En la víspera del Día de Reyes ocurrieron en Venezuela par de eventos, a cuenta del artículo 219 constitucional, en el que se eligen dos juntas directivas para la Asamblea Nacional.

Pero, más que dos juntas directivas pudiera concluirse que son dos Asamblea Nacional que estarán en disputa de la titularidad del Poder Legislativo venezolano para este quinto y último año de la presente legislatura.

La directiva electa y juramentada el 5E en el salón de sesiones Palacio Federal Legislativo quedó integrada de la siguiente manera: Luis Parra (Primero Justicia) como presidente; Franklyn Duarte (Copei) como primer vicepresidente; José Gregorio Noriega (Voluntad Popular) como segundo vicepresidente y Negal Morales (Acción Democrática) como secretario.

directivas

La directiva paralela “presidida” por Juan Guaidó incluye a Juan Pablo Guanipa, como primer vicepresidente y a Carlos Eduardo Berrizbeitia como segundo vicepresidente.

Precisamente, este es el último año, el reservado para efectuarse los comicios de la nueva bancada parlamentaria, que debe arrancar el 5 de enero del 2021.

De tal manera, que los hechos que surjan de las presentes tensiones pudieran incidir en la planificación de las venideras elecciones de la AN.

Fractura de las oposiciones

Entonces se eligieron dos directivas a la Asamblea Nacional,  a persistencia de la fractura existente en el seno de la oposición a la Revolución Bolivariana, y a las fracturas internas en cada una de las organizaciones políticas de derecha que integran esa línea opositora.

A los problemas internos que ocurren en el seno de Acción Democrática, Copei, Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y hasta en minúsculas organizaciones de derecha, se observa la sumatoria de conflictos en lo que se llama de manera genérica: oposición (Coordinadora Democrática, Mesa de la Unidad Democrática, Frente Amplio).

Cuando se llega al 5E, en la oportunidad de elegir la nueva directiva de la AN, queda en claro lo que venían anunciando los medios, y expresado en las redes: que un sector de los diputados opositores, cerca del 30 por ciento, estaba dispuesto a montar tienda aparte a la línea de Juan Guaidó.

Las diferencias, de lado y lado, por acusaciones recíprocas de corrupción y traición, terminan por concretar el anuncio del parlamentario opositor (expulsado de Primero Justicia), José Dionisio Brito Rodríguez, de presentar en la sesión del 5E una fórmula distinta a la de Guaidó para designar la nueva junta directiva.

Cambia derrota por Plan “B”

La figura de Guaidó como presidente de la AN, y con ello el de «presidente interino» de Venezuela, no podía lanzarse por un barranco, dejando en ridículo al imperio y al séquito de países que le secundan en las acciones injerencistas contra el país latinoamericano.

El anuncio de quiebre de la bancada opositora y la reincorporación del chavismo o bloque de la patria al parlamento, se sumó a la merma presentada por el número de parlamentarios que huyeron del país luego de haber cometido graves delitos.

Ante esta situación, la línea de Guaidó no sólo se quedó en la maniobra de mitad de diciembre de modificar el Reglamento de Interior y de Debates, buscando incorporar a los diputados que están en el exterior a una sesión con quórum virtual.

LEER MÁS: LOS 5 GOLPES FRACASADOS DE LA OPOSICIÓN VENEZOLANA EN 2019

directivas

También establecieron un plan “B”, como fue la actividad, en la sede del diario El Nacional, en la que anunciaron la participación de 100 diputados, números que no cuadran al compararse con lo ocurrido antes en el Palacio Federal.

Guaidó nunca tuvo los números

En la sesión del 5E, donde se eligió la nueva directiva encabezada por el diputado Luis Eduardo Parra, llegaron a estar presentes 150 parlamentarios, de ellos 81 le dieron apoyo y voto a la única propuesta que había en mesa.

De haberse presentado otra propuesta habría obtenido, como máximo, 69 votos, razón por la cual Guaidó no ingresó al palacio y procedió a posicionar la matriz que no lo dejaron entrar, reforzado con la imagen tratando de saltar una cerca, justo cuando el diputado Parra ya había sido juramentado.

El parlamento venezolano cuenta con 167 diputados, de tal manera que  si 81 votaron por Luis Parra, entonces los números que sacan de la sesión realizada en El Nacional, en el mejor de los casos debió ser 86, pero esto no es así, porque los diputados inhabilitados y los que están fuera del país suman 27.

Sencillamente se sentaron cerca de 50 diputados y también sus suplentes el resto lo completaron con familiares y otros invitados.

“Directiva” paralela sin despacho sin oficinas, sin secretaría

El martes 7 de enero la directiva presidida por Luis Parra sesionó por primera vez.

Allí se aprobaron las actas de la sesión de instalación del 5E, se abordaron puntos diversos de funcionamiento del parlamento y otros aspectos vinculados con la economía del país.

directivas

Minutos más tarde, una vez concluida la sesión, al palacio irrumpió el diputado Juan Guaidó acompañado de unos 50 parlamentarios que le respaldan y con ellos un tropel de camarógrafos, reporteros gráficos, periodistas y equipo de seguridad, para sumar más de 200 personas.

Una vez en el  Palacio Federal Legislativo Guaidó pudo constatar que no dispone de oficinas ni de la secretaría de la AN.

El tropel, una vez al salón de sesiones, no les quedó otra cosa que volver a “juramentarse”, libreto para los medios, reconociendo de esta manera no haber quedado satisfecho con lo acontecido el 5E en la sede de El Nacional.

Guaidó  y los 200 que le acompaña jugarán al desgaste, al sabotaje de los actos del parlamento.

Igualmente no descartará  las acciones que busquen “quebrar” al presidente Luis Parra y al mismo José Brito para que estos renuncien a sus posturas.

La divergencia opositora es por plata

Las divergencias ocurridas en el seno de la oposición, particularmente en la AN durante 2019, tienen un origen económico.

Quienes desde el seno de la oposición, incluyendo a voceros de la bancada de la derecha en el Parlamento venezolano, se han enfrentado a Guaidó reiteran las acusaciones de corrupción, recordando los hechos ocurridos en Cúcuta a raíz del ingreso fallido de la “ayuda humanitaria”. Han insistido en que Guaidó explique el destino de millones de dólares que ha recibido.

José Brito, al frente de la rebelión contra  Juan Guaidó, ha reclamado que los parlamentarios de las regiones han estado desasistidos por parte de quien fue presidente del ente legislativo.

LEER TAMBIÉN: ¿ENTENDERÁ LA DERECHA AL PUEBLO VENEZOLANO?

Ciudad VLC/William Hernández

Deja un comentario