En La Isabelica se dan cita un numeroso grupo de adultos mayores con el propósito de debatir semanalmente importantes aspectos del acontecer político, social y cultural de la región, el país y el mundo. Julian Assange

En este sentido, los convocados decidieron respaldar la causa del periodista Julian Assange e impulsar la campaña #LondresNoExtraditesAJulianAssange, destinada a impedir la concreción de su entrega a los Estados Unidos.

Julian Assange, un australiano que se atrevió a desafiar al mayor poder militar y agresivo en toda la historia humana, al mismo tiempo, demostrando que está plenamente consciente del riesgo al que se somete, de manera indiscutible realza su disposición de no claudicar pagando el altísimo precio que podría costarle la libertad y la vida misma.

 

LEER MÁS: OMS DECLARA PANDEMIA AL CORONAVIRUS COVID-19

 

Assange es un periodista de profesión, asumió su deber de informarle al mundo algo que no debía ocultarse, cuando las fuerzas militares de EE.UU. y la OTAN, antes y después que, tras las invasiones, emprendían una atroz y genocida guerra contra los pueblos de Afganistán e Irak, bajo la burda escusa  de llevar “democracia occidental a estos bárbaros”.

Las imágenes publicadas por el australiano en su página WikiLeaks, teniendo su fuente los mismos videos tomados desde las asesinas naves gringas y europeas, dejaron estupefacta a la humanidad, viendo cómo fueron asesinados a mansalva y sin ninguna justificación a hombres y niños, simulando, cual juego de guerra de Nintendo, que éstos eran peligrosos y estaban armados.

Entre las causas que han inventado los invasores para acabar con gobiernos enemigos, previamente acusados de totalitarios, sin disimularlo, refieren la fulana falta de “libertad de expresión o prensa libre”, lo cual, a juicio de los ejecutores, estos pueblos deben ser liberados a toda costa, es decir, los daños colaterales sufridos en hospitales, escuelas, iglesias que dejan miles de muertos y heridos, se convierten en una bendición.

 

La doble moral de los gringos y sus acólitos europeos

No habiendo justificación para inculpar Julian Assange, en su condición de periodista y el deber de informar protegido por la preservación de la fuente, tuvieron que inventarle la falacia de haberse aprovechado de 2 mujeres para tener sexo involuntario; allí comenzó el calvario para el australiano.

Julián Assange

 

Es sumamente dudoso que las “damas” no hayan sido contratadas por los enemigos de la libertad de informar que protege a Assange, lo denunciaron ante un tribunal sueco para que atendiera el señalamiento de tener sexo sin condón, porque “temían” que el hombre pudiera tener SIDA, este tribunal, bajo jurisdicción del estado Sueco, amigo de EE.UU. no tuvo reparo en solicitarlo para una indagatoria.

Julian Assange, asumiendo que se trataba de algo trivial lo calificó como un montaje burdo y decide no asistir al tribunal sin pensar que esta rebeldía habría de convertirse en la causa para que la “justicia internacional” lo considerara una persona sin moral que no merecía ser considerado periodista.

En tal sentido, despojado de esta condición pasa a ser sujeto de enjuiciamiento por haber utilizado los medios para poner en tela de juicio las fuerzas militares de occidente y sus aliados que actuaban en el Medio Oriente.

Convirtiéndose en blanco de ataques, acusaciones y persecuciones sin parangón, llega la solicitud de asilo a la embajada de Ecuador en Inglaterra, concedida esta por el presidente Rafael Correa.

Allí dura 7 años refugiado, claro, sin tener las condiciones que a cualquier persona que goce este derecho se la ha de garantizar, afrontó el reducido espacio de la embajada, gracias a que se le permitía el contacto con el Mundo que recibía con agrado lo informado por Julian Assange.

 

Lenín Moreno bajo la sombra de los gringos

Transcurridos 5 años en la embajada, Lenín Moreno bajo la sombra de los gringos llega a la presidencia de Ecuador, éstos ni cortos ni perezosos le imponen que saque al australiano de la embajada en Londres.

Moreno, igual que todos los enemigos de la libertad de información que tienen los pueblos, tras otro invento, decide sacarlo señalando que Julian Assange, alejado de toda higiene mantenía la embajada llena de mierda.

 

Ismael Noé / Gustavo Claret VQ / Ciudad VLC

Deja un comentario