Si hoy existiese un premio para distinguir al mejor arquero del mundo, seguramente no tendríamos suspenso, ni intrigas para alimentar las crónicas durante la serena espera a otra gran jornada del fútbol internacional. El premio de oro, sin discusiones admisibles, sería adjudicado al criollo Wuilker Fariñez.

 

Si algo faltaba para desmoronar los últimos argumentos que pudiesen oponerse a la entrega del galardón grande se despejaron durante el partido entre la Vinotinto y Perú, por la primera fecha de la Copa América Brasil 2019, con sus tapadas increíbles realizadas ante feroces embestidas de Paolo Guerrero y compañía.

 

 

NO DEJES DE LEER: VINOTINTOS Y CANARINHOS SIGUEN EN DEUDA CON SU HISTORIA  

 

Fariñez

Por eso, si mañana mismo hubiese un plebiscito popular y espontáneo, sería unánime el voto de los aficionados de nuestro continente.

 

El premio sería para el chamo Wuilker, sin ternas que distrajeran la atención sobre su nombre. Ni rival que se acercase a una labor parecida en lo concerniente al arte de la agilidad y la salida precisa.

 

En estos momentos de la Vinotinto, donde cada partido de Copa América es televisado y fotografiado a nivel mundial, Fariñez es protagonista principal. Destacando sobremanera, en medio del torbellino vinotinto, su figura, saltos y decisión para jugarse la vida en los achiques.

 

 

Y es que Wuilker es el arquero del momento. Sus méritos ante el jurado especial serían avalados por una frondosa colección de premios y medallas.

AL MEJOR ACTOR DE REPARTO

Es probable que para un arquero, lo mejor sea jugar en una escuadra defensiva. Con diez compañeros adelante, apretándose para evitar que le manden un pelotazo, abocándose por sacar un empate a cero.

 

El versátil Fariñez se siente jugador de equipo. Necesita que la Vinotinto juegue al esquema que más le conviene.

 

A Wuilker no le interesa que todo el mundo se sume a la defensa. Porque es un método que le ha dado resultados a la escuadra dirigida por Rafael Dudamel.

 

 

En entrevistas de prensa, Wuilker suele afirmar que la defensa no está tan mal conformada como suele la prensa decir, elaborando críticas algo exageradas: “Pienso que nosotros jugamos mal cuatro partidos, y a partir de allí, se generó toda la crítica. Por eso les digo, yo soy el arquero de la Vinotinto. Y quiero que juguemos a la ofensiva. A meter goles. Aunque me ganen tres veces o me hagan cuatro goles, que nuestra selección anote la cantidad suficiente para ganar y brindarle una inmensa alegría a nuestra gente”.

 

Esta Copa América será la prueba de fuego que servirá para demostrar que la Vinotinto está para grandes cosas. Porque además se lo merece, porque el equipo lucha para Catar 2022 y debe estar capacitado para ganar en cualquier parte del mundo.

 

SABE QUÉ DEFECTOS CORREGIR

Han sido pocos los partidos en los que Fariñez ha sido peloteado y ha tenido la suerte de adaptarse con solvencia a las necesidades del equipo y a cualquier sistema táctico.

 

Listo para enfrentar cualquier contraataque rival, cuando le toca andar bien, lo sabe. Asimismo cuando se equivoca. Sabe bien, los defectos que le faltan por corregir.

 

Fariñez

“Los defectos prefiero no decirlos. Bastante se me notan en la cancha para que yo los publique y me exponga a que lo conozcan los contrarios”.

 

Sin lugar a dudas que Fariñez anda en su mejor momento. Porque no es lo mismo jugar bien en un club de arrastre popular, como Millonarios o el Caracas, que en esta Venezuela de la que habla todo el país, televisada en cada partido.

 

“Estoy orgulloso de atajar en esta vidriera que representa la Vinotinto. Muy contento por haber triunfado en un par de duelos bravos ante los incas. En el fútbol, tuve la suerte de encontrarme siempre rodeado de personas capaces de aconsejarme. Por eso, nunca pierdo la oportunidad de destacar lo que significan los amigos en mi vida. Y lo agradecido que estoy a la gente que me ayudó. Son muchos”.

 

 

Fariñez define algunas reflexiones a las que se llega por esas experiencias de vida en el deporte: “No sé cómo resumir que es la experiencia, pero la noto en la cancha. Creo que las incorporaciones a una selección nacional deben hacerse como las hizo Dudamel, eligiendo buenos jugadores, pero que además sean excelentes personas. No tengo dudas de que Venezuela no se equivocó con ninguna incorporación. Creo que un equipo que quiere clasificar al mundial Catar 2022 debe mostrar matices diferentes. Atacar cuando corresponda, y al venirse encima los rivales, hay que meter y luchar, como lo hicimos contra Perú. Este partido define bastante nuestra esencia», manifestó el caraqueño.

 

 

LEER MÁS: MIGUEL CABRERA SE RESISTE AL RETIRO 

 

 

Ciudad VLC/Claudio González Luna 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here