PELÍCULAS DE MIGUEL GUÉDEZ [2]: KYNICO (2017), cierra esta breve serie sobre el joven cineasta venezolano. Nos referiremos de manera crítica a este cortometraje de ficción que aborda los mitos mal curados de la Venezuela post-petrolera. 

Puerto Nutrias, la casa productora del cortometraje de ficción “Kynico”

FICHA TÉCNICA DE “Kynico” (2017), cortometraje de ficción de Miguel Guédez. Dirección y producción: Miguel Guédez. Guión: Miguel Guédez y Francia Escorcia. Fotografía: Marco Santaniello. Dirección de Arte: Francia Escorcia. Edición y Montaje: Miguel Guédez. Intérpretes: Roger Herrera (el filósofo), Alberto González (el pedigüeño), Rafael Jiménez (el borracho), Madeylen Baute (la mujer con bolsas). Duración: 18 minutos.

Sinopsis: Un filósofo delirante recibe un llamado del sol para redimir a la humanidad. En su camino a la ciudad él se asume como portavoz de su mensaje, esperando que sus compañeros de viaje reconozcan el llamado de la gran estrella. ¿Esto será posible hoy en Venezuela?

VE EL TRAILER OFICIAL DE LA PELÍCULA

“Kynico” de Miguel Guédez supone la segunda incursión ficcional de su autor relativa a la consideración de nuestra crisis de pueblo: La reedición del mito de El Dorado desparramada por la explotación petrolera [y la consiguiente cultura rentista] en Venezuela. Si su cortometraje anterior “EX” abordó el tópico de la crisis de las ideologías [la traición política o la claudicación de lo utópico], en este caso el bisturí o el mazo para matar cochinos desmontan el mito mal curado de la riqueza petrolera: La nación, no obstante la superabundancia de las reservas petroleras, sigue siendo muy pobre, pues el Estado burgués ha mal administrado y distribuido pésimamente tan ingentes ingresos.

Las locaciones del filme [la Gran Caracas] configuran un universo híbrido contrastante: La marginalidad de la ciudadanía de a pie, sumada a los edificios y espacios urbanos invadidos, recuesta el costillar contra las superficies funcionales de las lujosas y lustrosas torres financieras. Ya no se trata del cercado impío que segrega los pueblos de lata con obscenidad [tal como lo retrató Jesús Enrique Guédez en sus documentales y su poesía], sino del mosaico psicótico y desencajado con que Miguel recrea el malestar estructural del país: El proyecto desarrollista se soporta en un autoritarismo de barniz democrático y la impiedad misántropa de la clase política y empresarial.

Póster de la película protagonizada por el poeta y actor Roger Herrera

Siguiendo el mito de los tres minotauros, desarrollado por el Maestro José Manuel Briceño Guerrero, Guédez edifica su propuesta profética [denuncia urticante] y cinematográfica reescribiendo el de Prometeo: El filósofo, interpretado por un estupendo Roger Herrera, porta la lámpara esclarecedora del desmadre post-petrolero que la ciudadanía no ve, para luego serle arrebatada de manera peripatética al igual que en los gags de Chaplin y los hermanos Marx. Eso sí, alienación colectiva, despropósito politiquero y anarquía urbana mediantes. El instrumental crítico y estético comprende la impostura, la ironía y la parodia, para que el afán de la ficción devenga en ensayo audiovisual contundente y válido.

LEE LA PRIMERA ENTREGA DE ESTA SERIE SOBRE EL CINE DE MIGUEL GUÉDEZ

“Kynico” como obra de arte que entraña una visión autoral del entorno, no necesita de la estridencia técnica ni de la ampulosidad en el tratamiento de los temas. Tampoco se trata de distraer al espectador en la pirotecnia de una estética sobrecargada. Mucho menos de realizar un filme de tesis que se justifique en el exhibicionismo de las citas audiovisuales, tan de gusto de las vanguardias huecas y postizas. Por el contrario, Miguel Guédez realiza un discurso diáfano del Decir poético que se sumerge en el tedio, el despropósito y el dejo agridulce de la cotidianidad urbana. Nos retrotrae algunas joyas del neorrealismo italiano como “Ladrón de Bicicletas” o “El milagro de Milán” de De Sica. Claro está, el adobo venezolano del guiso nos conduce a Julio Garmendia, Aquiles y Aníbal Nazoa, modelos de nuestro humor más punzante y enternecedor.

Rodaje de Kynico en las calles de Caracas

En esta película, Guédez se encuentra mucho más desenvuelto y corrosivo, por lo que nos obsequia un notable ejercicio picaresco a la venezolana: cargado de un espíritu díscolo, prevaricador e irreverente.  Por ejemplo, la Arcadia de la que proviene el filósofo [algunos parajes poco transitados del Cerro El Ávila] no tiene la intencionalidad extrema y utópica de ciertos movimientos ecologistas, sino que procura evidenciar la contraposición y la hibridez paisajística de Caracas en tanto metáfora tragicómica del país.

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here