Latinoamérica

China y Rusia y su acercamiento hacia Latinoamérica amenaza a Estados Unidos (EE.UU.), que considera «alarmante» su presencia en la región, según se desprende de las declaraciones que realizó este viernes el secretario de Estado de la nación norteamericana, Rex Tillerson.

Durante una alocución, Tillerson afirmó que “Latinoámerica no necesita nuevos poderes imperiales que solo buscan beneficiar a su propia gente”.

Estas declaraciones ocurrieron tras las afirmaciones del mandatario de EE.UU., Donald Trump sobre que Rusia y China son una amenaza para los valores de su nación y que, para hacer frente a esa amenaza, Washington debe modernizar su arsenal nuclear.

En relación a estas acciones, el funcionario estadounidense inició una gira de seis días por cinco países de Latinoámerica: México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

 

Leer más: Evo a América Latina: Hay que enfrentar la amenaza de EEUU

 

Intereses de EE.UU.

A lo largo de su historia, grandes grupos económicos y el propio Gobierno estadounidense han instalado numerosas bases militares en la región, con la intención de hacerse con el control de los recursos naturales existentes.

Casos como la guerra del agua o la lucha por la recuperación del gas en Bolivia, las movilizaciones y conflictos por el petróleo en Ecuador y Venezuela, las disputas contra los proyectos mineros en Perú o Guatemala, o incluso el movimiento de perjudicados por las represas en América Central, evidencian las intenciones injerencistas de Estados Unidos a lo largo de su historia.

Según afirmó el constituyentista y académico venezolano Julio Escalona, la gira de Tillerson responde a la agenda de la política exterior y la economía estadounidense, basada en la violencia y la industria bélica, y que se encuentra actualmente en desventaja frente a otras economías sustentadas en la producción real como la de China.

Además, ciertas decisiones tomadas por Trump durante su primer año de mandato han tenido como consecuencia la crítica de naciones referentes del continente. Su política nacionalista y proteccionista, concretada con acciones como la salida del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés), han generado rechazo en Gobiernos de la región.

En relación a la conducta de Trump, hay que destacar las reiteradas agresiones verbales del mandatario contra naciones como Venezuela o Cuba, junto a la postura vehemente de la nación norteamericana de intervenir en ambos Gobiernos legítimos.

Fortalecimiento de relaciones de Moscú y Pekín con Latinoamérica

La distancia hacia EE.UU. ocasionó que los países de Latinoamérica demostraran un mayor interés en coordinar acuerdos conjuntos tanto con Rusia como con China, como quedó demostrado durante la más reciente cumbre entre el canciller chino, Wang Yi con los cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“China tiene la estrategia de beneficio mutuo y ganancia compartida (…), tiene la determinación y confianza de tomar un camino de fortalecimiento diferente de otros grandes países tradicionales”, afirmó Yi durante el encuentro ocurrido en Santiago de Chile.

Wang destacó el interés de China en profundizar el desarrollo de una “gran industria soberana de avanzada” en la región, así como también el facilitar el comercio y la inversión de su país y participar activamente en los proyectos de interconectividad marítima y territorial, entre otros.

En cuanto a Rusia, el Departamento Latinoamericano del Ministerio ruso de Exteriores declaró en 2017 que los lazos de su país con Latinoamérica no dependen de relaciones con terceros países, y que Moscú solo busca la cooperación con la región, «sin actuar contra las relaciones históricas de América Latina con EE.UU.».

 

«Para todos los países de América Latina y el Caribe, el desarrollo de  vínculos con Rusia es una parte importante de su política nacional», indicó Alexánder Schetinin, director de esa institución.

 

El refuerzo de estos vínculos han generado consternación en EE.UU., que se ha caracterizado por mantener una constante presencia en la región e interferir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de las naciones latinoamericanas.

 

Ciudad VLC/Telesur

2 Comentarios

Deja un comentario