Ante la encrucijada política, cultural y civilizatoria, resulta un privilegio contar con la palabra orientadora y siempre oportuna de un académico y diplomático de la estatura de Fadi Kallab, quien es Cónsul Honorario de la República de El Líbano, en Valencia, estado Carabobo, y miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez.

 

En sus reflexiones, Kallab analiza las causas que motivan la actual agresión imperialista contra la República Bolivariana de Venezuela.

 

En función de contextualizar el origen de la actual coyuntura política, refiere que al asumir el poder el comandante Chávez, en febrero de 1999, el Presidente despliega una propuesta específica y fenomenal como fue el llamado a la Asamblea Constituyente.

 

En este sentido, Kallab explicó el para qué de ese llamado y qué salió  de esa Constitución de 1999.

 

Kallab

“Cambios extraordinarios y revolucionarios. De allí que dejamos el criterio de la democracia representativa, recogido en la Constitución de 1961, y asumimos el proceso de Democracia Participativa y Protagónica previsto en nuestro texto constitucional vigente, y esto significa darle poder al pueblo, que es lo mismo que quitárselo a la burguesía, que lo obtenía por vía constitucional, y así las multinacionales y el imperio no tenían nada que ver con las necesidades de nuestro pueblo”, reseñó el diplomático.

 

 

En este mismo orden, aseguró que anteriormente los gobiernos eran usados por la burguesía como intermediarios entre EE.UU. y las riquezas que tiene Venezuela.

 

“Esto se mantuvo durante casi siglo y medio, y quienes de alguna manera trataban de impedirles o hacerles más costoso el acceso a nuestros recursos se los fueron llevando por delante, incluyendo a Marcos Pérez Jiménez, que en su afán de construcción de infraestructuras, les quiso incrementar los impuestos a las empresas petroleras”.

 

Voracidad de los EE.UU.

“En una oportunidad, Fidel Castro le dijo a Chávez que dejara de decir que Venezuela poseía las mayores reservas de petróleo, de oro, diamantes y demás riquezas naturales, porque eran una tentación para los Estados Unidos, él le dijo que no, porque ya los EE.UU. lo sabían, pero quien no lo sabía era el pueblo venezolano, y era necesario que este pueblo entendiera la naturaleza y causa de la agresión imperialista y la necesidad de estar unidos para defender nuestros recursos. Y resulta que ahora la guerra va directamente contra ese pueblo, así lo han confesado, por primera vez y de forma directa, los Estados Unidos, a través de su actual  Secretario de Estado, quien ha dicho: ‘No tienen alimentos, no tienen medicinas, no tienen electricidad y no tendrán Nicolás Maduro’”.

 

¿El fin de la historia?

Los sustanciales cambios geopolíticos acaecidos al final de la década de los ochenta significaron para muchos analistas el fin de la historia, la teoría del “Fin de la Historia” fue la primera elaboración de un paradigma de gobernanza para la post Guerra Fría, destacando los engañosos textos de Francis Fukuyama, por eso Kallab sostiene que el proceso iniciado por el Comandante Chávez fue sumamente peligroso para el imperialismo y su burguesía.

 

 

“En las décadas ‘80 y ‘90, sobre todo a raíz de la caída de la Unión Soviética, EE.UU. se convierte en un hegemón, donde el mundo es unipolar, tanto así que decretaron el fin de la historia, la muerte del socialismo, de allí que solo existían los Estados Unidos de Norteamérica y entiéndase por EE.UU. no un Estado, sino una concepción de Estado Corporativo, que no tiene límites territoriales, morales ni escrúpulo alguno en la consecución de sus beneficios”, detalló.

 

Kallab recordó que entonces en Venezuela nace un nuevo Estado con poder popular, que antes estaba en manos de la burguesía, y es cuando Chávez empieza a cosechar la idea del Socialismo a la venezolana y del siglo XXI, y termina estimulando, creando y conformando la idea de que la única manera de llegar a satisfacer las necesidades del pueblo es a través de éste. De esta forma, su posición en una reunión del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en Canadá, cuando aún estaba solo, aislado.

 

Cinco años después había logrado sepultar el ALCA, en Mar de Plata (Argentina) y prendido entonces la idea en todo el continente, por lo que Venezuela empieza a dejar de ser un país aislado para insertarse en el concierto de las demás naciones. Fue así como nació el concepto de pluripolaridad y multipolaridad que es totalmente contrario al concepto hegemónico de los Estados Unidos de Norteamérica.

 

El proceso bolivariano significa la muerte del proceso neoliberal

 

Indicó el diplomático que se construye una sociedad participativa y protagónica, con la salvedad de que esto es peligroso para los intereses del imperialismo, de allí que Venezuela esté siendo sometida a incesantes ataques.

 

“Quizás si esto lo hubiese comenzado cualquier otro pueblo con menos posibilidades de éxito que Venezuela, que tiene las mayores reservas petroleras, auríferas, diamantíferas, de coltan y torio a nivel mundial, los resultados fuesen otros. Indudablemente, Venezuela tiene la posibilidad de tener éxito porque el proceso bolivariano significa la muerte del proceso neoliberal; por eso y desde 1999 la nación está siendo sometida a ataques incesantes por parte del imperialismo, que hoy arrecia de forma brutal, y como lo ha dicho el canciller Jorge Arreaza en el Consejo de Naciones Unidas: ‘Ya EE.UU. no está detrás del golpe de Estado en Venezuela, están al frente’”.

 

 

Leer también: Gobierno devela red golpista y de corrupción denominada Cocoon 2.0

 

 

El personajillo autoproclamado

Kallab aseguró que el pueblo venezolano se encuentra en resistencia y creación heroica, y que cada embate del imperialismo es enfrentado con paciencia, mientras las acciones criminales de Trump encuentran su caja de resonancia en la oposición criolla liderada a lo interno por el títere autoproclamado.

 

“Trump, su secretario de Estado y sus asesores de seguridad, dan instrucciones a nuestras FANB a nuestro pueblo, a salir a la calle, a desconocer a Nicolás Maduro como presidente constitucional de la República, y giran instrucciones directas a quienes los representan en el concierto político en el país”, sostuvo.

 

Kallab indicó que quienes han representado a los EE.UU. desde hace mucho tiempo, ya no les son útiles porque han demostrado su incapacidad, en referencia a AD, COPEI y sus derivados. “Entonces buscan una figura alternativa como lo es Juan Guaidó, a quien ellos en la primera semana de diciembre del 2018 ya habían convertido en el futuro presidente de la AN”.

 

“A Guaidó lo conocieron en 2005 y lo fueron moldeando, formando, instruyendo, hoy todo está al descubierto, cuando nadie sabía ni conocía de Guaidó en Venezuela, ya EE.UU. lo había determinado en una reunión que sostuvieron brasileros y colombianos con éste en el Departamento de Estado, y para la primera quincena de diciembre de 2018, acordaron que él se convertiría en el nuevo presidente de la AN, aunque por orden sucesoral le correspondía al diputado Juan Andrés Mejías y no a Guaidó, por la situación de que los demás están fuera del país o asilados”.

Libia, Irak y Siria claros ejemplos de destrucción

Para el también experto en temas del Medio Oriente es imposible no encontrar similitudes entre Siria Libia y Venezuela. Kallab toma aliento para disertar sobre un escenario que no le es ajeno.

“¿Y cuál es la idea?  Pues precisamente el tema que ha regido a los EE.UU. en su relación con Libia, con Irak y particularmente con Siria, es de acabar con la institucionalidad; por ello cuando intentaron el magnicidio en grado de frustración el 4 de agosto confesaron que la acción la tenían prevista para el 5 de julio o para el 24 de junio, y no se pudo llevar a cabo por problemas técnicos que tuvieron con los drones, y uno se pregunta ¿acaso que el presidente Maduro solamente en ocasiones se encuentra al descubierto?, él todos los días está en la calle, pero ellos no pretenden solo la vida del presidente Maduro, pretenden aniquilar los poderes públicos, el alto mando militar e incluso el cuerpo diplomático que ese día se encontraba en las tribunas; todo ello para crear el caos con miras a la desarticulación y destrucción del Estado nacional”.

 

El imperio del caos

El tiempo se acorta para Trump, quien dejará la Casa Blanca dentro de año y medio y aún no muestra éxito en sus macabros planes contra Venezuela, lo cual prefigura una escalada de acciones desesperadas.

 

“Nos estamos enfrentando a la maquinaria imperial más poderosa de la tierra, dirigida por una élite racista, de la supremacía blanca neo conservadora, y no solamente al títere inhabilitado de Guaidó, a quien su base social ha catalogado como mercader de ilusiones”.

 

“Todos recordamos a Sadam Hussein y a Muamar Gadafi, ¿quién recuerda quién los sustituyó, o quién gobierna Irak o Libia después de ellos?  La respuesta es el caos; porque solo a través del caos, después del blindaje que se hizo con la promulgación de la nueva constitución en 1999, solo a través del caos es que pueden acceder a los ingentes recursos naturales de la República Bolivariana de Venezuela. El artículo 12 dice que las aguas territoriales y sus riquezas forman parte del patrimonio de la República y son bienes inalienables e enajenables, igual que el decreto de Simón Bolívar en 1819, que reservó para el Estado lo existente en el subsuelo. Entonces para controlar esos recursos es necesario desintegrar la Constitución, y por ello la están golpeando y desconociendo, cuando dicen que hay una Fiscalía General de la República fuera del país, un TSJ en el exilio, cuando sabemos todos que Caracas es la sede de los poderes públicos (…) están vulnerando la Constitución. Así también la pudieran violar para permitir que las transnacionales tengan acceso a nuestros recursos petroleros”.

 

 

Leer también: Pedro Téllez: Todos somos susceptibles a la guerra psicológica

 

 

 

 

Ciudad VLC/Ismael Noé

1 Comentario

Deja un comentario