Los parásitos intestinales son organismos que pueden causar muchos problemas de salud cuando logran refugiarse en el intestino. Como consecuencia, se generan fuertes molestias estomacales, además de cansancio recurrente y un incómodo picor en la zona del recto.

 

Su presencia en el organismo puede darse por el contacto con alimentos contaminados, agua y algunos tipos de insectos. Y aunque muchos piensen que los parásitos solo son asunto de “gente pobre”, lo cierto es que todos estamos en riesgo de padecer de estas molestosas alimañas.

 

Sin embargo, gracias a las propiedades de algunos ingredientes naturales, podemos brindarles un tratamiento antes de que generen más complicaciones.

 

Para combatir los parásitos de forma efectiva, Guía Salud te trae 5 remedios naturales eficaces para eliminar, de una vez por todas y sin invertir mucho dinero, los parásitos más comunes en los humanos.

 

Limón y menta

 

Las propiedades digestivas de la menta unidas con los efectos antibióticos y antiparasitarios del limón son una buena solución para aliviar las molestias ocasionadas por los parásitos.

Sus nutrientes esenciales contrarrestan las deficiencias ocasionadas por la acción de estos organismos y, de paso, estimulan su eliminación.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de menta (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • El jugo de 1 limón
  • Sal (opcional)

Preparación:

Incorpora las cucharadas de menta en una taza de agua caliente y déjalo reposar de 8 a 10 minutos.

Pasa el líquido a través de un colador y agrégale el zumo de un limón y una pizca de sal.

Consúmela 2 veces al día hasta controlar la infección.

 

El coco lo puede todo…

 

 

El coco y sus productos derivados tienen propiedades antiparasitarias y emolientes que contribuyen a mejorar la salud digestiva ante las infecciones ocasionadas por estos organismos.

Sus poderes antibióticos refuerzan la acción del sistema inmunitario y, de paso, brinda un efecto protector contra la inflamación y el dolor.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua de coco (250 ml)
  • 1 trozo de coco rallado

Preparación:

Mezcla el agua de coco con un trozo de coco rallado en la licuadora.

Tras obtener su leche, consúmela 2 o 3 veces al día.

 

Aceite de ricino y leche

 

El aceite de ricino con leche es un antiguo remedio que facilita la expulsión de los parásitos a través de las heces.

Sus propiedades laxantes y antiinflamatorias apoyan el funcionamiento del intestino, y ayudan a expulsar los desechos y las lombrices.

Ingredientes:

  • 1 taza de leche (250 ml)
  • 1 cucharada de aceite de ricino (10 ml)

Preparación:

Pon a calentar la taza de leche y mézclala con una cucharada de aceite de ricino.

Consúmela una vez al día, durante una semana seguida.

 

Tomate con sal y pimienta negra

Los tomates con sal y pimienta negra no solo son deliciosos sino que, además, cuentan con poderosos agentes antiparasitarios que ayudan a mejorar la salud digestiva.

Su combinación alivia la inflamación del abdomen y remueve los microorganismos que generan dolor e infecciones.

De paso, es un gran apoyo para la salud intestinal, dado que mejora el proceso de absorción de los nutrientes.

Ingredientes:

  • 2 tomates maduros
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • Sal y pimienta (al gusto)

Preparación:

Agrega todos los ingredientes en el vaso de la licuadora y procésalos hasta obtener una bebida homogénea.

Consúmela en ayunas, todos los días, hasta eliminar los parásitos.

 

Ajo y miel de abejas

Conocido en muchos lugares como “miel de ajo”, se trata de un tratamiento alternativo que contribuye a expulsar los parásitos intestinales y otros desechos que suelen retenerse en el sistema.

El ajo es un conocido antibacteriano y antifúngico que, por su composición, ayuda a combatir varios tipos de enfermedades infecciosas.

La alicina -su principal activo- combate la inflamación del intestino y mejora la actividad de la flora bacteriana que protege de los microorganismos.

Esto, combinado con el ligero efecto laxante de la miel, resulta ideal para remover los microbios que afectan la salud.

Ingredientes:

  • 6 dientes de ajo
  • ½ taza de miel de abejas (170 g)

Preparación

Pica los dientes de ajo en pequeñas láminas, o bien, tritúralos en un mortero.

Incorpóralo en un frasco de cristal y cúbrelo con la media taza de miel.

Déjalo concentrar durante 3 días y procede a utilizarlo.

Consume 2 o 3 cucharadas al día hasta aliviar la infección parasitaria.

Todos estos remedios para combatir los parásitos pueden actuar de diferentes formas en cada cuerpo, según su respuesta inmunitaria y su alimentación.

 

 

Mary Pacheco/Con información de Miranda blanco y negro

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here