Marlén Ochoa López asistió a sus clases en la Escuela Secundaria Juvenil Latina de Chicago, EE.UU., el mes pasado y planeó recoger a su hijo de 3 años en la guardería esa misma tarde.

Pero primero la joven de 19 años, que tenía nueve meses de embarazo, fue a una casa en Chicago para recoger algunos artículos para bebés, dijo la policía.

Eso fue el 23 de abril, el último día que Marlén Ochoa López fue vista con vida. Su cuerpo fue encontrado tres semanas después en un bote de basura en el patio trasero de la casa de la mujer que le había ofrecido los suministros para bebés, dijo la policía.

Ochoa López había sido estrangulada con un cable y su bebé por nacer fue sacado a la fuerza de su vientre, dijo el subjefe de detectives Brendan Deenihan. El niño está hospitalizado en estado grave.

 

Un pedido de un cochecito para bebé

Antes de que Ochoa López desapareciera hizo un llamado a las madres de un grupo de Facebook llamado “Help A Sister Out”. Ella necesitaba un cochecito doble para su hijo de tres años y el bebé en camino, según los mensajes.

La estudiante de secundaria escribió que estaba desempleada y tenía poco dinero en efectivo, y que estaba dispuesta a comprar, intercambiar o simplemente aceptar una donación.

Una mujer respondió con una oferta de ropa de bebé nueva y otros artículos no utilizados, y le pidió a Ochoa López que le enviara un mensaje privado. Ochoa López le había comprado otros artículos de bebé anteriormente, dijo la policía.

La mujer, Clarisa Figueroa, de 46 años, y su hija, Desiree Figueroa, de 24, fueron acusadas el jueves de asesinato en primer grado y agresión agravada de un niño menor de 13 años, dijo la policía.

El novio de Figueroa, Piotr Bobak, ha sido acusado de ocultar la muerte de una persona y del delito grave de ocultar una muerte homicida

Las palabras realmente no pueden expresar lo repugnantes y perturbadoras que son estas acusaciones”, dijo el superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson.

 

Una búsqueda agonizante de respuestas

Los angustiados parientes de Ochoa López la buscaron durante tres semanas.

Su esposo trató de informar inmediatamente de su desaparición a la policía, pero le dijeron que regresara en 72 horas, según la pastora de la familia, Jacobita Cortés. Él lo hizo y la familia contrató a un investigador privado, de quien Cortés dijo ayudó a encontrar el auto de Ochoa López cerca de la casa donde se encontró su cuerpo.

También se dirigieron a la iglesia local en busca de ayuda para llegar a la comunidad en general, y llenaron el vecindario con volantes de su desaparición.

Los residentes comenzaron a llamar a la iglesia para informar que habían visto a la joven madre entrar a la casa donde posteriormente la encontraron muerta. Dijeron que una de las mujeres que vivía allí, de unos 40 años, de repente tuvo un bebé sin que pareciera estar embarazada, según Cortés.

El padre de Ochoa López, Arnulfo Ochoa, dijo que antes hubo oportunidades para encontrar a su hija.

“(El detective privado) entró en esa página (de Facebook) y encontró toda la información, y se la dio a la policía. Pero incluso entonces, tardaron demasiado en llegar allí”, dijo Ochoa en una conferencia de prensa el jueves.

El mismo día que Ochoa-López desapareció, el Departamento de Bomberos de Chicago recibió una llamada sobre un recién nacido en peligro en la casa donde eventualmente se encontró su cuerpo, dijeron las autoridades.

Durante las tres semanas que estuvo desaparecida, el bebé de Ochoa López ya había sido sacado por la fuerza de su vientre y fue hospitalizado junto con una mujer que decía ser su madre, según el portavoz del departamento de bomberos, Larry Langford.

“Habrá una ira asociada”, dijo Johnson a los reporteros. “Cuando ocurren cosas de esta naturaleza, lo primero que hace la gente es mirar en retrospectiva, ¿qué podríamos haber hecho para prevenir esto? Sé que nuestros detectives hacen lo mejor que pueden”.

 

El punto de quiebre del caso

El punto de quiebre del caso se produjo el 7 de mayo, dijo la policía.

Un amigo de la víctima les contó a los detectives sobre sus intercambios de Facebook con Figueroa antes de que ella desapareciera. Pero la familia de Ochoa López dijo que notificaron a las autoridades sobre su interacción con la mujer mucho antes.

Los detectives visitaron la casa de Figueroa la semana pasada después de enterarse del contacto de Facebook entre las dos mujeres.

Desiree Figueroa les dijo que su madre estaba en el hospital por problemas con sus piernas. Luego reveló que su madre acababa de dar a luz a un bebé, dijeron las autoridades.

Cuando los investigadores entrevistaron a Figueroa madre, ella negó que la víctima fuera a su casa el 23 de abril, pero admitió haberla conocido en el pasado.

Con sospecha, los detectives solicitaron registros de hospitales y comenzaron a recolectar muestras de ADN del bebé, su padre biológico y de Figueroa.

El ADN coincidía con el padre del bebé, dijeron Cortes de la Iglesia Metodista Unida Adalberto Memorial.

 

Confesión y preguntas

El martes 14 de mayo, armados con una orden de registro, los agentes del laboratorio de delitos registraron la casa.

Los detectives descubrieron productos de limpieza para el hogar, junto con evidencia de ropa quemada y sangre en los pisos de la sala de estar, el baño y un pasillo, según Deenihan.

Están encontrando restos de ropa quemada, están encontrando alguna indicación de sangre en la alfombra de la sala de estar, alguna indicación de sangre en el pasillo, alguna indicación de sangre en el piso del baño”, dijo la policía.

El cuerpo de Ochoa-López fue encontrado en un bote de basura en el patio, junto con el cable utilizado para estrangularla y otras evidencias. Desiree Figueroa les dijo a los detectives que ayudó a su madre a estrangularla, dijo la policía.

TAMBIÉN DE TU INTERÉS: ASESINAN A CINEASTA COLOMBIANO MAURICIO LEZAMA EN ARAUQUITA

El motivo del asesinato está bajo investigación, pero el superintendente cree que la sospechosa quería criar al niño como si fuera suyo. Figueroa perdió a un hijo cuando tenía unos 20 años debido a causas naturales en 2017.

La madre de Ochoa López, Raquel Uriostegui, lloró después de identificar su cuerpo.“Quiero justicia para mi hija, mi única hija”, dijo. “Esto no puede quedarse así”.

 

Ciudad VLC/CNN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here