Un género cinematográfico adictivo. Entérate cuál

3
271
el cine de terror un género adictivo para algunos
Nos excita no atrae y no podemos dejar de verlas

 

Algunos aman este género, otros lo odian, pero tú… ¿Sientes una morbosa atracción hacia el terror?, ¿no te gusta ver sangre, sin embargo, no puede ni pestañear en las películas donde además de desmembramientos humanos, esta se derrama a borbotones?, ¿es indescriptible la sensación de que el corazón se te va a salir por la boca por lo acelerado que sus latidos?, ¿Te causa vértigo el solo pensar que la sangre se te helará en las venas con lo que veras?…pues la ciencia explica porque te pasa eso.

Unos experimentos llevados a cabo donde se incluían escenas de tortura extrema, causando profundo dolor, violencia sangrienta con decapitaciones y separación de miembros la mayoría de las veces vitales del cuerpo humano, zombis dándose todo un festín comiendo cerebros y otras partes del cuerpo, y todo un clásico, las célebres  posiciones demoníacas, si tan retorcidas son… ¿por qué las vemos?, fue la pregunta que un grupo de científicos se hicieron.

Te puede interesar: En Alemania gozan con el cine venezolano

 

El cine de terror

Existe una innumerable multiplicidad de razones por las que decidimos escoger  ver cine de terror.  Aun cuando no exista la posibilidad real de acabar muertos, desmembrados, desangrados o poseídos, la psicología afirma que las vemos porque queremos entender nuestros temores y los temores de la población en su conjunto.

“El género de terror se dirige a nuestros miedos arquetípicos. Se puede ver en toda la historia cómo cada generación ha definido el ‘terror’ a su manera y se convierte en gran medida en la idea de que es algo fuera de nuestro entendimiento que nos amenaza”, explica Paul J. Patterson de la Universidad Estatal de San José (EE.UU.).

 

Un caso particular: El Exorcita

Es curioso que cada película con una temática lúgubre, con sombríos  protagonistas y repleta de buenos o malos efectos especiales, siempre escenifican los temores de la época en la que fueron realizadas, siendo muy pocas, las que de manera atrevida rompen esta regla, como lo es el caso de la cinta “El Exorcista”, la cual no deja de impresionar incluso a personas que ya la han visto un sin número de veces.

Sin embargo, es importante destacar, que la pasión en ocasiones irracional  por ver cine de terror, puede ser más psicológica.

El Exorcista ganadora de múltiples premios Oscar y un género que atrae a muchas personas
El Exorcista un clásico del cine de terror que todo cinéfilo amante del género debe ver

 

Un estudio publicado en la revista Journal of Consumer Research, halló que aunque todos los participantes calificaron sus niveles de miedo de forma similar a la finalización de los vídeos de terror expuestos, los amantes de este género cinematográfico, mostraron mucha más felicidad tras verlos, que aquellos que eran enemigos de este tipo de filmes.

“En el mundo real, las personas pueden experimentar al mismo tiempo tanto felicidad y tristeza, como euforia y ansiedad. Las personas disfrutan de la emociones, aunque provengan de una fuente negativa, de lo contrario, las cosas podrían ser bastante aburridas”, comenta Joel Cohen de la Universidad de Florida y autor de este extraño estudio.

 

 ¿Influye nuestra personalidad en este tipo de gustos?

Otros estudios, como el publicado por el profesor de psicología de la Universidad de Delaware, Marvin Zuckerman, apuntan a la búsqueda de impresiones según la personalidad de cada quien. Así, aquellas personas que buscan mayores niveles de excitación tienden a disfrutar y escoger este tipo de cine pues necesitan vivir experiencias intensas, que lo monten en una montaña rusa de profundas y agudas sensaciones.

Estas experiencias pueden ir desde ver películas de terror a practicar paracaidismo, algún tipo de deporte extremo, entre otras actividades.

Esta sensación de excitación puede persistir durante algún tiempo después de ver una película de terror lo que Glenn Sparks de la Universidad de Purdue llama “proceso de transferencia de excitación”, en el que la culminación de los procesos fisiológicos (presión arterial elevada, respiración agitada, latidos cardíacos rápidos, sudoración copiosa…) persisten después de ver la película.

José Becerra/Ciudad Valencia

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here