Los escritores Chomsky y Prashad en una carta hicieron pública su opinión sobre la situación en Bolivia con el presidente Evo Morales y el golpe de estado denunciado por el mandatario.

Noam Chomsky es un gran crítico con el capitalismo, sobre todo con la política exterior de los Estados Unidos. Fue en 1967 cuando comenzó su incursión en el activismo político, oponiéndose totalmente a la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam. De esto sacó su libro de ensayo titulado “La responsabilidad de los intelectuales”, por el que obtuvo un gran reconocimiento.

Se le asociaba con la ‘New Left’ (Nueva Izquierda), y por ello fue arrestado en varias ocasiones por su activismo contra la guerra. Chomsky, junto a Edward S. Herman, propulsó un modelo propagandístico crítico con todo lo referente a la política exterior de EEUU, y aun retirándose, siguió su activismo apoyando directamente al movimiento ‘Occupy’ y otros de similares características.

Por su parte Vijay Prashad es un historiador indio , periodista, comentarista e intelectual marxista . Es director ejecutivo de Tricontinental: Institute for Social Research y jefe de redacción de LeftWord Books .

Fue presidente de George and Martha Kellner en historia del sur de Asia y profesor de estudios internacionales en el Trinity College de Hartford, Connecticut , Estados Unidos, de 1996 a 2017. En 2013-2014, fue presidente de Edward Said en la Universidad Americana de Beirut y ha sido miembro principal del Instituto Issam Fares para Políticas Públicas y Asuntos Internacionales en Beirut.

A continuación la carta de declaración de Chomsky y Prashad

Nos oponemos al golpe

En Bolivia se está gestando un golpe de Estado contra el gobierno electo liderado por Evo Morales. Sectores de la policía han dicho abiertamente que están dispuestos a permitir que grupos de milicias fascistas ataquen el palacio presidencial en La Paz. La situación es muy grave.

Evo Morales ha invitado a los cuatro principales partidos a sentarse y conversar sobre el camino a seguir para la democracia boliviana. Ha pedido el establecimiento de un diálogo para evitar el regreso de los días de las dictaduras militares y los gobiernos oligárquicos. Morales ha hecho un llamado a las Naciones Unidas, a la Organización de los Estados Americanos (OEA), al Vaticano y a otros más para que contribuyan a encontrar el camino para alejarse del golpe.

El golpe es promovido por la oligarquía boliviana que está enojada por la cuarta elección que sus partidos pierden frente el Movimiento al Socialismo. La oligarquía cuenta con el total apoyo del gobierno de los Estados Unidos que desde hace mucho tiempo está ansioso por expulsar a Evo Morales y a su movimiento del poder.

LEER MÁS: JULIÁN ASSANGE PODRÍA MORIR EN LA CÁRCEL

Por más de una década, el Centro de Operaciones de la embajada de Estados Unidos en La Paz ha expresado que tiene dos planes: el Plan A, un golpe de estado y el Plan B, el asesinato de Morales. Se trata de una grave violación de la Carta de las Naciones Unidas y de todas las obligaciones internacionales.

Estamos con el pueblo boliviano y nos oponemos al golpe. Esperamos que sean capaces de resistir todo lo que se les viene encima los próximos días.

El mundo con Evo. Nosotros también.

9 de noviembre de 2019

Ciudad VLC / Peoplesdispatch.org

1 Comentario

Deja un comentario