Y ganó Maduro

Legal y legitima la victoria del Camarada Nicolás Maduro Moros en las elecciones del domingo pasado, lo que lo hace presidente para un nuevo periodo. Redondeando resultados, habrá obtenido más de 6 millones de votos, muchos más que los casi 2 millones que obtuvo Henry Falcón y que el millón de Javier Bertucci (me perdonan lo inexacto de los datos, pero al momento de escribir esta columna aún no se tenían resultados totales oficiales). La abstención, posición política válida de quienes decidieron no votar, estuvo por el orden del 52 %.

 

elecciones

En este panorama, la victoria de Nicolás Maduro fue abrumadora y mayoritaria. Ganó fácil y en buena lid. ¿Que la abstención fue grande? Esa no se cuenta para los resultados electorales y eso lo saben todos; queda para los análisis políticos (que ya haremos), pero no es instrumento para objetar los resultados.

 

Por cierto: Rafael Caldera ganó una vez la presidencia de la República con sólo el 30% de participación y con un margen muy pequeño de diferencia; nadie objetó su victoria y fue reconocido de inmediato por todos los gobiernos del mundo (gobiernos que hoy día critican nuestro proceso a pesar de que ellos fueron elegidos por porcentajes que rara vez exceden el 50% de participación). Valga la comparación para recordar a los “viudos de la cuarta república” que deben respetar al pueblo que decidió con su voto, reelegir al Presidente Maduro. Hubo elecciones claras y transparentes, tal vez las mas “observadas” del mundo y tenemos unos resultados que nadie puede objetar. Sobre eso que no quede ninguna duda.

 

Abstención, mal de morir

Se entienden los abrazos, las felicitaciones, los cohetes, las celebraciones. Pero pasado ese momento, que debió ser breve, creo que es hora del balance. Y lo primero que hay que evaluar seriamente es la abstención, que pasó del 50 % y que es, en su mayoría, chavista. Que no se equivoque la oposición disociada pensando que la gente no votó atendiendo a su llamado; no señor. La mayoría del pueblo chavista no votó porque se siente desatendido, porque en la cara de alcaldes, militares, policías y funcionarios de toda índole les venden el paquete de harina pan que marca 120 mil bs en 800 mil bs… Y nadie hace nada..!!

Porque los Bonos del Carnet de la Patria ya no alcanzan ni para medio cartón de huevos y ya no emocionan. Porque la especulación y la usura reinan en el mercado y están acabando con el pueblo y no hay respuesta del gobierno. Porque los comerciantes, industriales, importadores y distribuidores de alimentos hace tiempo que se llevaron la alegría del venezolano que ya ni una torta de cumpleaños puede picar. Y todo ocurre delante y con la aprobación tácita del gobierno que tenemos y controlamos, en todas sus instancias. En este panorama: ¿cómo no va a haber abstención? Gran parte del pueblo Chavista no votará jamás por la oposición, pero asumió la abstención como castigo.

Y calladamente aprueban el triunfo de Maduro, sin celebraciones. Pero se espera la solución de los problemas y rápido, pues el pueblo no aguanta más. Hoy es la abstención pero mañana la respuesta del pueblo puede ser otra. El que tenga ojos que vea!

 

Falcón, el desconocedor:

No había emitido el CNE el primer boletín oficial cuando ya Henry Falcón declaraba que no aceptaba los resultados. Claro, las proyecciones de su estrepitosa derrota eran claras y cual político desorientado que es, sin palabra y sin coraje, salió corriendo a gritar trampa.

 

elecciones

 

Y habló mal de un CNE que prácticamente lo complació en todas las exigencias que hizo durante la campaña. ¿La verdad? Su candidatura no cuajó, no pudo vencer a la oposición disociada y violenta que amenazó y chantajeó a un amplio sector, sobre todo de la clase media, para que no votara. Eso sumado a su carácter gris y su propuesta confusa hizo que no levantara ni un suspiro en los sectores opositores que prefirieron no votar o lo hicieron por Bertucci. Total, que término Falcón la jornada electoral de manera triste, balurda y hasta ridícula: desconociendo no los resultados, sino el proceso del cual y al cual acompañó.

 

Números:

Ya los dio el CNE, esos que son oficiales y van a las estadísticas. Y los que nadie debe objetar, pues son transparentes, claros y precisos. ¿Que ud no votó? Pues es su posición y se le respeta. Pero en todo caso, veamos los otros números, los que deben ser objeto del análisis político. Y hagamos redondeo, para facilitar las cosas (además, a la hora de escribir esto, no se tienen los resultados finales).

El padrón electoral es de 20 millones y medio de votantes y más de la mitad no votó. Eso es malo, sobre todo para nosotros que en el chavismo hemos impulsado la participación y protagonismo del pueblo y elevado sus niveles de consciencia. Pudiéramos hablar entonces de una abstención consciente, como posición política seria y responsable que no se vio reflejada en ninguna de las opciones. El Presidente Maduro fue reelecto con más de 6 millones de votos, lo cual significa un poco más del 30% de los electores inscritos en el REP. (Por cierto, el porcentaje de votos de Falcón y Bertucci comparados con el padrón electoral es pírrico).

 

Leer más: DESDE EL OPINÁCULO-GANÓ LA CONCIENCIA

 

Abstención y porcentaje de votos obtenidos en referencia al total de inscritos son entonces dos elementos importantes a la hora de hacer un balance serio, que lo temprano del evento aun no permite. Guerra económica, incapacidad del gobierno para resolverla, manipulación mediática opositora, fallas en el transporte y la movilización, saboteo de los servicios públicos, especulación, bachaqueo, usura, mafias cívicos-militares de alimentos, etc, etc, son también elementos importantes del análisis, el cual es necesario y urgente. Paso previo a la corrección de errores, a la búsqueda de respuestas para el pueblo; para el que se abstuvo y para el que votó.

Carnet de la Patria y fidelidad Chavista:

Por Maduro votamos los chavistas, los de siempre, los fieles al legado del Comandante Chavez y los que creemos que un mundo mejor es posible en un país soberano e independiente. Esos que con bonos o sin bonos, con carnet o sin carnet, saldremos a defender este proceso político porque creemos en el con sus aciertos y errores. Los demás, los oportunistas con carnet, los “cobradores de bonos”, los funcionarios “rojitos” enchufados en el gobierno pero que no esconden su corazón opositor, los tránsfugas y traidores de siempre, esos o no votaron o lo hicieron por alguien distinto a Maduro.

 

¡Porque como hay opositores en el gobierno! Y calladitos esperaban una derrota de Maduro como ahora esperaran una intervención gringa, mientras se disfrutan los sueldos, camionetas y mieles del poder que usufructúan. Ayer votó el pueblo. Y su voto fue libre y soberano. Los otros, los presuntos chanteajados, ni bolas nos pararon!!

 

Grupo de Lima:

Por ahí salieron ya los gobiernos lacayos de USA en latinoamerica desconociendo nuestras elecciones, manipulando verdades, condenando la “violación” de supuestos derechos que ellos en sus países no reconocen ni practican.

 

elecciones

 

Ellos que algunos son resultado de procesos espurios (caso Brasil), con gobiernos terriblemente corruptos (caso Perú), casi todos electos en procesos cuestionables y cuestionados con bajísimos niveles de participación, vienen hoy a constituirse en tribunal inquisitorio para juzgarnos y condenarnos. Y lo peor: hablan de su “preocupación” por una crisis humanitaria de la cual, en todo caso, son responsables y cómplices junto a su amo del norte. ¿Que no reconocen las elecciones de Venezuela? Total: ni nos importa. O como decía mi abuela: Pa la leche que da la vaca!

 

La hora del Pueblo:

Así dice el himno del PSUV y debemos hacerlo palabra cierta. Es hora que el Presidente Maduro con su gobierno y junto al pueblo, tome las medidas necesarias para enderezar el rumbo. Control de precios de manera inmediata, atacar sin piedad a las mafias cívicos-militares que controlan la distribución de alimentos y que nos están matando de hambre con la especulación y el bachaqueo, revisar el gobierno en todas sus instancias y sacar a tanto opositor infiltrado que sabotea y perjudica la acción de gobierno (esto incluye familias, amigos, amantes y amantos, compadres y todo aquel que llegó al gobierno no por méritos, formación y militancia), revisar ya el sistema cambiario de divisas y tomar una decisión al respecto que favorezca al pueblo y no a los importadores, etc. En esas y otras, me anoto yo.

 

Ciudad VLC/ Elucubraciones /@JoseGBlancoC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here