En la Semana Mayor continúa el calvario con el transporte

0
572
La incertidumbre impera a diario por la falta de transporte

Semejante a una penitencia es la larga espera para poder trasladarse a cualquier parte de la ciudad. Cualquiera sea la ruta, esta Semana Santa pareciera ser más pronunciada la ausencia de unidades de transporte colectivo.

La gente en la calle denuncia que son menos las camionetas que están activas prestando el servicio, y las pocas que sí lo hacen tardan mucho en pasar. No importa en qué parte se esté. La situación es igual o peor en cualquier punto de la ciudad.

En un recorrido realizado por diversas paradas, también nos encontramos con una nueva modalidad aplicada por choferes y auxiliares al pasajero: los llamados colectores se atraviesan en la puerta y no dejan subir al usuario a menos que porte “los dos o tres mil bolívares en mano». 

 

valencia y el transporte públco
La mayoría de las unidades hacen rutas cortas para cobrar doble tarifa.

 

Esta nueva técnica de cobro,  implementada por los dueños de las rutas, está aliñada «con una fuerte dosis de ofensas y hasta de algunos  empujoncitos», denuncian los usuarios.

 

NOTA RELACIONADA: USUARIOS DENUNCIAN QUE TRANSCARABOBO ES MÁS DE LO MISMO

 

Ante esta realidad, los pasajeros exhortan, una vez más, a los encargados de poner orden en la prestación del servicio de transporte público a actuar con la diligencia del caso. Las denuncias son recurrentes.

La mayoría se pregunta por qué a la fecha no se ha avanzado en la solución de este problema y, por el contrario, terminan los dueños del  transporte imponiendo tarifas y rutas, lo que afianza a las mafias en el control de un derecho ciudadano.

 

transporte público
Los «transbarandas» se han convertido en una opción para la colectividad, pero no son nada seguros.

 

Transbarandas, una alternativa poco adecuada

Para nadie es un secreto que los «transbarandas», o camiones habilitados por particulares, han sido de  cierta manera una solución para suplir la necesidad del servicio del traslado a diferentes puntos de la ciudad, pero también son una alternativa peligrosa, ya que no cumplen con las medidas necesarias de seguridad para transportar al colectivo: barandas viejas y flojas se dejan ver.  Y quienes conducen, en  su afán de recolectar más efectivo, suben y suben pasajeros, y conducen de una manera inadecuada, que en ocasiones ha provocado la caída de alguna de las personas que allí se trasladan.

 

El irrespeto es la norma en las mal llamadas unidades de transporte público.

Una vez más, desde el portal web de Ciudad Valencia, y haciéndonos eco de las necesidades del pueblo, se hace un llamado a las autoridades para que tomen cartas en el asunto y sancionen a quienes incumplan las rutas, cobren por encima de lo acordado y maltraten al usuario en Valencia y sus alrededores.

LEA TAMBIÉN: USUARIOS DEL METRO DE VALENCIA EXIGEN RESPUESTAS

 

Johanna Méndez-Ciudad VLC/Fotos: Arístides Córdova

Deja un comentario