Por primera vez después de 500 años se hace posible el acceso al Castillo de Tintagel, situado en una pequeña isla al norte de Cornualles, Gran Bretaña, tras la construcción de un puente situado a más de 60 metros sobre un desfiladero. La pasarela ha revivido la leyenda por la que el islote es conocido: es el lugar donde hace más de nueve siglos el Rey Arturo fue concebido con la ayuda del mago Merlín.

Según publica el portal Europa Press, a partir de ahora, miles de visitantes podrán conocer de primera mano esta misteriosa isla, que había estado aislada durante cinco largos siglos.

Castillo de Tintagel Rey Arturo

Los orígenes medievales de Tintagel: historia y leyenda

La historia y la leyenda convergen en Tintagel. Desde aproximadamente el siglo V hasta el siglo VII la pequeña isla fue un asentamiento comercial clave con el mar Mediterráneo y estaba habitada por pequeños comerciantes.

Tintagel ha sido escenario literario de numerosos escritores, pero el que proyectó la fama de la isla a nivel internacional fue el relato del clérigo inglés Geoffrey de Monmouth en el siglo XII, quien, en su libro ‘Historia de los Reyes de Gran Bretaña’, explicó que el rey Arturo había sido concebido por el rey Uther Pendragon y la reina Igerna con la ayuda del mago Merlín.

El mito explica que el rey Uther se enamoró de la esposa de uno de sus barones quien, para evitar un posible encuentro entre ambos, la encerró en Tintagel. Entonces el mago Merlín transformó con una poción mágica la apariencia de Uther en la de su caballero y los guardianes de Tintagel le permitieron acceder al interior del castillo donde, fruto de la unión, nació el rey Arturo.

QUIZÁS TE INTERESE:

Esta leyenda cautivó un siglo después al hermano menor del rey Enrique III y conde de Cornualles llamado Richard quien, inspirado por la historia, compró la pequeña isla y construyó un castillo en honor a su hermano, aunque la familia real nunca llegó a utilizarlo como residencia.

Con el paso del tiempo el castillo fue abandonado y el desgaste fruto de la erosión del oleaje produjo que tanto la construcción como la isla entrasen en un periodo de decadencia que no se superó hasta las primeras excavaciones arqueológicas del siglo XX.

Para el año 1600 Tintagel estaba en gran parte desierto y el acceso a la isla había desaparecido. Aunque la vida en Tintagel terminó, las leyendas del rey Arturo continuaron circulando hasta que finalmente el nombre de la isla se desvaneció de la memoria popular tras ser sustituido por una nueva versión que recogía el célebre lugar de Camelot.

Castillo de Tintagel Rey Arturo

El nuevo puente reaviva la leyenda en Tintagel

En el año 2015 la organización ‘English Heritage’ inició un concurso en el que los candidatos presentaron diversas propuestas para la construcción de un puente que «uniese las dos mitades de Tintagel» y cuyos ganadores fueron ‘Ney & Partners y William Matthews Associates’. Finalmente, el pasado mes de agosto se inauguró la construcción que está situada a más de 60 metros de altura e imita el estrecho camino que siglos antes los habitantes de la isla habían utilizado.

Han pasado más de cinco siglos desde que se construyó el castillo de Tintagel y, aunque la vida de esta pequeña isla de Gran Bretaña cayó en el olvido durante cientos de años, el puente ha hecho posible que la leyenda del rey Arturo esté hoy más viva que nunca.

NO DEJES DE LEER: ¿UN IPHONE DE 2.100 AÑOS? LOS MISTERIOS DE LA ATLÁNTIDA RUSA

Ciudad VLC/Europa Press

Deja un comentario