Este jueves, en la ciudad estadounidense de Mineápolis, en el estado de Minnesota, se realizó la primera de tres ceremonias para despedir al afroamericano George Floyd, asesinado el pasado 25 de mayo a manos de oficiales de la Policía local.

Las exequias iniciaron en el santuario Frank J. Lindquist de la Universidad Central del Norte, en Minnesota.

Ahí, el reverendo y activista por los derechos civiles, Al Sharpton, y el abogado de la familia de George Floyd, Ben Crump, fueron los principales oradores.

Bajo estrictas medidas de seguridad a causa del coronavirus, cerca de 500 personas se congregaron al interior del templo.

George Floyd era un gran ser humano 

«Era un ser humano. Tenía una familia, tenía sueños, tenía esperanzas. El verdadero sentido de este memorial es destacar el valor de una vida humana que fue quitada, lo que explica todo el motivo el movimiento que está ocurriendo», afirmó el reverendo Sharpton.

Por su parte, Crump manifestó que no puede haber dos sistemas de justicia en Estados Unidos, uno para los afroamericanos y otro para los blancos.

«Es el momento de darnos la mejor oportunidad que he visto en mucho tiempo para alcanzar esa gran idea en la que se fundó este país».

Fuera de la institución religiosa se reunieron pacíficamente miles de personas clamando justicia para Floyd.

En el funeral también se advierte la presencia de legisladores, artistas y luchadores por los derechos civiles, como el reverendo, Jesse Jackson.

Las honras fúnebres se trasladaron a Raeford, la ciudad natal de Floyd, en el estado de Carolina del Norte, donde se realizará un homenaje público al afroamericano y un acto litúrgico familiar privado.

La ciudad de Houston, en el estado de Texas, acogerá los restos mortales de Floyd en una ceremonia que se realizará en la iglesia Fuente de Alabanza.

 

LEE TAMBIÉN:

 

Ciudad VLC/Telesur

3 Comentarios

Deja un comentario