IMPERDIBLES DEL PERIODISMO (13): OSCAR YÁNES

Imperdibles del Periodismo (13): Oscar Yánes es una aproximación crítica a su libro “Así son las cosas”, publicado por la Editorial Planeta en el año 2004. JCDN.

El periodista y cronista Oscar Yánes

Oscar Yánes fue un exitoso reportero periodístico tanto en los medios impresos como en la radio y la televisión. Su estilo, políticamente incorrecto en apariencia, combinó el amarillismo, el humor picante y la crónica romántica revisitada. Cobró notoriedad mediática no sólo señalando a un decapitado por el terremoto de Caracas en 1967, sino también en la televisión con sus programas “Así son las cosas” y el de entrevistas “La Silla Caliente”, mueble-fetiche que entregó a Hugo Chávez Frías el año 1999.

VE ESTE VIDEO DE OSCAR YÁNES ENTREVISTANDO A HUGO CHÁVEZ

Este libro se concibió desde la Televisión y la Radio: Al igual que “Valores Humanos” de Arturo Uslar Pietri y el radiofónico “La Historia Fabulada” de Pancho Herrera Luque, de las ondas hertzianas y catódicas se vertieron por fortuna en el papel. Las crónicas biográficas, literarias e históricas constituyen un género de nuestro aprecio y agradecimiento, salvo los dulzones y oficiosos cronistas de las ciudades que empalagan el paisaje y las costumbres de la ciudadanía de a pie, ello a los fines de perpetuar la Arcadia colonial de los poderes fácticos (Sebastián Salazar Bondy dixit).

Portada del libro publicado por Planeta en 2004

El discurso de este título fusiona la crónica menor con la Historia de Venezuela, sancocho condimentado por la oralidad festiva y popular de su pueblo. La brevedad de los textos va a la par de un afán ameno que busca impunemente la simpatía de los lectores. No está exento de la nostalgia desde lo político-ideológico y lo estético. Claro está, la crónica breve y menor se asimila al tono jocoso e infidente de chismes de alcoba y hablillas de pasillo.

Esta entrega se centra en las intimidades de los presidentes venezolanos, sobre todo las concernientes a la adulación o jaladera, el culto a la personalidad y el universo familiar que implican relaciones de poder que impactarían al entorno nacional. Miraflores, esto es la casa del pez que escupe el agua, es la locación predilecta de estas entretenidas crónicas. Destacan las anécdotas relativas a la adulación al mandatario de turno, eso sí, con un tono chispeante que difiere del humor amargo de Pío Gil.

El lector se topará con el susto y brinco que se dio el general invicto Cipriano Castro durante el terremoto de Caracas, los carga-maletines de Juan Vicente Gómez o los monitores  incondicionales de Guzmán Blanco mientras se mantuvo en el Poder. Raya en el absurdo-criollo el caso del brujo Telmo Romero, el Rasputín particular de Joaquín Crespo y Doña Zoila, quien además de dirigir los hospitales psiquiátricos de la nación, publicó en la Gaceta su inventario de los locos, curados o no.

Yánes no pretende ser un egregio del Nuevo Periodismo en Venezuela, a Dios y al Diablo gracias. La amenidad se encuentra muy por encima del valor historiográfico y periodístico. Predomina una visión política conservadora que toca incluso lo cultural. No en balde cierra con una crónica entusiasta y fervorosa dedicada al Doctor y Venerable José Gregorio Hernández: Siguiendo a Zapata, exalta la peculiaridad de nuestro ya santificado símbolo: El ser el único Santo que opera a los feligreses.

LEE NUESTRA ENTREGA ANTERIOR

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

1 Comentario

Deja un comentario