El Parto Humanizado, frase indiscutiblemente referida a la gestación y al alumbramiento, o nacimiento, en las mejores condiciones de armonía donde han de prevalecer los derechos de la madre, la familia y del nuevo ser, es una política con visión altamente geoestratégica.

Veamos: Para el Gobierno Bolivariano, además de estar en sintonía con la premisa del Libertador «la mayor suma de felicidad posible»,  igual, recogido integralmente en el Art. 76 constitucional, el parto humanizado viene a subsanar una herida histórica de Venezuela, abierta justo al momento de iniciarse la cruenta guerra independentista.

Simón Bolívar, advirtiendo al agente neo imperialista Juan Bautista Irving, afirmó que la mitad de la población había perecido durante la guerra en busca de la independencia, dejando claro que la otra estaría gustosa de hacer lo propio para mantenerla.

 

Parto Humanizado: igual a tierras y hombres (mujeres) libres

Siguiendo esa predicción bolivariana, ante el peligro de la independencia ganada gracias a la desleal conducta de los “próceres” y sus descendientes que se habían transformado en los nuevos dueños de la tierra, el pueblo venezolano, sin escatimar nuevos sacrificios, 44 años después se alzó acompañando a Ezequiel Zamora.

La merma de la población venezolana no paraba y nuevamente los campos patrios se regaron de hombres y mujeres tras la libertad subyugada por nuevos colonizadores.

Así, tras continuas guerras intestinas transcurrió el resto del siglo XIX, naciendo con ella nueva forma de lucha de clases, los nuevos dueños de la tierra contra los nuevos desposeídos.

Hoy, con una población estimada en 33 millones de habitantes, al dividirlos en los 916,445 km² que corresponden a nuestro territorio continental, sin descontar la buena cantidad de extranjeros, nos da por cada Km² una deproporcionada densidad demográfica de 36,00870756019183, mayormente ubicada donde se reúne la mayor capacidad económica.

Esta proporción entre territorio y distribución poblacional, siendo consecuencia del modelo de “desarrollo” impuesto en favor de la clase económica dominante, permitió que la mal llamada industrialización solo alimentara a los dueños de la economía importadora definida en los años 60.

 

Eduardo Galeano: Las Venas Abiertas de América Latina

En el siglo XX, en su obra prodigiosa, el escritor uruguayo Eduardo Galeano denunciaba una perversa práctica que se impulsa desde la colonización, advirtiendo que para el imperialismo es más fácil y económico matar a los guerrilleros en el vientre de una madre, que en las calles y montañas, señalando que la esterilización es una modalidad de guerra de exterminio.

En Venezuela, el hacinamiento, pobreza, promiscuidad, insalubridad marcaron el desarrollo de las llamadas grandes urbes.

Así, sin importar los desplazamientos poblacionales de pobres y los abandonos de campos productivos, nace una nueva forma de lucha social entre pobres, el medio: la delincuencia, esta vez la muerte y el control de espacios merman la población, principalmente joven.

Pudiera ser que estos conceptos suenen discordantes en la relación del Parto Humanizado con la soberanía patria, sin embargo, la intención va orientada en contrarrestar las especulaciones maliciosas de quienes lo descalifican o se burlan señalándolo como una alcahuetería en favor de las mujeres, fundamentalmente las pobres.

Centrándonos en el plan nacional de salud para erradicar las enfermedades mortales; mejores condiciones de vida en las viviendas construidas por el Estado; desarrollo en las obras públicas de la mayoría de las ciudades; mejoras en la alimentación de la población; aumento de los ingresos familiares.

 

El Parto Hunamizado significa enfrentar la guerra de exteminio prevista por el Pentágono.

 

Independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación ambiental, reafirmación de los derechos humanos, así como la satisfacción progresiva de las necesidades individuales y colectivas, son bases de un desarrollo sustentable, principios recogidos en el Preámbulo Constitucional, llenan de compromiso a cualquier gobierno venezolano.

 

LEE TAMBIÉN: LA INTELIGENCIA DEL PETRO, UNA METODOLOGÍA INNOVADORA

 

El gobierno bolivariano, asumiendo su compromiso desarrolla políticas sociales que permiten crear las mejores condiciones para un mayor y óptimo crecimiento de la población.

Así, las mujeres, por gracia natural, depositarias, gestación, desarrollo y parto, deben tener, y tienen, en el Plan Parto humanizado, las mejores condiciones para parir los venezolanos y venezolanas que hagan falta para la seguridad de la Patria.

 

Ciudad VLC / Gustavo Claret VQ

 

 

Deja un comentario