musica llanera o venezolana

ES BASTANTE común escuchar la expresión: “Qué viva nuestra música venezolana” o “La música venezolana es la mejor del mundo”, algunos presentadores de espectáculos y locutores de radio anuncian a un cantante, sea hombre o sea mujer, como el rey o la reina del folclor, y así muchísimas otras frases de elogio, todo cargado siempre de gran orgullo por promover lo nuestro.

Esta música, basada esencialmente en arpa, cuatro y maracas (y hay que incluir también el bajo), es típicamente Música Llanera, sólo que para nuestro orgullo se le ha dado un carácter global como representación de nuestra cultura musical autóctona venezolana.

Y no puede negarse el tremendo auge obtenido por estos diversos ritmos llaneros, lo cual ha sacado a la palestra a grandes copleros de larga trayectoria, quienes no habían recibido el crédito ni el respaldo merecido, casos recientes como los de Vitico Castillo, Alí Cabello, Armando Martínez y Scarlet Linares, entre muchos otros, son buena muestra de ello.

En los años ‘80 y ’90, el que más sonaba por su indiscutible talento en la composición y el canto era Reynaldo Armas, y después se le  unieron Cristóbal Jiménez, Luis Silva, Santiago Rojas y Reina Lucero.

Los más recios y grandeligas, mitos indiscutibles del Llano, como El Carrao de Palmarito, El Indio Dámaso Figueredo, Ángel Custodio Loyola y Francisco Montoya, por solo mencionar algunos, no contaron con ese buen momento que se vive hoy ni recibieron el mismo respaldo que merecían en radio y televisión, pero siguen siendo el mayor y mejor referente para todas las generaciones de copleros emergentes. Simón Díaz es un caso aparte, no tuvo rival en su estilo de cantar y de componer, no ha surgido para las “tonadas” como él. Entonces, nuestra música  llanera es venezolana, pero no toda la música venezolana es llanera…

 

musica llanera o venezolana
Reinaldo Armas es icono de la música llanera o venezolana.

 

VARIANTES DE NUESTRA MÚSICA CRIOLLA 

Para efectos de proyección internacional, el protagonismo se les ha otorgado al arpa, el cuatro y las maracas, sin embargo, nuestra variedad musical es muy rica, contamos con muchos ritmos y variantes, dependiendo de las regiones y pueblos que conforman nuestro país.

La música hecha por Serenata Guayanesa, Un Solo Pueblo, Huáscar Barradas, Maracaibo 15, Tambores de San Millán, así como lo que dejó Aldemaro Romero y su Onda Nueva, Gualberto Ibarreto, Lilia Vera, Cecilia Tod, Alí Primera, Francisco Pacheco y su Pueblo, entre tantos otros artistas, también es música venezolana, sin excluir Balada, Rock, Pop ni Merengue, los que sin ser originarios de aquí han procreado variantes con sello propio, y es por eso que se habla de la Salsa venezolana, el Merengue venezolano, de Rock nacional y pare  usted de contar.

Al inicio mencioné la palabra Folclor, se acostumbra identificar, muchas veces, temas criollos de diversos géneros, sean quirpa, fulía, zumba que zumba, periquera, joropo, seis por zumba, periquera, joropo, seis por siempre es así; el “carácter folclórico” está presente solo cuando el autor de un tema es de origen desconocido, de lo contrario, puede que sea popular, autóctono, de nuestras raíces, pero no sería “folclórico”, si tiene un autor plenamente identificado y registrado.

Algunos locutores, animadores y presentadores de eventos, en radio o TV, suelen generalizar lo del folclor, se entiende que se hace con buena carga de orgullo, pero no está demás tener presente esta aclaratoria.

 

musica llanera o venezolana
Scarlet Linares.

 

CORAZÓN LLANERO

El año pasado fui invitado a un evento llanero donde la atracción principal era Reynaldo Armas, debo decir que todos los participantes se lucieron y ¡ni hablar del “muchacho de la película”!, no obstante, más allá del buen espectáculo, lo que más me asombró fue la cantidad de chamos presentes, a pesar de lo caro de las entradas y el servicio, creo que esto refleja lo que decía al principio, es decir, el auge que ha tenido la música llanera en los últimos tiempos.

Y a propósito de este nuevo y exitoso proyecto llamado Corazón Llanero, cabe decir que sobrepasó los meros conciertos y se ha convertido en una escuela para gente de todas las edades, pues en niños y niñas está despertando un furor por el canto y el baile, y lo que antes les daba vergüenza, hoy es un orgullo, bailar nuestra música llanera. Uno de los corresponsables de este proyecto es el  cantante y compositor Armando Martínez, y para mayor satisfacción ahora esta música cuenta con un teatro propio, el Teatro Junín de Caracas.

Todo demuestra que siempre lo que ha hecho falta es el respaldo y la voluntad gubernamental para que las grandes cosas se logren. Y es que desde la llegada de Hugo Chávez, la merecida proyección de esta música, junto a sus cultores y su baile, se materializó en grande.

Ramon Toro/Letras y Notas/Ciudad VLC