autoproclamado/CiudadVLC

La Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela ha sido violada en forma recurrente por el diputado Juan Guaidó, del partido opositor Voluntad Popular, además de tejerse una gran red de corrupción liderada por quien se autoproclamó presidente “encargado”.

El gran embaucador de propios y extraños ha pretendido barnizar de legalidad la flagrante violación a nuestra Carta Magna mintiendo sobre el “reconocimiento” de al menos 50 países, quienes paradójicamente, en su mayoría, mantienen relaciones bilaterales con el gobierno de Nicolás Maduro.

En este sentido, la fantasiosa idea de un “régimen de transición” le ha servido al “autoproclamado” de justificación y amparo para perpetrar múltiples delitos claramente tipificados en el ordenamiento jurídico venezolano, ensanchando día a día su expediente delictual como autor intelectual de los mismos.

 

 

Juicio al autoproclamado

Guaidó debe ser enjuiciado, más temprano que tarde, por los delitos de Traición a la Patria, conspiración, instigación, asociación para delinquir, negociaciones ilegales, vínculos terroristas, apoyo a paramilitares, legitimación de capitales, exaltación al odio y la violencia y promoción de golpes de Estado, entre otras tropelías.

 

 

LEER MÁS: ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN DESTRUYEN REPUTACIÓN DE GUAIDÓ

 

 

Por otra parte, tendrá que dar cuenta por la ejecución tanto de delitos comunes como políticos al tratar de obtener apoyo externo a cambio de entregar el territorio Esequibo y propiciar el fallo judicial a favor de la empresa canadiense Crystallex para apoderarse de los activos de la refinería venezolana Citgo, solo por mencionar dos casos emblemáticos.

Ante el ilegal y criminal bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por la Casa Blanca al pueblo venezolano, los recursos usurpados de la empresa Estatal Citgo son canalizados a miembros de la oposición, quienes nunca entregan balance al pueblo de las “inversiones” de los dineros.

 

 

Cabe también destacar que los venezolanos hemos sido objeto de reiterados ataques al Sistema Eléctrico Nacional SEN, nadie olvida la absurda afirmación del autoproclamado que lo vincula directamente: “Pronto Venezuela saldrá de la penumbra, pronto iremos a mi oficina en Miraflores” y “Venezuela tiene claro que la luz llega con el cese de la usurpación”.

 

 

¿Y la plata de la ayuda humanitaria que pidió Juan Guaidó?

Otra gran estafa la constituye la llamada “Ayuda Humanitaria”, en nombre de la cual Guaidó y sus secuaces recibieron millones de dólares, muchos de ellos vía Colombia, y cuyo destino final han sido las cuentas bancarias personales de oscuros personajes de la derecha venezolana.

El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Mario Moronta, denunció que existen altos grados de corrupción detrás de los recursos de “Ayuda Humanitaria” enviados por Estados Unidos (EEUU) a miembros de la oposición.

Según el prelado la cifra supera los 90 millones de dólares.

Una trama de corrupción que involucra a militantes del partido de Juan Guaidó, Voluntad Popular (VP), para atender lo concerniente a la ayuda humanitaria en Cúcuta, Colombia, fue denunciada por el diario PanamPost.

El mapa de la corrupción se compone de los siguientes elementos: En primer lugar, nace la iniciativa, desde la AN en desacato, de organizar la “ayuda humanitaria”, creando el partido Voluntad Popular, una ONG para recaudar el dinero.

Acto seguido ingresan recursos desde EEUU, Canadá y Colombia, este último país serviría de sede para la realización del concierto musical “Venezuela Aid Live”, destinado a recolectar más fondos, y en el cual se recaudan 2.4 millones de dólares.

 

 

El autoproclamado Juan Guaidó nombra una nueva directiva de CITGO para apropiarse de 7.5 millones de dólares, para luego desviar 800 millones de dólares, depositados en bancos norteamericanos, a otros continentes y a cuentas personales.

Asimismo, fueron gastados 800 mil dólares en alquiler de aviones en Cúcuta y más de 47 mil dólares destinados al pago de hoteles, divididos entre el gobierno colombiano y ACNUR.

Además, más de 3 millones de pesos diarios se gastaron militantes del partido VP en ropa, hoteles y discotecas, dinero destinado originalmente a la manutención de los militares desertores. (fuente: The Times).

 

 

Juan Guaidó y el caso Monómeros

En septiembre de este año fue denunciado el desmantelamiento de la empresa petrolera Monómeros, ubicada en Barranquilla (Colombia); así como sus cómplices, entre ellos Iván Duque, y los integrantes de la junta directiva de la empresa que se encontraba activa.

Este robo, según señaló el ministro Manuel Quevedo, “forma parte de una operación meticulosa planeada por Juan Guaidó para robar a Venezuela y la paz en la nación”.

Guaidó y el presidente de Colombia, Iván Duque, están robando la empresa: “Se están dedicando a desmantelar una compañía activa que estaba totalmente en funcionamiento, la cual para el año 2018 producía 860 mil toneladas de fertilizantes, estaba en un 92% de su capacidad de producción, y en el 2019 Monómeros ha estado produciendo al 22% de su capacidad operativa, es decir, 176 mil toneladas”, detalló.

autoproclamado/CiudadVLC
Una trama mayúscula de Corrupción rodea al autoproclamado

 

 

Quevedo en sus declaraciones precisó que, en un intento de saboteo para venderla por partes, reportaron una explosión en la planta del sulfato de sodio, que se encontraba fuera de servicio y en proceso de desmonte.

En su momento, Quevedo también advirtió que el Gobierno Bolivariano exigirá justicia para este grupo criminal, e hizo un llamado a la comunidad internacional a desenmascarar al autoproclamado Juan Guaidó, quien junto a los gobiernos de Colombia y Estados Unidos han querido afectar la paz y el mercado interno del país.

El militante de Voluntad Popular y sus cómplices en el exterior, entre ellos Iván Duque, saquean la primera industria del país, por lo  que “exigimos máxima justicia para este grupo de criminales”, enfatizó.

LEER ESTO TE INTERESARÁ: RELIGIÓN, POLÍTICA Y LA CONYUNTURA ACTUAL

 

 

Nacieron de un cheque

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, se refirió sobre el nuevo caso de corrupción que enloda a los parlamentarios opositores, principalmente a los miembros de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (AN).

“Hipócritas, nacieron de un cheque; ausentes de moral, de ética para juzgar a nadie o hacer alguna investigación. Es una sociedad de cómplices, eso tiene tiempo que lo saben. Eso no debe sorprender a nadie, que entre ellos se acusan de corruptos, de cobrar comisiones, de cobrar peajes, de robarse hasta la ayuda humanitaria, eso no sorprende”, enfatizó.

El nuevo escándalo de corrupción que sacude a la oposición liderada por el autoproclamado se ha denominado “operación Maletín Verde”, y salpica a un grupo de diputados opositores y unos supuestos empresarios vinculados a programas de alimentos.

 

 

Por otra parte, el excoordinador de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chúo” Torrealba, pidió aplicar mano dura sobre el caso de corrupción que hoy protagonizan legisladores de su misma tendencia política, ya que el robo a la nación, es sin duda una “traición al país”.

Torrealba publicó en su cuenta twitter: Políticamente eso se llama TRAICIÓN!, por lo que todo esto rebasa lo “técnico” o “administrativo”. De comprobarse estos hechos, la sociedad democrática venezolana no está ante una “falta”. Esto incluso va más allá de lo delictual. Esto es TRAICIÓN al pueblo y la democracia.

 

 

CIUDAD VLC / ISMAEL NOÉ

Deja un comentario