bicentenario cecilio acosta

A propósito de cumplirse este primero de febrero de 2018 el bicentenario del nacimiento del escritor y educador mirandino Cecilio Acosta (1818-1881), nos proponemos hacer una semblanza de su vida y obra, reivindicando la justeza de sus ideas en materia de valores humanísticos, éticos y sociales.

Vincularemos, además, su vida a la existencia, desde 1833, de un instituto educativo en Coro, estado Falcón, como uno de los “Colegios Nacionales” que se constituyeron en las capitales de estado; que luego en 1938 fue elevado a la categoría de Liceo y bautizado con el nombre de «Cecilio Acosta».

 

Liceo Cecilio Acosta-Coro-bicentenario
Liceo Cecilio Acosta en la ciudad de Coro, estado Falcón.

 

Por otra parte, nos motiva en especial esta reseña sobre el bicentenario de Cecilio Acosta a quienes somos egresados de esta institución, puesto que cumpliremos este año cinco décadas de haber culminado esa grata pasantía estudiantil.

bicentenario cecilio acosta

Cecilio Acosta nace en San Diego de los Altos, estado Miranda, y muere en Caracas un 8 de julio de 1881. Fue devoto católico y muy joven entró a la carrera sacerdotal, destacando en los estudios humanísticos, teológicos y en el dominio del latín; pero abandonó esta vocación en 1840 para incorporarse a la recién creada Academia de Matemáticas, donde se graduó de agrimensor.

Luego iría a la Universidad de Caracas (hoy UCV) para culminar la licenciatura en Filosofía y posteriormente obtener el título de abogado. Sus trabajos intelectuales los inicia en los periódicos “La época” y “El Centinela de la Patria”, en 1846 y 1847, con variados planteamientos políticos, económicos, sociales y educativos. También escribió poesía.

Rufino Blanco Fombona, diplomático y escritor venezolano, expresaba que Cecilio Acosta merecía ser recordado como uno de los mejores prosistas de la lengua castellana y agregaba que Acosta era pensador osado, gran jurisconsulto y, además, espejo de rectitud y paradigma de virtud ciudadana.

En 1869 fue nombrado miembro de la Real Academia Española de la Lengua. Su obra, recogida en distintos textos, cartas y artículos, fue publicada en 5 volúmenes por la Casa Andrés Bello en Caracas (1908-1909) y reeditada, con anexos, en 1981. Cecilio Acosta ejerció también como docente en la Universidad de Caracas.

Cecilio Acosta vivió una dura época histórica, entre la recién surgida República luego de la separación de la Gran Colombia (1830) y todo ese impasse entre el conservadurismo de la gesta oligárquica, representada por José Antonio Páez y otros próceres independentistas, y las corrientes humanísticas y liberales que asumían la necesidad de los cambios profundos descolonizadores (incluida la abolición de la esclavitud).

Acosta se identificaba con los liberales, pero se mantenía suspicaz en cuanto a asumir cargos públicos o responsabilidades, aún en la etapa de hegemonía liberal de los Monagas o de Antonio Guzmán Blanco. Fue crítico, en especial, de la violencia y el guerrerismo con una postura definitivamente pacifista.

En materia educativa destaca su obra “Cosas sabidas y cosas por saberse” (1876), escrita en forma epistolar. En esta misiva, Cecilio Acosta desarrolla ideas equiparables a las de Simón Rodríguez y Andrés Bello. Prioriza la educación básica y la instrucción en oficios (“aprender haciendo”) como base de la formación de los nuevos conciudadanos.

TAMBIÉN DE TU INTERÉS: EL JURAMENTO DE LOS SIMONES QUE CHÁVEZ SIEMPRE RECORDARÁ

Establece que la educación debe ser de abajo hacia arriba y no al revés; una educación que se debe generalizar a todos. Y exponía en relación a la educación de niños y adolescentes: “Enséñese lo que se entienda, enséñese lo que sea útil, enséñese a todos, y eso es todo”.

Cecilio Acosta murió en medio de las limitaciones económicas que le caracterizaron toda su vida y sus restos, desde 1937, reposan en el Panteón Nacional. Ante su muerte, y como amigo y testigo de excepción presente en Caracas, el escritor, poeta e independentista cubano José Martí (1881) escribió: “Ha muerto un justo: Cecilio Acosta ha muerto. Llorarlo es poco. Estudiar sus virtudes e imitarlas es el único homenaje a los grandes. Trabajó en hacer hombres (seres humanos): se le dará gusto, en que lo seamos”.

Liceo Cecilio Acosta en el bicentenario de su epónimo

Con respecto al Liceo “Cecilio Acosta” de Coro, el mismo se constituye en el instituto educativo más antiguo de esta región, por lo menos en la etapa republicana. Más allá de los conocimientos formales, allí forjamos amistad, compañerismo y solidaridad por encima de cualquier diferencia o controversia.

 

Liceo Cecilio Acosta-Coro-bicentenario

 

El hoy Liceo Bolivariano, gracias a su trayectoria, y ahora con página en internet: cecilioacosta.webcindario.com, merece  nuestro reconocimiento y acompañamiento en las actividades conmemorativas del bicentenario del ilustre epónimo; dejando así constancia de nuestro profundo afecto a esa inolvidable institución.

Tal como destaca el coro del himno del liceo: “Liceístas unidos cantemos/ A la vida del gran sabio aquel/ Don Cecilio maestro, loemos/ A la gloria de nuestro plantel”.

José David Capielo Valles

Deja un comentario