En contra del presidente Jair Bolsonaro adoptaron el confinamiento en el Estado de Maranhao, al nordeste del país, con el fin de contener los contagios de la COVID-19.

La decisión fue tomada por un tribunal de la región, a petición de la fiscalía, debido al colapso del sistema sanitario del estado.

Según la fiscalía, ya están ocupadas todas las unidades de terapia intensiva y empieza a haber una fuerte escasez de respiradores.

 

Confinamiento total empezará por diez días

Este confinamiento iniciará el próximo 5 de mayo, inicialmente por 10 días, en cuatro municipios vecinos a la ciudad de Sao Luiz, capital de Maranhao, donde se registra una alta incidencia de COVID-19.

Según la sentencia, sólo podrán salir a la calle las personas que trabajan en «servicios esenciales».

Por lo cual, solo se autorizó al personal sanitario, seguridad, empleados de farmacias o supermercados, que están entre los pocos comercios autorizados a funcionar.

Hasta este jueves Maranhao tenía tres mil 190 casos de coronavirus, con 184 muertes. La mayoría de los casos se registran en Sao Luiz y sus alrededores, donde las muertes suman 166 y los contagios dos mil 728.

 

Confinamiento total en Brasil
En Manaos debieron abrir fosas comunes para poder enterrar a las víctimas mortales por la COVID-19.

LEA TAMBIÉN: MANAOS COLAPSÓ DEBIDO A LA PANDEMIA DE LA COVID-19.

 

El confinamiento total podría ser emulado por otros estados

Maranhao es uno de los estados más pobres de Brasil y tiene 6,8 millones de habitantes, de los cuales, una sexta parte está concentrada entre Sao Luiz y su área metropolitana, donde se sitúan los cuatro municipios que adoptarán el confinamiento.

Dicha medida extrema, hasta ahora única en todo Brasil, podría ser replicada por otras ciudades.

Así lo dieron a conocer las autoridades regionales de Sao Paulo y Río de Janeiro, admitiendo que no descartan la posibilidad de replicarla.

Por su parte, en Río se informó que extenderá las órdenes de permanencia en casa hasta el 11 de mayo.

En esta línea, el gobernador de Río, Wilson Witzel, extendió el cierre de escuelas y negocios no esenciales.

Muchas son las críticas al presidente brasileño por no declarar el confinamiento total en Brasil, en medio de la pandemia.

Al menos 85.380 brasileños están contagiados de coronavirus y 5.901 ya murieron, mientras el pico de la pandemia se espera entre los meses de mayo y junio.

 

LEA TAMBIÉN: REGISTRAN EN MÉXICO MÁS DE 120 MUERTES POR LA COVID-19.

 

Ciudad VLC / Tomado de O Globo

Deja un comentario