El ministro de Comunicación e información, Ernesto Villegas, desmintió la veracidad de un artículo publicado este miércoles en el diario El Nuevo Herald, de Estados Unidos, donde informan sobre la supuesta suspensión de las sanciones de EE.UU. hacia Venezuela.

 

Según el referido artículo –que cita fuentes no verificables y con poca credibilidad- el gobierno de Trump habría suspendido de ‘manera temporal’ las sanciones a Venezuela, debido en parte a preocupaciones de que reducir el suministro de petróleo afectaría a los estadounidenses ante la catástrofe causada por los huracanes Harvey e Irma.

 

En el artículo, firmado por Franco Ordóñez, corresponsal de asuntos de Latinoamérica de la Compañía McClatchy –una agencia publicitaria con sede en Sacramento y que produce noticias para el Nuevo Herald- se cita a fuentes ‘familiarizadas con el asunto’, aunque sin mencionarlas.

 

“Un acto de buena fe”

Según el Nuevo Herald, el equipo de Trump quiso mostrar cómo las sanciones afectarían al gobierno bolivariano, pero luego de la llegada de los huracanes Harvey e Irma –y José, que viene en camino-, Washington se ha dado cuenta que ello afectaría a los consumidores de gasolina y al sector del crudo en Estados Unidos, por lo que “decidió, en un acto de buena fe, suspender temporalmente las sanciones”.

 

En ese sentido, Villegas detalló que este tipo de falsas informaciones solo buscan lavar la cara al bloqueo planificado entre Trump a petición del dirigente de Primero justicia, Julio Borges.

 

A través de su cuenta en Twitter, el ministro Villegas aseveró: “Fabrican un ‘fake-news’ sobre una supuesta ‘suspensión de sanciones’ que no es tal. El infame bloqueo y persecución financiera a Venezuela siguen en pie causando injusto daño al pueblo venezolano”.

 

 

En contexto

Washington aumentó la agresión sobre Venezuela el mes pasado con groseras sanciones impuestas desde la instalación de la Asamblea Constituyente, instancia contemplada en la constitución de la república y en la que participaron más de 8 millones de venezolanos, hecho que la administración Trump no ha querido reconocer.

 

Como se recordará, dichas sanciones bloquearon la capacidad de Venezuela de pedir préstamos a instituciones estadounidenses y prohibieron que Citgo, la filial estadounidense del monopolio estatal petrolero PDVSA, enviara dividendos al país, lo que técnicamente representa un robo a nuestro país.

 

Según el mencionado rotativo, y siempre citando a fuentes no confirmadas, el gobierno de Trump seguirá aumentando la presión sobre Caracas para estrangular la economía venezolana e intentar arrodillar y torcer el brazo al gobierno de Maduro, hecho que, dadas las circunstancias, resulta poco probable.

 

¿Otro Fake-News?

En el texto, Ordóñez asegura que los huracanes Harvey e Irma –y su impacto sobre la industria petrolera estadounidense y el precio de la gasolina que enfrentan los consumidores– sirvieron para que el gobierno estadounidense se diera cuenta que “no es el momento para aplicar sanciones al sector petrolero venezolano”.

 

“La Casa Blanca estaba dispuesta a soportar un aumento ligero en el precio de la gasolina, pero los huracanes cambiaron la situación”, dijo un ex funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, citado por el periodista, que tampoco es mencionado en el artículo.

 

Por su parte, Scott Modell, director gerente del Rapidan Group, un grupo asesor en materia de energía, también citado como fuente “confiable” por el corresponsal del Nuevo Herald, habría declarado que “cerrar el acceso al crudo venezolano al mismo tiempo que estas refinerías están fuera de servicio tendría un impacto muy fuerte”, lo que demuestra, una vez más que la Casa Blanca podría haber tomado decisiones apresuradas respecto al país suramericano y que ahora le estarían pasando factura.

 

 

Ely Reyes/Ciudad VLC

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here