El panorama rumbo a las próximas elecciones en Bolivia muestra ocho frentes políticos, proyectándose así el voto dividido en la derecha y la incógnita del Movimiento Al Socialismo (MAS) de revalidar lo logrado en los comicios anulados, prevén analistas políticos.

Tras el cierre del plazo para la presentación de alianzas, los expertos pronosticaron la dispersión del voto que anuncia el retorno de la democracia pactada si el MAS, partido del ex presidente Evo Morales, no logra la victoria en la primera vuelta, repitiendo su votación de octubre de 2019.

El pasado 19 de enero, Morales informó desde Argentina que el MAS oficializó su participación, sin alianzas, para las elecciones próximas con el binomio Luis Arce y David Choquehuanca.

Esto, tras superar diferencias internas y el apoyo del Pacto de Unidad, el cual congrega a grandes movimientos sociales.

El analista y abogado constitucionalista William Bascopé dijo que las alianzas presentadas el viernes muestran una incertidumbre política que divide aún más el voto en los partidos que quieren enfrentar al MAS.

«Las nuevas alianzas, como la de Jeanine Añez, suman y al mismo tiempo restan en desmedro de otras fuerzas políticas opositora al MAS. Incluso se puede perfilar una segunda vuelta si el MAS no es capaz de repetir su votación de 2019», apuntó.

Añez, líder del gobierno interino de Bolivia apoyado por la oposición, ingresó el viernes a la contienda electoral al lanzar su candidatura, pese a que lo había descartado inicialmente.

 

La derecha en su laberinto

La mandataria va en alianza con Soberanía y Libertad (Sol.bo) del alcalde de La Paz, Luis Revilla, y Todos del gobernador de Tarija, Adrián Oliva, quienes hasta hace unos días fueron fundamentales aliados del ex presidente boliviano (2003-2005) Carlos Mesa.

«Esta alianza es un duro golpe contra Mesa, (segundo en las elecciones anuladas del 20 de octubre) quien ve perder dos plazas importantes como La Paz (oeste) y Tarija (este)», subrayó Bascopé.

Bolivia

 

Hasta la medianoche del viernes, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) registró cinco alianzas: Juntos, de Áñez; Comunidad Ciudadana, de Mesa; Libre 21, del ex presidente (2001-2002) Jorge «Tuto» Quiroga; Creemos, del ultraderechista Fernando Camacho; y Pueblo Unido, de Norma Piérola.

En tanto, los que irán solos son el MAS, el Movimiento del Tercer Sistema, Unidad Nacional y el conservador Chi Hyun Chung, quien busca partido.

 

LEER MAS: EVO REPUDIA ACCIONES DE GOBIERNO DE FACTO CONTRA PACIFICACIÓN DE BOLIVIA

El analista político Carlos Cordero coincidió en entrevista con la agencia Xinhua que la candidatura de Añez sacude el tablero político boliviano y deja «mal parado a más de un candidato opositor al MAS».

Voto duro del MAS: 35%

«La candidatura de Áñez resta votos a otros candidatos (de la derecha) y fragmenta más la preferencia electoral contra el voto duro del MAS que se prevé un 35 por ciento, que a partir de sus candidatos deberá trabajar para sumar», perfiló.

Advirtió que esta fragmentación de las preferencias electorales favorece al MAS, que puede salir airoso en la primera vuelta, siempre y cuando logre el 40 por ciento y una diferencia del 10 por ciento al segundo.

Sin embargo, el experto no descartó una segunda vuelta, pues consideró que los partidos pueden restarle votos al MAS y evitar una victoria en primera vuelta, lo que posibilitaría un balotaje, donde se unirían todas esas fracciones contra el partido de Morales.

Las elecciones generales de Bolivia están programadas para el próximo domingo 3 de mayo.

 

Ismael Noé / Ciudad VLC / Agencias

1 Comentario

Deja un comentario