos el legendario trompetista Miles Davis. Como decía al inicio, tantos obstáculos no impidieron que en esos duros años estas leyendas mostraran su talento hasta el punto de ganarse un privilegiado lugar en la historia y, de paso, crear, grabar, producir obras que hasta el presente han sido insuperables y siguen siendo marcos de referencia para las generaciones siguientes.

 

Aquel saxo empeñado del “Bird”

Más de un jazzista se vio en problemas en su profesión por su adicción a las drogas, situación que los llevó a largos tratamientos de desintoxicación para así poder salvar su carrera, tales fueron los casos de los ya mencionados Miles Davis (un genio de la trompeta) y Billy Holiday (una de las voces más hermosas que se han escuchado en el Jazz).

 

Historias conmovedoras-Miles davis
Miles Davis, una de las trompetas esenciales del Jazz, sufría serios problemas de adicción.

En cuanto a situaciones con las drogas está el caso del saxofonista (para muchos el mejor de todos los tiempos) Charlie Parker, quien en varias ocasiones empeñó su saxo para poder proporcionarse su habitual dosis.

 

Historias conmovedoras-Billie Holiday
Billie Holiday también sufrió los rigores del desprecio y la marginalidad por el color de su piel.

En una ocasión no pudo retirarlo a tiempo y tuvo que viajar así para una presentación, pero no conseguía un instrumento de repuesto para tocar y se le ocurrió la idea, como último recurso y por el apremio, de comprar un saxo de juguete.

 

Ese día tocaría con su amigo, otro fenómeno, el trompetista Dizzie Gillespie, así que se presentó con aquel saxo para niños y así tocó Charlie, pero lo más curioso del asunto es que para muchos de los asistentes al concierto, incluyendo críticos, ese fue tal vez el mejor concierto de Charlie Parker, definitivamente algo increíble.

 

Se dice que Charlie “The Bird” Parker ejecutó con un saxo de juguete el mejor concierto de su vida.

 

Ramón Toro/Ciudad VLC

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here