El ARA San Juan ya no contará con el sofisticado equipamiento aportado por las potencias extranjeras, específicamente de EE.UU., que el Gobierno exhibió en tono triunfalista tras la desaparición del submarino, con lo cual la búsqueda de la nave prácticamente se termina o entrar en una fase meramente testimonial.

La Armada Argentina informó ayer que el buque oceanográfico estadounidense Atlantis se retirará de la zona. También el Yantar, de la Federación Rusa, concluiría su participación a mediados de enero, lo que marca un límite a las tareas para encontrar al San Juan, pese a las promesas gubernamentales de no detenerse hasta encontrar al submarino.

Estados Unidos retirará el navío Atlantis y el ROV (vehículo controlado a control remoto, por sus siglas en inglés) que transportaba, que permite la investigación a mil metros de profundidad.

Armada argentina investiga si nuevas señales son del San Juan

Familiares pidieron que continúen buscando

 

“Nos dijeron que un marino no abandona jamás a otro marino. Pero eso fue sólo un slogan»

Luego de conocerse la noticia de que el buque Atlantis “regresará a las tareas con las que estaba comprometido al momento de producirse el incidente del submarino ARA San Juan, familiares de los tripulantes pidieron que “se continúe con la búsqueda”.

“Nos van dejando sin búsqueda y esto es el reflejo del poco apoyo que hemos tenido del presidente (Mauricio) Macri, a quien le venimos pidiendo que nos reciba y nos escuche en esta lucha de dolor y angustia”, denunció la esposa de un marino. “Poco a poco nos están dejando sin tantas fuerzas como barcos, helicópteros y radares que busquen”, se quejaron.

No es la primera crítica de las familias a la actitud y al manejo de la situación por parte de la Armada y el Gobierno nacional.

Los familiares comenzaron a manifestar su disconformidad apenas pasada una semana de la última comunicación de la nave con su Centro de Control, sito en Mar del Plata.

El ARA San Juan aun cuenta con los familiares

Luis Tagliapietra, padre de un oficial del San Juan, y uno de los querellantes en la causa penal que lleva adelante la jueza federal de Caleta Olivia Marta Yáñez, aseguró, en el acto de Plaza de Mayo al cumplirse un mes de la desaparición.

“Nos dijeron que un marino no abandona jamás a otro marino. Pero eso fue sólo un slogan, porque buscan cada vez con menos recursos, con menos ganas de encontrarlos”.

Tanto Mauricio Macri como su ministro de Defensa, Oscar Aguad, fueron duramente increpados en las dos oportunidades en que se reunieron con los familiares, ambos en la Base Naval de Mar del Plata, apostadero del submarino y donde se reunieron los familiares al conocerse la noticia de la desaparición.

Con información de Página12.

Deja un comentario