En la entrevista, el integrante del Comando Central de la insurgencia Ejército de Liberación NacionalELN– destacó el Paro Nacional, que inició el 21 de noviembre en Colombia, como el resumen de una exigencia del pueblo colombiano frente al incumplimiento del Gobierno a nivel nacional.

De igual manera habló de la Mesa de diálogos para la paz, la disposición del ELN para negociar y las condiciones por las que no se han reanudado estos diálogos con el gobierno de Iván Duque.

Una de las principales exigencias al gobierno de Iván Duque, en el marco del paro nacional, ha sido el cumplimiento de los acuerdos firmados con las FARC y continuar con las negociaciones con el ELN.

“El tema del ELN es parte del comportamiento que el Gobierno le ha dado al movimiento social: así como incumple, no escucha, no dialoga, igual acontece con el movimiento insurgente.

Es un comportamiento similar que el Gobierno le da al movimiento social, al movimiento político, y también se lo traslada y se le da al movimiento insurgente”, afirmó el comandante guerrillero.

 

 

Habla «Colombia Humana»

Recientemente la vicepresidenta de la Colombia Humana, Ángela María Robledo, afirmó que “Lo peor es mantener al ELN en pie de guerra.

Es lo que más daño produce no solo frente al conflicto con esa guerrilla sino también frente a la precaria paz con la FARC”.

 

 

LEER MAS: DIMISIÓN DEL COMANDANTE DEL EJÉRCITO DE COLOMBIA ANUNCIÓ IVÁN DUQUE

Esto para reclamar al ELN un cese unilateral del fuego e impulsar la voluntad del lado del gobierno de Iván Duque.

“Hay saldos pedagógicos de lo que se aprendió en la negociación con las FARC. Dos o tres años antes de firmar el acuerdo, las FARC decretaron una tregua unilateral.

Del Gobierno se busca que entienda que es una negociación y, en esas condiciones, todos deben poner”, sentenció Robledo.

Antonio García

 

 

Antonio García pide liberación de presos políticos

“De igual manera nosotros le podríamos colocar imposiciones al Gobierno colombiano, que haga un gesto, por ejemplo, que libere primero los presos políticos, a los dirigentes sociales; le ponemos otra exigencia, que pare el asesinato contra los dirigentes sociales.

Pero mire que nosotros no estamos haciendo exigencias, por lo tanto el Gobierno no debe hacer ningún tipo de exigencia, ni frente al tema de las privaciones a la libertad, ni hacia las acciones del conflicto armado”, continúa Antonio García en la entrevista.

En este sentido, el tema de la crisis humanitaria que vive Colombia, con más de 800 líderes y lideresas sociales asesinadas en los últimos tres años, es una prioridad en la urgente negociación entre la insurgencia ELN y el Gobierno colombiano.

Según el Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz -Indepaz- en la semana del 19 al 24 de diciembre asesinaron a 8 de estas personas.

No se sabe con certeza quién o qué organización les asesinó pero las amenazas desde los grupos paramilitares existieron.

“Resulta que ahora el movimiento armado, el alzamiento armado se encuentra acompañado, de la mano, coincidiendo con una movilización social, dando cuenta de que tanto el alzamiento armado como el movimiento social están interrelacionados”, sentenció Antonio García.

 

 

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN: ENTREVISTA A ANTONIO GARCÍA

 

 

Ismael Noé / Colombia INFORMA / Telesur

Deja un comentario