La defensa de Julian Assange busca demostrar que el gobierno de Estados Unidos (EEUU) barajó la posibilidad de secuestrar al activista australiano o de envenenarlo.

El lunes pasado fue la primera audiencia de juicio en el que se tiene que determinar si se extradita al periodista y fundador de WikiLeaks, de Reino Unido (UK) a EEUU, donde está acusado de 18 delitos de espionaje y conspiración.

En dicho contexto, este martes se celebró la segunda audiencia de juicio contra el australiano, por su parte, la defensa solicitó la entrega de documentación que probaría intentos de atentar contra la vida y la seguridad del periodista.

 

Defensa de Julian Assange asegura que EEUU espió al periodista

Edward Fitzgerald, el principal letrado de la defensa de Assange, explicó ante el tribunal que solicitaba a la Justicia británica la entrega de los elementos del procedimiento abierto en España sobre la vigilancia ilícita por parte de EEUU de la que fue objeto su cliente cuando estaba refugiado en la Embajada del Ecuador y que llevó a cabo una empresa española.

 

Defensa de Julian Assange
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, abandonando la Corte de Magistrados de Westminster en Londres.

 

De igual forma, se refería a conversaciones en las qué desde la compañía a cargo de la seguridad en la Embajada ecuatoriana en la capital británica, donde Assange estuvo asilado durante siete años, se preguntaba si se debían utilizar medidas más extremas, como el secuestro o el envenenamiento de Assange en la sede diplomática, según apunta AFP.

Además, la defensa de Julian Assange tienen la intención de llamar como testigo a un exempleado de la compañía de seguridad española que corroboraría las conversaciones, según publica The Guardian.

Assange comparecerá ante el tribunal durante toda esta semana antes de que la audiencia se aplace hasta el 18 de mayo, cuando se reanudará durante tres semanas más.

El activista australiano está acusado en EEUU de 18 delitos, 17 de ellos por violación de la ley de espionaje estadounidense, por la filtración de documentos sobre actividades de EEUU durante las guerras de Irak y Afganistán, la base de Guantánamo y otros asuntos.

Si se lleva a cabo la extradición del periodista, éste podría ser condenado a 175 años de cárcel.

 

Ciudad VLC / Tomado de Actualidad RT.

Deja un comentario