Cuando el objetivo es ahorrar, hacer una revisión periférica de los gastos siempre ayuda. Por lo general, la familia promedio de Venezuela gasta la mayor parte de sus ingresos en alimentación; por eso en esta entrega de Resuélvete, sección economía familiar, te enseñaremos varios trucos para ahorrar en este renglón de gastos.

 

Para reducir nuestros gastos en comida, es ideal poner en práctica y con ímpetu los siguientes hábitos:

 

61- Utilizar los sobrantes inmediatamente:

Cada vez que te sobre algo de comida piensa inmediatamente cómo puedes reutilizarlo. Si lo dejas en el refrigerador, sin un destino definido, seguramente terminará en la basura. Lo mejor es decidir inmediatamente en qué se convertirá: sopas, croquetas, arepas, hamburguesas… Estas son excelentes ideas para reutilizar esos alimentos que sobran como arroz, carnes, legumbres o verduras.

 

Por ejemplo, el arroz del día anterior mezclado con queso rallado, huevo y perejil puede transformarse en deliciosas croquetas. Es muy simple, con esa mezcla armas las bolitas, las pasas por pan rallado, luego por huevo batido, nuevamente por pan rallado y las llevas al horno.

 

52- Aprovechar los alimentos al máximo:

¿Cuántas veces tiramos partes de alimentos, principalmente frutas o verduras, que son perfectamente comestibles? Nos cuesta acostumbrarnos a utilizar las hojas de la remolacha, los tallos de la acelga o las cáscaras de naranja.

 

La hoja de la remolacha la pueden integrar a tus ensaladas, rellenos para pastas, bollitos rellenos con vegetales y también en tortillas, las opciones son muchas y el aporte nutricional más.

 

Además, puedes hacer té refrescante con las conchas de mandarinas, limones y naranjas, también sirven para aromatizar.

 

43 – Preparar más comida casera:

Una de las cosas que altera descabelladamente el presupuesto orientado al gasto de alimentos es cuando, por una u otra razón, nos toca comprar comida preparada fuera de casa, pues no sólo incrementa la erogación del mes, también nos puede jugar una mala pasada en materia de salud, en caso de un mal procesamiento de los ingredientes de la comida.

 

Lo anterior nos llevaría a incurrir en gastos mayores; por tal motivo lo ideal es organizar el menú en la semana, administrando lo que se tiene, separando en porciones y congelando lo que se puede, para ahorrar tiempo, dinero y calidad de vida.

 

34 – Preparar platos económicos:

A la hora de pensar en el menú es conveniente incluir cada semana comidas rendidoras y preparadas con ingredientes baratos, algunas de las opciones pueden ser polenta con salsa de tomate, guisados con lentejas, verduras y arroz, sopas de granos que aportan energía, pasta -que siempre rinde un montón- y más.

 

Recuerda que el truco es separar las porciones y distribuir el menú para toda la semana, o al menos de lunes a viernes, los fines de semana puedes inventar algo diferente y económico para compartir en familia, como ese rico helado achocolatado que aprendiste a elaborar recientemente en Resolviendo la papa.

 

25- Comprar menos carne:

Reducir el consumo de carne es muy bueno para nuestro bolsillo. Por eso planificar algunas comidas vegetarianas a la semana te ayudarán mucho en la economía familiar.

 

Como habrás visto en el contenido de este y el anterior artículo no es tan difícil ahorrar en comida, basta seguir estos consejos, mantener disciplina, organizar tus recursos e ideas, y ¡listo, lo demás es pan comido!

 

María Alejandra Guevara Chirinos/Ciudad VLC

Foto referencial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here