Los referendos como medio participativo y protagónico siempre han sido temidos por la derecha criolla y los gringos, ejemplo de ello es la consulta popular en Miranda del pasado domingo 01 de diciembre.

Habiéndose desboronado el puntofijismo, a la burguesía no le quedó más que revisarse y conspirar ante cualquier corriente antagónica que se colara entre las convulsionadas aguas del movimiento popular devenido de los levantamientos populares del 27-28/F y militar el 4/F y 27/N., pues, sus intereses realmente estaban en riesgo.

Una muestra del agotamiento del puntofijismo

La primera patraña fue la propuesta reformista (COPRE) lanzada durante el R. Caldera II, aun así, gracias a la providencia convertida esperanza bolivariana, ésta se quedó en el tintero.

La segunda estuvo presente para las elecciones de 1998 tras la participación de Hugo Chávez, líder rebelde del 4/F. como candidato presidencial; igual, al no poder evitarlo, el Comandante se convirtió en Presidente. 

La derecha, mutada en fascismo, sabiendo lo que se gestaba desde la constituyente convocada por el Ahora Presidente, no escatimó medios para oponerse al proyecto que refundaría la Patria.

Sin poder evitar el parto para el nacimiento de la antiimperialista República Bolivariana de Venezuela, incontrovertiblemente sustentada en la Constitución Bolivariana, ésta se convirtió en la enemiga estratégica de la burguesía.

El 11/A-2002 tras la caza de la Constitución 

Se suspende la CRBV y retoman la República de Venezuela

La conspiración burguesa no paró y en abril del 2002 logró acumular fuerza contundente, esa vez, terratenientes y sus adjuntos con disfraz de “sociedad civil» y cúpula militar buscaban dar el zarpazo definitivo. Aun así, la CRBV se sobrepuso.

El Comandante, estratega como él solo, logró meter a la burguesía en la constitucionalidad al conducirla derechita a una victoriosa contrarreforma en el 2007; a partir de allí, la constitución pasa a ser la joya de la corona para tirios y troyanos.

Consulta popular en miranda
Poder popular garantía de democracia protagónica

La participación popular como principio constitucional

Toda participación ha de ser organizada y colectiva para que tenga efecto y sentido soberano (Art. 5 CRBV); el presidente Chávez, entendiendo esta premisa constitucional y la necesidad de desarrollarla, impulsó la creación de los consejos comunales y las comunas mediante leyes orgánicas que les permitan a los ciudadanos el rol democrático, participativo y protagónico.

Este transversal derecho constitucional hace que derecha se mantenga gritando; el diablo, coincidiendo en los intereses la oye y le instruye, con las opciones bajo la mesa, desconocer la CRBV.

Pasan los años y aparecen las dificultades advertidas por Comandante Chávez y la adefesiosa oposición ganó la Asamblea Nacional en 2015. Ésta, anunciando jaque y mate en 6 meses asume una advenediza constitucionalidad que al final la llevó al adefesio jurídico, eso sí, sin importarle lo que pensara el pueblo ni del resto de las instituciones bolivarianas. 

Sin brújula constitucional real y utilizando las más variadas formas y medios nacionales y extranjeros, los extremistas mentalizaron abandono de cargo, enfermedad mental, usurpación y pare de contar contra el presidente Nicolás Maduro. Alegan la “activación” del Art. 330 con el solo objetivo de destruir todo, mientras, en su real violencia dejaron centenares de asesinados durante las llamadas guarimbas en nombre de los derechos humanos.

El presidente Nicolás Maduro, sin hacerse esperar dio la respuesta constitucional: «Constituyente para retomar la paz y reforzar la constitución«.

Nicolás Maduro pasa a ser el enemigo táctico

Sin importar la vida humana que quitaron defendía los derechos humanos

El desmontaje de la derecha está definido en el Plan País, así, sin consultarle a nadie, inventa una fulana reconstrucción institucional y retorno al «ejercicio pleno de las libertades democráticas». Pretenden bajo el pretexto, una “significativa y estructural expansión fiscal financiada” por supuesto, «con recursos externos» (FMI y el BM), el objetivo, nada menos que el desmontaje de toda la constitucionalidad bolivariana. En contrasentido y escodiendo el interes conspirativo, se sustentan en la trampa tumba gobierno, aspectos “económicos indispensables”, a saber:

  1. PDVSA sería sustituida y administrada por una Agencia Venezolana de Hidrocarburos bajo una entidad reguladora independiente y transparente para la administración eficiente, autónoma y técnica de los yacimientos, que tenga a cargo la ejecución de rondas regulares de licitación petroleras y gasíferas (Apertura Petrolera)
  2. Sector agropecuario: la fulana reconstrucción está concertada bajo la óptica de la Banca Mundial estimularía la de inversión extranjera con la premisa de la propiedad de la tierra, pues, siendo la causa del golpe de estado 2002, no tendrán que derogar la Ley de Tierra y Desarrollo Agrario.

Consulta popular en Miranda VS el Plan País de los extremistas

Los revolucionarios, desprendidos de la trampa economicista se afianzan en el bien más importante históricamente concebido en una república soberana, lo político, que en el espectro más amplio significa la participación y el protagonismo del pueblo, recogido constitucionalmente en las leyes del Poder Popular y sus Consejos Comunales y Comunas.

Recientemente se celebró un referendo consultivo en el estado Miranda, donde las personas respondieron la pregunta: ¿Está usted de acuerdo con que la administración, recaudación y coordinación de los fondos por aplicación de la Ley de Convivencia para la Seguridad y la Paz Ciudadana, sean transferidos a las Comunas?

El gobernador Héctor Rodríguez, con todo sustento constitucional aseveró que el elemento central de la consulta es darle más poder al pueblo, más transferencia de recursos y más tomas de decisiones para lo/as mirandina/os, reafirmando “con más democracia participativa y con más poder popular lo que el pueblo diga es lo que vamos a hacer”.

Todo esto señala que burguesía venezolana, como muestra del odio a la participación y protagonismo del pueblo, ante la consulta popular en Miranda, maniobrando con las paternalistas y antiquísimas asociaciones de vecinos, claramente marca la agenda destructivista cuyo eje central es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pues, sabe que con su vigencia definitivamente no podrá gobernar.

NO DEJES DE LEER: OPOSICIÓN APUESTA A LA VIOLENCIA EN VEZ DE AL DIÁLOGO

Ciudad VLC/Gustavo Claret VQ

Deja un comentario